Estilo Nórdico

 

El estilo nórdico o escandinavo , como bien lo dice su nombre, es un estilo decorativo propio de los países escandinavos, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca. Nace a principios del siglo XX y se mantiene hasta la fecha, claro, con algunas diferencias. Este estilo se atribuye al diseñador y pintor sueco Carl Larsson y a su esposa Karin Bergöö .

La decoración nórdica es ideal para casas pequeñas o apartamentos; va muy bien con aquellas personas que cuentan con poco mobiliario, o no gustan de espacios recargados.

En este estilo la iluminación es la protagonista, esto se debe a que en los países del norte de Europa la luz solar es escasa y los días cuentan con pocas horas de luz, por esta razón es que se buscan elementos cálidos, donde la luz natural sea reproducida por toda la casa.

Las ventanas son amplias y normalmente no llevan cortinas con el objetivo de permitir entrar toda la luz posible.

Las paredes casi siempre son pintadas de blanco o en tonos neutro, al igual que la mayoría de los elementos que componen la decoración nórdica.

Se suele incluir algún punto de color para dar acento, principalmente en los muebles, cojines, alfombras o algún cuadro. El azul es uno de los más utilizados ya que evoca los pocos días soleados y de verano. Pero cualquier otro tono es totalmente válido.

En cuanto a la parte textil, los tejidos naturales como lana o lino son los más utilizados y los que mejor se adaptan, colores lisos en tonos pastel o delicados estampados de rayas o flores ayudaran a crear una decoración fascinante.

La mayoría de los muebles son en maderas claras tales como pino o haya, o son pintados de blanco, de líneas rectas, y son ubicados de tal manera que no obstruya el paso de la luz, por esta razón los espacios en el estilo nórdico son sencillos, limpios y con pocos adornos.

Un elemento decorativo importante y que no debe faltar a la hora de decorar con este estilo son las lámparas, se utilizan lámparas colgantes y de pie, deben ser sobrias y elegantes, ellas darán esa iluminación tan buscada en momentos que no se cuente con la luz natural.

El objetivo principal del estilo nórdico es brindar un espacio cálido, acogedor y tranquilo, aún teniendo un nublado día afuera.

Estilo Contemporáneo

Suavidad, sencillez, funcionalidad, ambientes amplios, acogedores y luminosos. Todo esto encierra el estilo contemporáneo. Muchas veces confundido con el estilo minimalista, éste es un estilo que te permitirá decorar tu hogar de una manera simple pero elegante y sobria a la vez.

Un estilo que siempre está de moda y se acopla a las nuevas tendencias decorativas, ya que es vanguardista.

estilocontemporaneo1.2

Si  creés que el estilo contemporáneo es el tuyo, conocé más de él:

Es un estilo que le gusta lucir líneas rectas e incluir muebles clásicos y robustos. Esto en el caso del estilo contemporáneo tradicional. Mientras que el contemporáneo moderno se inclina por las líneas rectas y sencillas. Sin muchos detalles.

No esconde mobiliario, más bien lo exhibe, sin recargar el espacio.

Colores: Utilizá tonos neutros, blanco, negro y marrón, en paredes y muebles. Con tonos de acento en pequeña escala, pero muy importantes, en los accesorios. Normalmente éstos han de ser colores vibrantes como naranja, verde, verde limón. Podés  mezclar varios de estos, siempre y cuando no caigás en excesos. Lo importante es que la habitación mantega la simpleza.

Para estos acentos de color podés utilizar, almohadones, jarrones, piezas de arte y plantas.

estilocontemporaneo1.10

Mobiliario: los muebles a utilizar han de ser simples pero sin perder elegancia, en colores neutros, éstos cumplen un papel muy importante dentro de la decoración. En cuanto al material que se usa en éstos, prima el cuero o sus similares. La incorporación del metal en éstos es importante, así como la madera, la cual ayuda a crear calidez en los espacios.

estilocontemporaneo1.11

Iluminación: en el estilo contemporáneo la iluminación es fundamental, en especial la natural, logrando su integración al hogar a través de ventanales, a los cuales podés colocarles cortinas livianas, o bien, persianas, como las enrollables o panel japonés. Si preferís las cortinas, con éstas podrás aportar color y textura al espacio.

estilocontemporaneo1.12

En cuanto a la iluminación artificial, no la podés dejar pasar inadvertida, la iluminación ambiental es fundamental para crear ambientes bien iluminados y confortables. Tratá de colocar luminarias en puntos específicos. Las lámparas de piso son ideales para los diferentes salones, como la sala, acompañando al resto de las luminarias.

estilocontemporaneo1.3

Pisos: éstos han de ser simples, materiales como la cerámica, porcelanato, madera, y si decidís colocar alguna alfombra, que sea para ayudarte a dar textura y color.

estilocontemporaneo1.13

Textura: ésta la podés traer a través de cortinas, almohadones y alfombras. La misma debe ser simple y suave.

estilocontemporaneo1.15

Y que no te falten los accesorios, éstos te ayudarán a darle el toque final a tu decoración y con ellos aportarás los acentos de color. No recargués los espacios con ellos, pocos serán suficientes. En cuanto a los cuadros, deben ser simples y modernos, de preferencia arte abstracto.

estilocontemporaneo1.16

Las fotografías en blanco y negro, sin marco o con marcos simples vendrán muy bien en tus espacios, recordá que éstas inmortalizan los buenos momentos, así que colocarlas en tu hogar es un generador de buenas energías.

