Estilo Colonial

 

Este es un estilo con mucha historia y clase, acá te traemos un poco de ésta para que lo podás conocer más a fondo y si crees que es tu estilo, decidirte sin duda por él.

A finales del siglo XIX y principios del XX, gente procedente de metrópolis imperialista se mudaron a las colonias anexadas tras las luchas expansionistas. La búsqueda de recursos naturales lejos de las fronteras de determinados países, hizo que los europeos se trasladaran a los terrenos conquistados, dándose una convivencia de lo autóctono con lo urbano. De esta manera se mezclaron las costumbres españolas con latinoamericanas, y las francesas e inglesas con asiáticas. De aquí las denominadas colonias.

Los recién llegados se vieron obligados a fabricar sus propios muebles, éstos, de aspecto tosco y rudimentario al principio, luego conforme se volvían más sedentarios lograron darles aspecto más definido y fino. La artesanía es la primordial en estas creaciones. Utilizaban maderas autóctonas como teca, con el paso del tiempo se fundan las primeras fábricas y los muebles empiezan a ser construidos en serie.

Este es un estilo acogedor, tranquilo y cálido, y cada región o país cuenta con un estilo colonial que se distinguirá de los otros por su propios materiales.

En cuanto a las telas, las más utilizadas son el lino, cualquier tejido de origen natural, incluso la rafia o arpillera. El color primordial en el estilo colonial es el blanco, seguido por los beige y marrones, también puede contar con tonos fríos pero con tonalidades suaves como violeta, turquesa, malva o lila.

El material por excelencia es la madera, sin embargo podemos utilizar el acero y el hierro forjado, siempre en pequeños detalles como remates en las mesas y sillas, adornando una lámpara o de suplemento en espacios como el baño o la cocina. Dependiendo de su gusto puede optar por metales brillantes o mate.

Las alfombras harán que la habitación adquiera una dimensión diferente, y dará más calidez al espacio. Las plantas, las butacas de jardín, una jaula de mimbre o una hamaca darán a los diferentes rincones de la casa encanto y sensación de tranquilidad.

Accesorios

Lo primordial en el estilo colonial impera lo natural, por ejemplo podemos decorar nuestra mesa con un plato hondo o bol lleno de piedras, semillas o popurrí, o bien un jarrón de mimbre con tallos de bambú. Los retratos en sepia, cuadros de bodegones, floreros, causarán un buen efecto en las paredes.

Las zonas de descanso transmiten clasicismo, por esta razón la cama con dosel es indispensable, cortinas de tul y las colchas con bordados, este es un estilo que inspira suavidad. El baúl grande a los pies de la cama, un biombo, celosías a modo de contraventanas.

Y como en cualquier estilo, lo primordial, es que guiándote por los pasos básicos pongas en práctica tu creatividad y le des a tu hogar o espacio ese toque personal que te hará sentir en paz y complacido(a).