La puerta principal

La puerta principal o exterior es el primer elemento con el que se encuentra el visitante antes de entrar a la casa, podríamos decir que es la identidad del estilo general de la vivienda.

De ella depende la seguridad, el aislamiento térmico y la comodidad de movimientos de los integrantes de la casa, por lo que es necesario escoger el modelo más idóneo.

En el mercado podrás encontrar variedad de versiones que unen tecnología y diseño, logrando belleza y seguridad para la fachada principal de tu hogar. Aseguráte de escoger aquella que mejor se adapte al estilo de tu hogar y la que te dé mayor seguridad.

Tipos de puertas

 

Puertas de madera

Las puertas de madera son las más utilizadas para dar la bienvenida a la casa, debido a que, además de ofrecer una imagen cálida y elegante, resultan seguras y duraderas. No obstante, al estar al aire libre quedan expuestas a los cambios de temperatura y a condiciones climatológicas adversas por lo que su desgaste es continúo y precisa de cuidados periódicos. Una opción es fortalecerlas con una capa de barniz o productos protectores de la humedad y los rayos del sol. De esta manera, se ayudará a conservar la belleza natural de la madera para que perdure más tiempo.

Lo ideal es que escoja el tipo de madera más cercano a la imagen interior de la casa. Entre las más utilizadas están el roble y caoba, aunque también puede conseguir en melanina con acabados en madera natural, esta resulta más resistente y aporta buenos resultados prácticos.

Por otra parte se pueden conseguir versiones más modernas, que fusionan la madera con otros materiales, como el cristal o el metal, y consiguen resultados visuales muy sugerentes, ideales para que el visitante se lleve una agradable primera impresión.

puertaprincipalmadera1

Puertas de metal

Este tipo de puerta resulta resistente al tiempo y no necesita tantos cuidados como las de madera, por lo que su uso se ha generalizado en los últimos tiempos. Suelen estar fabricadas de acero, hierro forjado, aluminio y pvc, éstos son materiales que no se deforman ni sufren contracciones o dilataciones.

Se pueden conseguir con orificios ya perforados para la cerradura y anclajes con lo que su instalación resulta mucho más sencilla y, como poseen una capa de pintura base, repasar su color sólo quitará unos instantes.

Al igual que las de madera, estas puertas agradecen la introducción de cristal a través de trozos de vidrio sujetos entre divisiones de metal, que crean un juego de luz muy sugerente. Además, todas ellas pueden adquirir múltiples acabados, texturizados y colores para escoger la imagen más deseada y acorde con los conceptos estilísticos de la vivienda. Las hay también imitación madera, en acabados muy modernos.

puertaprincipalmetal2

Puertas de vidrio

Las puertas de vidrio ofrecen ahorro de energía a la vivienda y una gran facilidad de instalación ya que su estructura se coloca directamente en el orificio de la entrada. Este material resulta resistente a todo tipo de condiciones meteorológicas, así como a ralladuras y abolladuras, además de dejar pasar la luz al interior de la vivienda. Aunque todo su cuerpo es de cristal templado, la estructura suele ser metálica ya que ésta le dará firmeza y resistencia de uso.

En función del vidrio utilizado en su realización, este tipo de puertas puede clasificarse en:

Puertas transparentes: Permiten la visión total a través de ellas con lo que, aunque se gane luminosidad, se pierde privacidad en la zona de entrada de la casa. Son adecuadas para colocar en puertas que limitan con el jardín privado de la vivienda y siempre deben quedar señalizadas para indicar si están cerradas o abiertas.

puertaprincipalvidriotransp1

Puertas reflectantes: En su fabricación se emplean vidrios coloreados u oscurecidos que permiten ver el exterior desde dentro, sin ser vistos a la inversa. Estos cristales limitan, además, la intensidad de la luz solar y añaden un toque decorativo a la fachada a partir del color con que se tinten.
Puertas traslúcidas: Estas puertas aprovechan sólo una parte de la luz natural exterior y no dejan observar nada a través de ella, por lo que resultan adecuadas si se desea mantener una intimidad total. Las diferentes texturas pueden fusionarse con otros materiales como el acero o la madera para crear puertas originales, con un toque distintivo en cada vivienda.

puertaprincipalvidrioreflectante1

Elementos básicos de una puerta

Antes de escoger la puerta principal, es necesario controlar los diferentes elementos de los que no puede prescindir esta parte de la casa. De ella dependerá la seguridad, climatización y tranquilidad de las personas que se encuentren dentro, motivo por el que no debe descuidarse ningún detalle.