Otro aliado en este estilo son los espejos, con ellos también lograrás ampliar visualmente las zonas pequeñas.

estilocontemporaneo1.17

Las plantas son otro elemento importante en este estilo, ya que aportan color, suavidad y vida a las habitaciones.

estilocontemporaneo1.19

Con el estilo contemporáneo disfrutarás de un hogar apacible y despreocupado, donde tu “yo interior” encontrará paz y tranquilidad.

Decoración

La decoración es un arte, a través de él logramos reflejar nuestro estilo de vida, nuestros sentimientos, logramos reflejar quiénes somos y lo que deseamos, es funcionalidad estética. Cuando logramos definir el estilo o los estilos decorativos que nos llenan, logramos darle a nuestro hogar, oficina o centro de negocios un poco mas de nuestra personalidad y con ello sentirnos cómodos y adaptados en nuestro espacio.

¿Cómo empezar a decorar?

Al tomar la decisión de cambiar la decoración o distribución de determinadas zonas o ambientes de la casa, nos encontramos con un mundo de preguntas frente a un vacío de ideas y conocimientos.

¿Cómo reorganizar el espacio? ¿De qué manera distribuir objetos y mobiliario? ¿Qué pisos, colores, texturas o estampados elegir?

Debemos trabajar en una idea decorativa previa al desarrollo del proyecto, así daremos soluciones a estas preguntas, para esto es importante seguir una serie de pasos básicos:

1. Debemos conocer bien el espacio a trabajar, cómo es, con qué contamos, qué disposición tiene. Resulta fundamental adaptarnos al espacio que disponemos y, según lo que queramos, únicamente se consigue partiendo de los elementos físicos que lo forman originalmente. El conjunto total de la obra estará influido por elementos como el espacio y la luz natural, adaptando a ellos (en una etapa posterior) la elección y combinación del color, las texturas, la distribución y ubicación de muebles y objetos, el uso de luminarias, etc.

En esta etapa necesitamos tomar consciencia de cada uno de los elementos que componen el área que vamos a decorar. Debemos tener en cuenta, por ejemplo: las dimensiones del lugar, qué paredes son de carga, cuales son medianeras, si existen escalones o desniveles, dónde están ubicadas las puertas, dónde hay empotrados armarios, sanitarios, chimeneas, interruptores, si tiene humedad o no, dónde están las ventanas, cuáles son las fuentes de luz natural, cuáles de luz artificial, etc.

2. Tener en cuenta nuestros gustos y aspiraciones, podríamos definir la decoración como el proceso de crear ambientes a la medida de quienes los habitan o frecuentan, utilizando para ello recursos estéticos. Para dar con un claro proyecto decorativo necesitamos tener en cuenta cuestiones referentes a nuestra personalidad y anhelos; cómo somos, qué esperamos del espacio físico, qué nos hace sentir bien, cuáles son nuestros gustos personales, nuestras aspiraciones, hobbies, actividades o cualquier otra cuestión relacionada a nuestra manera única de elegir la vida; de ser o sentir.

La decoración no contempla únicamente resultados o recursos estéticos. Posee también un claro compromiso con nuestro bienestar, nuestras emociones y nuestra calidad de vida.

3. Definir usos y necesidades específicos, el buen diseño de un espacio también debe contemplar y tener en cuenta usos y necesidades específicos. Saber, por ejemplo, qué actividades se desarrollan en el lugar, cuales son los usos que hace la familia de él o las costumbres de los integrantes de la casa, qué necesidades físicas existen, cuáles son nuestras prioridades funcionales, etc. En otras palabras, cual es la utilización práctica que necesitamos de o queremos dar a una estancia en particular.

4. Elaborar el concepto decorativo, podemos empezar a definir qué queremos lograr, cuál será el criterio general que desarrollaremos y qué estilo, o estilos, vamos a utilizar. El concepto decorativo es un claro proyecto preliminar que nos permite realizar el trabajo con orden, coherencia y seguridad, aún cuando no seamos decoradores profesionales.

5. Definición de la decoración, en esta etapa empezamos a elegir colores, objetos, texturas, recursos, estilos, etc. A medida que avanzamos en el concepto decorativo, recorremos un camino de elección y definición.

A. Definir la distribución del espacio por medio de las masas (muebles, objetos y elementos decorativos), de acuerdo a usos y necesidades, teniendo presente la circulación.
B. Elegir el color que se va a aplicar en cada zona.
C. Seleccionar las texturas que vamos a utilizar en muebles, superficies y complementos. Entendemos por texturas a la calidad o aspecto físico de cualquier material empleado en la decoración (ej. satinado, rugoso, mate, liso; etc.)
D. Definir la iluminación.
E. Integrar todos estos principios buscando equilibrio por medio del ritmo (líneas, formas y volúmenes).

Manos a la obra, es hora de darle forma a esa idea y convertir ese espacio en su lugar soñado.