Diseñando el Jardín

Una de las zonas de nuestro hogar, que más tranquilidad y salud mental nos puede generar es el jardín, ya sea comestible, o bien, ornamental, el hecho de estar en contacto con la tierra, y las plantas, sentirlas en nuestras manos, es uno de los mejores ejercicios de los que puede disfrutar el hombre.

Por esto si contás con espacio, pequeño ó grande, frente ó detrás de tu casa, no dudés en trabajarlo, verás cuanta satisfacción vas a obtener luego de ver las plantas crecer, ver sus flores y sus frutos.

Ahora, ¿por dónde empezar?

Primero, que deseamos crear?, Pues bien lo que debemos lograr en primer lugar es un ambiente que genere armonía, debes empezar por definir qué es lo que deseas plantar, qué tipo de jardín deseas, ¿flores?, ¿vegetales?, ¿hierbas?

Y ahora que tenés la idea de que vas a plantar, por qué no pensar en que tu jardín sea orgánico, una idea muy saludable para vos y tu familia. Sal y analiza el lugar que has escogido para este gran proyecto. Debes tomar en cuenta que si el jardín es de hierbas y vegetales, éste necesitará de un lugar que al menos reciba 6 horas diarias de sol y que cuente con un buen sistema de drenaje, para esto deberás tomarte al menos dos días para observar la cantidad de horas de sol que recibe el lugar; si es de plantas y flores no será necesario el dato anterior, ambos podrán ser colocados de manera tal y si el terreno lo permite, se puedan observar desde el interior de la casa y así disfrutar aún más de ellos.

Luego de la observación, y análisis del lugar, y tener seguridad que es el indicado, manos a la obar, es tiempo de cavar, antes deberás limpiar la zona de césped o plantas, el área deberá quedar totalmente limpia. Decide el tamaño y la forma que le darás al jardín, siempre es recomendable que incluyas curvas y no que éste sea totalmente cuadrado.

Podés sanar la tierra con abono orgánico que has preparado con anterioridad, existen diferentes maneras de prepararlo, acá te dejo un enlace que te podrá funcionar, http://comohacerpara.com/preparar-abono-organico_1353h.html. También lo podrás conseguir en viveros ya preparado. Es importante que la tierra esté libre de químicos.

Ahora, a elegir las plantas, ojalá si éstas las encuentras en algún vivero de producción orgánica, o bien de hidroponía, es más fácil de sanarlas. O bien la mejor opción será que comprés las semillas y dejarlas crecer vos mism@.

Esto también será mucho más gratificante, porque las verás crecer como pequeñas bebés.

Si te decidís por comprarlas grandes verificá que no se haya usado ningún químico en el proceso de crecimiento, y revisálas cuidadosamente, que no presenten ningún signo de enfermedad o presencia de insectos. También revisá las raíces.

Al llegar a tu casa lo primero que deben recibir las plantas será agua, humedecer la raíz ayudará a que se adapte mejor al suelo. Colocá la planta en el lugar elegido y cubríla con la tierra sacada. Y riégala inmediatamente.

Cuando tenés todas las plantas sembradas en los espacios elegidos para cada una de ellas, cubrí todo el jardín con una capa orgánica, esto podrá se hojas, pasto o corteza triturada. Esto con el objetivo de que retengan mayor humedad de la tierra.

Por último rotula o etiqueta cada planta, así las reconocerás y podrás además calcular cuando florecerán o darán fruto.

Y ahora, ¡disfrutá de tu gran proyecto!

Fuente: ¡MUJERHogar

Estilo Shabby Chic

Te traigo un estilo  sumamente romántico, el Shabby Chic, este estilo nos remonta a un pasado lleno de tranquilidad; tiene su origen en las tradicionales casas de campo inglesas, de ahí su nombre Shabby que significa gastado o muy usado, estas casitas eran pintadas una y otra vez, desgastadas y sus muebles cubiertos por telas de apariencia envejecida por el uso y el tiempo; y Chic significa elegante, distinguido, este término nace gracias a Rachell Ashwell, quien ha escrito varios libros sobre este tema y es propietaria de varias tiendas de decoración especializadas en este estilo.

Con esto concluimos que con este estilo podemos lograr que lo envejecido, y que creemos no sirve, puede resurgir y lucir hermoso y elegante.

En el Shabby Chic el color predominante es el blanco, tanto en sus paredes como en muebles, con el fin de dar luminosidad a la estancia, la mayoría de los elementos decorativos, como mobiliario parten de una estética artesanal sin ser toscos, la mayoría de los muebles son en madera.

Sí se utilizan colores, pero siempre en tonos pálidos, el rosa es uno de los principales,  el beige y gris, logran dar acento, porque como se mencionó antes el blanco siempre será el que ocupe la mayor cantidad de espacio.

Elementos decorativos como las flores son muy utilizados, los ramilletes de flores secas o al natural. También presentes los cuadros, las molduras y los estampados. Los almohadones son un elemento importante en la decoración de las camas, y sofás, éstos se llenan de ellos.

Están muy presentes, la porcelana y el cristal tallado, éstos aportaran a la estancia un toque delicado y distinguido.

En cuanto a la iluminación, ésta deberá ser suave, proporcionando tranquilidad y romanticismo al lugar, se utilizan lámparas de araña en tonos pálidos y envejecidos, las pantallas serán de tela floreada, y puede colgar de ella guirnaldas o lágrimas, logrando un ambiente con apariencia de deterioro, sin perder la elegancia.

Pequeñas lámparas con pantalla de tela son colocadas sobre las mesas y cómodas, aportando una luz tenue.

Objetos como tazas, teteras y bandejas, se convierten en piezas decorativas que vale la pena mostrar, principalmente aquellas de porcelana.

Los muebles son pintados de blanco, sean de madera o hierro, siempre dándoles un toque desgastado, o bien, aire envejecido.

Ahora a utilizar todos los elementos que tenés en casa para darle ese ambiente tan romántico del Shabby Chic, a tu hogar.