Pequeñas cocinas

¿Tu cocina es pequeña? , no hay porque desanimarse, acá  tenemos varios consejos para que te podás realizar como toda(o) un(a) cocinera(o), logrando que los metros se multipliquen.

1. Conocé la distribución.
Cuando tenemos pocos metros es necesario estudiar la distribución, por ende tener la planta. Por ejemplo si es estrecha, instala los muebles en línea, si es cuadrada o rectangular podés optar por una distribución en L, esta opción es muy cómoda y aprovecha muy bien el espacio.

2. Ganá capacidad.
En la cocina siempre es necesario espacios para guardar. Una buena opción es optar por módulos altos o bien dedicar una pared de armarios hasta el techo. Para que la cocina no se vea recargada un excelente consejo sería elegir los frontales de los módulos altos de cristal.

3. Muebles en tonos claros.
Cuando la cocina es pequeña, es ideal escoger armarios de colores suaves, ya que estos aportaran amplitud visual. Podés escoger el blanco, la gama de los piedra o arena o maderas claras, como arce, haya, pino, etc.

4. La península.
No necesitás tener un espacio amplio para instalar una península, se puede disfrutar de ella en pocos metros. Además te ayudará a agrupar varias funciones y si además le dejás la encimera volada en un extremo podés ganar un desayunador.

5. Suelos y paredes.
Para ganar amplitud visual, un excelente recurso es unificar las tonalidades de los diferentes revestimientos de la cocina. Y elige formatos pequeños, agrandan el espacio.

6. Varios tonos.
Ya hemos dicho que los tonos claros son los más adecuados para una cocina pequeña, pero no por esto nos vamos a negar introducir algún otro color y así avivar esta zona. Se puede combinar los muebles blancos con algunos módulos de madera oscura, como el wengué o el iroco, u optar por una encimera de acero.

7. Armarios y la encimera.
No dejés libre la zona entre la encimera y los armarios altos, al contrario se pueden apoyar sobre ella, cerrándolos con una puerta de persiana.De esta manera, se gana un armario con mayor capacidad de almacenaje que resulta muy práctico para guardar pequeños electrodomésticos.

8. Módulos bajos.
Para evitar llenar en exceso la cocina, coloca sólo módulos bajos que incluyan cajones y gavetas. Organízalos para convertirlos en cuberteros, despenseros o vajilleros. Al interior de los armarios se le sacará más provecho si colocás bandejas extraíbles y aprovechá las esquinas con módulos rinconeros.

9. Fregadero esquinero.
Contá con un fregadero completo sin perder, lograló aprovechando un rincón de la cocina, existen modelos para instalar en esquina con pileta de gran capacidad.

10. Desayunador.
Una alternativa que ahorra espacio es una barra de desayuno o desayunador. Se puede instalar una barra en una de las paredes o dejar un tramo de encimera volada y colocar debajo taburetes.

11. Aprovechá los espacios vacíos.
La zona inferior de los muebles son espacios que suelen ser subutilizados. Si necesitaras espacio para almacenamiento, podés convertirlos en gavetas donde guardar utensilios que no se usen muy a menudo.

12. Estantes.
En algunas ocasiones la capacidad de los armarios se queda corta. Podés lograr espacio adicional si instalás estantes en alguna pared libre y los utilizás para colocar los utensilios de más uso.

13. Puerta corrediza.
Las puertas en ocasiones resultan incómodas para distribuir correctamente la cocina. Por eso, si necesitás ganar espacio, una buena idea es optar por una puerta de acceso corrediza, éstas no restan ángulo de apertura por ningún lado. Si es de vidrio conseguirás mayor ligereza.

14. La luz.
Aprovechá al máximo las entradas de luz natural. Escogé una distribución que facilite la circulación de la luz y utilizá cortinas de tela vaporosas que no impidan el paso. Ubicá la zona de trabajo bajo la ventana.

Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad, luego nos contarás como te sentís en tu cocina renovada, te aseguro que no querrás salir de ella y tu creatividad culinaria aflorará.

Lográ un dormitorio relajante a través del color

El color genera sensaciones y estados de ánimo, es por esto que debés conocer a fondo cuál es el que mejor se adapta a tu gusto y sentir.

Antes de comprar la pintura es importante identificar que atmósfera se quiere lograr al entrar al dormitorio, ya que el color que se elija va a ayudar a lograr diferentes ambientes, por ejemplo, romántico, elegante o bien lo que andamos buscando, relajante.

En primer lugar, cuál color te relaja, todos somos diferentes y lo que puede relajar a uno a otro lo puede poner un poco tenso, así que primero profundizá en este punto.

Y para que tengás ideas más claras, acá te ayudaremos con algunos tips sobre los colores, con los cuales, según estudios, el ser humano logra relajarse.

Los colores fríos son sin duda un acierto, son los más relajantes e invitan al descanso, por ejemplo los azules y verdes en sus tonos más fríos aportan serenidad, descanso y sosiego. Inducen al sueño para la mayoría. Pero, cuidado, porque en personas depresivas parece que influyen negativamente.

dormitoriorelajante3

El malva, en todos sus tonos crea un espacio relajado e introvertido, en tonos muy claros es recomendado para dormitorios femeninos y hasta para zonas de trabajo. Y en su tono más intenso da un ambiente muy elegante.

dormitoriorelajante4

Los cromoterapeutas sugieren el rosa y el violeta para favorecer el sueño en general y el marrón para las personas con ansiedad y estrés.

dormitoriorelajante5

Pintar alguna de las paredes de la habitación con un color azul turquesa suave, resulta muy bien en los dormitorios de los jóvenes y adultos que buscan relajación. Esto dado a que el azul tiene un efecto calmante. Este color se asocia con la seguridad física y la fuerza. Produce sentimientos pacíficos y tranquilos, es un color reservado, tiene el efecto de alejarse.

dormitoriorelajante8

El color azul brindará tranquilidad y es el relajante por naturaleza, en dormitorios que poseen mucha luz solar es recomendable ya que produce un efecto refrescante y produce una sensación de amplitud, por lo que en dormitorios pequeños resultará de maravilla.

dormitoriorelajante9

Por último, no olvidés que el color no sólo lo podés llevar a tu dormitorio a través de la pintura en las paredes, sino en detalles y accesorios, por ejemplo, la colcha, un cuadro, los almohadones, la alfombra, una lámpara, etc.

dormitoriorelajante11