El color en la decoración

Sin duda el color es uno de los principales elementos a la hora de decorar. Si deseamos lograr un clima, o simplemente modificar visualmente el espacio, el color tiene un papel decisivo en el resultado de la decoración.

Hay que tomar en cuenta las sensaciones que generan los colores, los cálidos, como los amarillos y rojos por ejemplo son estimulantes y dan sensación de cercanía, mientras que los fríos, como verdes, violetas y azules son relajantes y crean la sensación de distanciamiento.

colorescalidosy frios

Los colores cálidos y oscuros, ayudan a disminuir visualmente el espacio en habitaciones grandes, mientras que los colores fríos y tonos claros, permiten agrandar el lugar.

Se sabe que los colores producen reacciones y estados en las personas que los miran. Del mismo modo produce variaciones visuales en el ambiente, haciéndolo parecer con características diferentes a las reales.

Para comprender más sobre el tema podemos referirnos al lenguaje del color, o bien, psicología del color, y para ésto, conocer un poco más sobre colores cálidos y fríos.

Los colores cálidos (amarillos y rojos), tienen un efecto estimulante y dan la impresión de que avanzan, que se adelantan de la superficie que los contiene. Esto provoca sensación de cercanía. Son colores vitales, alegres y activos. En un esquema de líneas predominantemente horizontales, los colores cálidos sirven para aumentar, aparentemente, el tamaño de los muebles y elevar los techos.

habitacioncolorcalido1

Los colores fríos (azules, verdes y violetas), producen una acción relajante, y un efecto de retroceso, alejamiento, generando sensación de distanciamiento. Producen una impresión de reposo y calma, y utilizados solos pueden dar efecto de poca intimidad, de tristeza o depresión. Un pasillo estrecho, por ejemplo, adquiere aspecto de mayor anchura si está pintado con un color frío.

habitacioncolorfrio

El fundamento de esta división radica simplemente en la sensación y experiencia humana más que en una razón de tipo científica.

Los colores cálidos en matices claros: cremas y rosas, sugieren delicadeza, feminidad, amabilidad, hospitalidad y regocijo, y en los matices oscuros con predominio de rojo, vitalidad, poder, riqueza y estabilidad.

La distinción entre colores cálidos y colores fríos es bastante corriente. Los términos «cálidos» y «fríos» apenas se refieren a los tintes puros, parecería que el rojo es un color cálido y el azul es frío. Los dos términos parecen adquirir su significado cuando se refieren a la desviación de un color dado en la dirección de otro color. Un amarillo o un rojo azulado, tienden a ser fríos. Por el contrario, un amarillo o azul rojizo parecen cálidos. El que determina el efecto no es el color principal, sino el color que se desvía ligeramente de él.

Un azul rojizo parece cálido, mientras que un rojo azulado, parece frío. La mezcla de dos colores equilibrados no manifestaría claramente el efecto.

El verde, mezcla de amarillo y azul, se aproximaría más al frío, mientras que las combinaciones del rojo con el azul para dar el púrpura, y con el amarillo, para dar el anaranjado, tenderían a la neutralidad o a la ambigüedad. Parece que el equilibrio entre dos colores que integran una mezcla es sumamente inestable. Puede hacerse fácilmente que uno de ellos predomina sobre el otro. El observador puede ver en un naranja (anaranjado), un rojo modificado por un amarillo o un amarillo modificado por un rojo. En la primera versión el color resultara frío, en la segunda, cálido. El fenómeno de la asimilación y el contraste, hará que uno de los colores adquiera relieve a expensas del otro. De este modo la inestabilidad de la mezcla se reduce grandemente y por lo tanto su «temperatura» puede definirse con más seguridad. No es tanto el tinte dominante el que produce la cualidad expresiva, como sus aflicciones. Tal vez los tintes básicos constituyen valores bastante neutros, que se distinguen más bien por su carácter de singularidad y de reciprocidad que por su expresión específica.

Y sólo cuando el color produce una atención dinámica al inclinarse hacia el otro color, revela sus características expresivas.

Colores Cálidos.

Rojo: Es el color más vital, lo podemos asociar a la acción más intensa y excitante. Si lo usamos puro puede resultar un tanto violento, por eso debe ser usado con moderación, en detalles o pequeñas áreas; ésto, en toda la gama de rojos. Por lo contrario el rojo rebajado con blanco, en tonos más pasteles, puede producir confort y calidez.

habitacionrojo1

Amarillo: El amarillo evoca fuerza y voluntad. Es excitante y tiene su lugar más adecuado en las habitaciones con poca luz. Además, es perfecto para zonas de alimentación ya que estimula el apetito, y en áreas sociales, porque promueve la socialización.

habitacionamarillo1

Naranja: El naranja puro es, también, un color asociado con la vitalidad, pues comprende mezcla de rojo y amarillo. Tan excitante como el rojo, también debe usarse con moderación y respeto, evitando los grandes espacios. Siempre es mucho mejor utilizar combinaciones de naranja menos fuertes: salmón, papaya, etc.

habitacionnaranja1

Colores Fríos.

