La oficina en casa

En la actualidad muchos profesionales están buscando la comodidad de trabajar desde casa, al igual que diferentes empresas están dando este privilegio a sus empleados, ya que por un lado los costos económicos se ven reducidos, el poder estar cerca del ambiente familiar es de gran ayuda para el empleado o bien el profesional independiente.

Por tal razón te daremos algunos consejos prácticos para planificar una zona de trabajo en casa sencillo y funcional.

Una oficina para cada actividad

Pensar en el mobiliario de una oficina no es un tema trivial. Bien se trabaje desde la casa u oficina, es sumamente importante pensar en el equipamiento, pues éste debe ofrecer una buena adecuación y adaptabilidad a las tareas que se desarrollan en él. No es lo mismo un mobiliario pensado para un escritor, que para un arquitecto, ya que sus necesidades son totalmente diferentes. Sin embargo, existen una serie de elementos que deberían resultar comunes a cualquier oficina o estudio.

Las sillas de trabajo, junto a la mesa, son los elementos con mayor impacto ergonómico sobre el trabajo de oficina. Sus características constructivas y dimensiones influyen sobre la postura adoptada mientras se trabaja y también sobre otros aspectos como la movilidad del entorno, la facilidad para cambiar de postura y la adaptación a diferentes actividades.

Iluminación y mobiliario

La iluminación como en cualquier otra zona del hogar, es esencial en el lugar de trabajo, debe reunir los siguientes requisitos para su funcionamiento óptimo:

Luz General: una excelente elección es emplear luces fluorescentes. Los focos de halógenos también son eficientes en cuanto a costo y muestran bien los colores.

Iluminación de la pared posterior al monitor o equipo informático: esto es importante para reducir el esfuerzo visual. La luz tiene que estar a la misma altura que el monitor. Para evitar los reflejos, es recomendable colocar el monitor lejos de las ventanas u otras fuentes de luz.

Lámpara de escritorio: una lámpara con abrazo ajustable y un foco de tres intensidades puede resultar muy práctico, ya que permite apuntar la luz hacia donde se necesite y ajustar el nivel de iluminación para que se adecue a la tarea. Se recomienda que los focos de la luz sean tres veces más potentes de lo normal. Es bueno optar por versiones de bajo consumo.

El lugar ideal para instalar la oficina

Es posible que se nos dificulte encontrar el espacio ideal para esta zona, por diferentes razones, una es que la mayoría de las casas construidas en la actualidad son de escasos metros y con pocas habitaciones, sin pensar en el área de estudio, pero esto no debe ser un impedimento para su realización.

Un vestidor grande o un dormitorio extra son excelentes opciones para la instalación de una oficina, que no vaya a recibir visitantes de manera habitual. O bien en la esquina de una habitación familiar, siempre y cuando no moleste el trabajar en un espacio reducido, se puede pensar en colocar un escritorio que se pueda cerrar una vez finalizada la jornada laboral con el fin de optimizar el espacio.

Muchas personas usan por ejemplo la cocina o la sala de estar para encontrar un espacio donde desplegar la oficina móvil.

Equipamiento multifuncional

Tener un equipo de oficina adecuado es esencial, por lo que una computadora y una impresora son piezas claves. Es necesario disponer de suficientes enchufes eléctricos, como las líneas telefónicas dedicadas, son fundamentales para crear la oficina en el hogar.

Dado que muchas casas cuentan con un espacio limitado, se debe pensar en aparatos multifuncionales que prestan servicios de impresión, escaneo, fax y fotocopiadora, todo en uno.

Cuanto más agradable y cómodo resulta el lugar de trabajo mayor motivación para trabajar y disfrutar de la casa.

Elección del mobiliario adecuado

Los muebles que llenen nuestra oficina tienen que ser cómodos, de usos múltiples y móviles para convertirla en un sitio confortable para trabajar. Para ello, hay que estudiar las dimensiones del espacio que se quiere transformar en nuestra zona de trabajo. Elegir muebles que se adapten a dicha zona. No se debe olvidar asignar un lugar determinado para el almacenaje de cosas. Una excelente opción es comprar muebles que puedan cumplir una doble función, como sería espacio de almacenamiento y superficie de trabajo.

La silla debe ser cómoda, el respaldo y asiento deben ser ajustables en altura e inclinación, de modo que los pies toquen el suelo con facilidad. El asiento tendrá una amplitud suficiente. Las de base de ruedas ofrecen una mayor movilidad. Un cojín curvado en el asiento y un buen soporte lumbar contribuyen a aliviar la presión en los muslos y la espalda. Los brazos ajustables hacen más cómodo el trabajo frente a la computadora.

Si bien es cierto que la función de las oficinas está cambiando, no hay que olvidar que el papel de las mismas, como espacio físico sigue siendo relevante por su función de centro de interacción y comunicación entre personas.

Fuente: Revista CasaViva

 

Deja un comentario