Un cuarto de estudio para los niños

“La primer tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle” María Montessori

Ha llegado el momento en que los hijos entran a la escuela, es tiempo de renovar los espacios que antes eran solo de juego y convertirlos en lugar de estudio, un lugar donde exploren y descubran cosas nuevas.

Si se cuenta en el hogar con espacio para ubicar esta zona en una habitación aparte del dormitorio, perfecto, de lo contrario, no hay problema, hay muchas ideas para ubicarlo dentro el mismo dormitorio sin que esto cause problemas.

Lo principal será contar con adecuada iluminación, en la medida de lo posible ubicá la mesa de trabajo o escritorio de tal manera que reciba luz del lado izquierdo, si tu hijo o hija es surd@ será del lado derecho.

El lugar elegido deberá estar apartado de distracciones. El escritorio, preferiblemente, debe tener una superficie de apoyo amplia. La silla deberá ser cómoda y egonómica, recordemos que los niños están en la etapa de crecimiento y no queremos que sufran ninguna mal formación en sus huesos.

Es importante que sea una zona donde el orden prevalezca, por lo que instalar algún mueble donde guardar los diferentes objetos e instrumentos de trabajo, es ideal, podría ser alguna biblioteca, cajón, módulo con puerta; existe en el mercado gran variedad a escoger y  diferentes presupuestos, o bien lo podrás hacer en casa e incluir a tu hij@ en ese proyecto, le encantará.

Colgar alguna pizarra de corcho o una pizarra acrílica, le será de mucha ayuda a tu hij@, acá podrá tener notas, dibujos, cronogramas, fotos, recuerdos, en fin, evitará que todo se encuentre sobre el escritorio, y así lograrán más orden visual. Además de ser un agregado a la decoración.

No dejés pasar por alto las instalaciones de los aparatos electrónicos, no será seguro que éstos estén en desorden, existen en el mercado resortes donde colocar los cables y así mantenerlos juntos, fuera de peligro.

Los materiales más adecuados para esta habitación serán siempre los naturales, por ejemplo maderas, ojalá en tonos claros, para el escritorio, biblioteca, etc. Si van a usar telas, buscá las de algodón, y si instalan alguna alfombra elijan aquellas que son antialérgicas. Estas recomendaciones van de la mano con la salud de tu hij@.

En cuanto a los colores, optá por tonos frescos y suaves, que no alteren el ánimo del niño ó la niña.

No olvidés que será el espacio de tu hij@, tomál@ en cuenta en todas las decisiones  alrededor de este nuevo lugar, donde su aprendizaje y creatividad seguirá aumentando.