Azul: Es el color más frío de todos. Expresa calma, quietud y reposo. Por su calidad de sedante es útil para zonas de trabajo y habitaciones. Mezclado con verde o violeta, reduce su austeridad y frialdad. En habitaciones muy iluminadas no es conveniente utilizarlo, pues absorbe luz y por lo tanto resta luminosidad.

habitacionazul2

Verde: El color esperanza. Por ser un color mezcla entre azul y amarillo, dos colores de características opuestas, podríamos decir que es un color equilibrado, que expresa quietud, vegetación, frescura. El verde puro es un color neutro, que puede hacerse más frío aumentando la cantidad de azul o más cálido aumentando la participación de amarillo. Los más estimulantes, por supuesto, son los verdes-amarillos. En esapcios amplios es mejor utilizarlo en tonos pastel, y puro, sólo para detalles.

habitacionverde1

Violeta: El violeta es un color que produce tristeza. Es el color religioso, místico por excelencia. Es un color indiferente y distante, capaz de evocar la idea de misterio. Por ser el de una onda de longitud más corta, expresa silencio y profundidad. Aumentando su proporción de rojo se hace más vital y activo. Aumentando el azul, acentúa su frialdad y distanciamiento. Los matices lila y lavanda son de un marcado perfil femenino.

habitacionmorado

La Teoría del Color

Para entender teóricamente las aplicaciones del color, necesitamos conocer algunos conceptos:

Colores Primarios:

Son los colores naturalmente originales, que no se pueden obtener por mezcla de ningún otro, y con los cuales podemos obtener, junto con el blanco y el negro cualquier otro color.

coloresprimarios2

Colores Secundarios:

Los colores secundarios son los que se obtienen por la mezcla de los primarios entre sí. Estos son violeta (rojo + azul), naranja (rojo + amarillo) y verde (azul + amarillo).

coloressecundarios1

Colores Intermedios y terciarios:

Los colores intermedios son los que se obtienen mezclando los colores primarios con los secundarios. Mezclando dos colores secundarios se obtienen los terciarios. Y mezclando dos terciarios obtenemos a un color cuaternario.

Colores Puros:

Se llaman colores puros los que no llevan mezcla de blanco, negro o gris.

color puro1

Matiz:

Si a los colores puros se los mezcla con otros colores se producen los matices. Matiz es el resultado de mezclar un color con otro, de modo que uno de ellos sea el dominante.

Saturación:

La saturación es la intensidad del color (ej. más pálido o más intenso).

Valor o intensidad:

Indica el grado de luminosidad de un color con relación al blanco o al negro.

La Utilización del Color en la Decoración

En la práctica, el color puede ser usado siguiendo dos conceptos: armonía y contraste.

Existe armonía cuando la integración de todos los colores (matices, valores, etc.) producen una unidad grata a la vista, equilibrada y serena.

habitacionarmonía

Existe contraste cuando la unión de varios colores produce una especie de choque que crea una unidad cromática más vital y dinámica. Claro que aquí hay que tener cuidado: una oposición demasiada violenta entre dos o más colores puede producir desarmonía (unidad cromática desagradable para el ojo humano).

contarstehabitacion1

En general, el uso ideal del color es aquel que integra, en un mismo ambiente, armonía y contraste. Para ello la norma dominante se basa en aplicar un color matizado, con grises, suave, ocupando la mayor parte del trabajo, aplicando después en zonas menores, otros tonos afines armonizando. Y finalmente pequeñas notas de colores puros contrastados.

conjuntoarmoníacontraste1

Combinaciones

Existen cinco formas clásicas de combinar colores:

Combinaciones Monocromáticas

Consiste en utilizar un solo color y sus matices (ej. verde claro, verde intermedio y verde oscuro). Esta «monotonía» se puede atenuar:

• Aplicando distintos tipos de texturas que sean las que provoquen contraste

combinacionmonocromatica1
• Utilizando matices de color muy distanciados (ej. gris claro, gris oscuro).

monocromíagris1

Combinaciones por Analogía

Consiste en reunir colores que incluyan todos un mismo color como base (ej. amarillo, amarillo-verdoso y amarillo-anaranjado).

Esta combinación está dada por colores que en el círculo cromático son adyacentes, o sea que están uno al lado del otro. Por ejemplo, un color primario y los dos que están a su lado.

analogíacolor1

Combinaciones de Complementarios

El complementario es aquel color que trazando, en el círculo cromático, un diámetro desde cualquier color, es tocado por ese diámetro (ej. verde y rojo). Los complementarios de los primarios, por ejemplo, son los secundarios.

Las combinaciones de colores complementarios producen el mayor grado de contraste sin caer en la desarmonía. En decoraciones aburridas o poco vitales, podemos animarlas con detalles en colores complementarios.

colorescomplementarios1

Combinaciones por Complementos Divididos

Esta combinación se consigue utilizando un color y los adyacentes de su complementario.

Combinacion-complementarios-divididos

Combinaciones por Tríos Armónicos

Tomando como punto de partida cualquier color, podemos trazar un triángulo equilátero en el círculo cromático, que nos dará, en sus vértices, los otros dos colores restantes que forman el trío armónico. Por lo tanto, el trío armónico está formado por los tres colores que quedan en los vértices si trazamos un triángulo equilátero en el círculo cromático.

De esta manera los primarios forman un trío armónico entre sí, igual que los secundarios. Por tratarse de una combinación demasiado violenta (colores que «chocan» entre sí), se utilizan relativamente poco y con mucho cuidado.

triosarmónicos1

Con estos datos podrás vos mism@ componer la idea. Si no conocemos los mínimos detalles teóricos, conceptos y estrategias básicas, la decoración podría convertirse en un caos. No se puede improvisar si se desea obtener resultados claros.

Una respuesta a “El color en la decoración”

Deja un comentario