Cerradura: Según este elemento, se diferencian las blindadas, las acorazadas y las de seguridad, éstas últimas las más utilizadas en las viviendas particulares ya que son las más económicas y ofrecen buenos resultados.

Manillas y pomos: Las manillas son más cómodas, pero estilísticamente, los pomos encajan mejor en el diseño contemporáneo, siempre y cuando se escoja un modelo acorde con la puerta. Sus precios oscilan en función del acabado.

puertaprincipalmanillas1

Mirilla: Este elemento permite observar al visitante desde dentro de la casa antes de que acceda a ella por lo que su apertura de visión debe llegar a abarcar una panorámica de ciento ochenta grados. En la actualidad existen mirillas electrónicas, una forma más segura para saber quien está detrás de tu puerta.

mirillapuertaprincipal1

Armazón:La puerta debe ser maciza para resistir a golpes y al uso diario y si es de madera no debe tener muchos nudos a la vista.

armazónpuertaprincipal1

Acabado: La capa de barniz o lacado final debe hacerse con productos adecuados ya que durará más y será más fácil de limpiar.

acabadopuertaprincipal1

Acorazado: El marco de la puerta debe ser de acero e irá fijado al muro de la vivienda con la que se encargará del cerramiento total de la entrada. Esto dará mayor soporte y seguridad a la misma.

acorazadopuertaprincipal

Fuente: Revista Casa Viva

 

 

 

 

Estilo Moderno

Si buscás simplicidad, sencillez y pureza, debés elegir el estilo moderno. Es un estilo con aires de juventud, fresco, cargado de luz y energía. No te tendrás que preocupar por accesorios, ni por limpieza excesiva.

Este estilo surge a mediados del siglo XX, y sus grandes precusores fueron los grandes arquitectos Le Corbusier, Mies Van Der Rohe, Frank Lloyd Wright y Alvar Aalto.

Este estilo va de la mano con el minimalismo, ya que se opone a sobrecargar espacios, como sí lo hacen otros estilos, el estilo moderno busca siempre simplicidad tanto en los colores como en el mobiliario, acá no hay cabida para el desorden.

Los muebles son simples, de líneas rectas y normalmente en color negro o maderas nobles y oscuras y para la tapicería, cueros o pieles. Y en cuanto a los elementos decorativos, solo se coloca lo necesario, elementos de calidad, ya que serán de real importancia dentro de la decoración.

También se puede colocar algún mueble antiguo dentro de esta decoración y así lograr un toque de calidez, es totalmente permitido.

Los materiales, en general, más utilizados son el hormigón, vidrio y acero.

La iluminación juega un papel muy importante en este estilo, por lo que se encuentran grandes ventanales que permitirán la entrada de la luz del sol al ambiente, generando una gran energía en el espacio.

Muchas personas buscan también la incorporación de la tecnología al ambiente.

En cuanto a los textiles, es poco lo que se utiliza, pero han de ser en colores lisos y sin ningún detalle, si se coloca alguna cortina, la cual no es indispensable, deberá ser de tela traslúcida que permita la entrada de la luz natural, logrando con esto, calidez y confort.

Los colores a usar deben ser en tonos claros, el blanco siempre estará a la cabeza, y los acentos de color los lograrás con diferentes accesorios, lo principal es no usar más de tres colores en un mismo espacio, estos colores deben combinar muy bien entre ellos. Para esto podrás apoyarte en elementos como alfombras, cojines, cuadros, jarrones, marcos para fotos, alguno de los sofás, y la cantidad de ellos debe ser mínima, porque de lo contrario podrás sobrecargar el espacio y es lo que debés evitar, o bien aplicar el color de acento en una sola pared o algún nicho. Los colores a usar podrán ser rojo, azul eléctrico, verde manzana, amarillo, naranja.

Existe el concepto de que el estilo moderno es frío y solo para jóvenes, pero esto va a depender de vos, no tiene porque ser así, con estas ideas y tu creatividad lograrás espacios modernos con calidez de hogar, donde también pueden habitar niños, y disfrutar del espacio, el orden se aprende, si sos ordenad@, lo vas a seguir siendo en un estilo barroco como en uno moderno.

Adelante y disfruta de éste, tu estilo.