Estilo Orgánico

Por qué no integrar la naturaleza al interior de nuestro hogar, o bien nuestro hogar a la naturaleza, de cierta manera hemos invadido el espacio de ésta con nuestras construcciones, pero a través de este maravilloso estilo podemos hacer un pequeño cambio y agradecerle a la madre Tierra el haber cedido un trozo de su territorio para que lo habitemos.

El estilo orgánico es uno de mis favoritos, la naturaleza nos da vida, reanima los espacios, nos permite crear ambientes relajantes, cálidos, con mucha luz, por lo que transmitirá a todo el espacio pura energía positiva. Son espacios ideales para la meditación y el contacto con el alma, con la energía suprema.

Como estilo, el orgánico, nace entre los años 1930 y 1940, gracias al sueco Asplund y al finlandés Alvar Aalto, inclusive podríamos contar como mayor exponente al arquitecto Frank Lloyd Wright, quien estuvo adelantado a la época a inicios de los 30’s con sus pensamientos sobre arquitectura orgánica.

Características

El mobiliario es simple, de líneas suaves y materiales puros, madera principalmente, tiende a la comodidad, las formas se adaptan al hombre, de preferencia líneas curvas y esquinas redondeadas. También se opta por material reciclado.

El diseño orgánico es rico en fibras y texturas naturales, éstas aportan calidez al ambiente.

En cuanto a los colores, la paleta es muy amplia, empezando por el blanco, los azules, inclinándose por las tonalidades que inspiren naturaleza, verdes, lavanda, amarillo, tonos tierra. Con los colores será divertido explorar más, decántate por aquellos que al verlos te transporten a alguna parte de la naturaleza, flores, sol, cielo, mar…

La iluminación es clave en este estilo, la luz natural deberá tener acceso permitido y sin límite al espacio, para lograrlo y está entre tus posibilidades permite ventanales amplios y escogé cortinas de tela suave y traslúcida, por ejemplo elaboradas en algodón.

No está permitido los objetos elaborados con plástico, acrílico, PVC. Inclínate por aquellos hechos en arcilla, bambú, madera; material natural.
Integrá plantas, además de dar vida y frescura al espacio, estarás invitando a la naturaleza a habitar tu hogar, más energía viva y positiva habrá dentro la estancia.

En cuanto a los accesorios podés encontrar objetos que reproduzcan las formas de la naturaleza, en tiendas de artesanías se les haya, pero también podés hacerlos vos mism@ en casa, con lo que encontrés en el jardín, o en un pase a la playa, a un río, en el bosque. Si tenés niños se divertirán mucho creándolos con vos.

Usá tu imaginación y es tiempo de recobrar esa conciencia por espacios más sanos, empezando por nuestro hogar.

El equilibrio en la decoración

Nuestro objetivo, a través de ésta, tu página, es lograr que consigás serenidad, paz y energía positiva en tu hogar, por eso,  temas como este, queremos compartirlos con vos.

Para que nuestra vida este en total armonía con lo que nos rodea, debe existir equilibrio, es exactamente lo mismo con la decoración de tu hogar u oficina.

Podés colocar muebles y objetos de calidad, muy finos y caros, pero si éstos no se encuentran en equilibrio, difícilmente ese espacio se vea y sienta bien. La decoración debe estar equilibrada visualmente para lograr espacios llenos de armonía.

Y, cómo lograrlo, es sencillo, repitiendo formas geométricas dentro del diseño, así lograrás un balance en el espacio, armonizando el conjunto.

Podemos crear ecos visuales a través de la repetición, por ejemplo una serie de accesorios de iluminación idénticos en habitaciones contiguas.  En una pared un tríptico de arte colgando, del mismo color. A nivel estructural, podés escoger una pared y crear varios nichos del mismo tamaño o forma.

Ó bien, tan simple como colocar cojines del mismo tamaño y figura en los muebles de la sala, un par de sillas auxiliares idénticas.

También podés hacerlo con floreros idénticos colocados en dos esquinas del mismo salón.

Hay que tener cuidado de no sobrecargar el espacio porque esto  producirá un desequilibrio.

Escogé figuras geométricas, por ejemplo círculos y rectángulos, acompañadas, equilibran su forma, dando simetría y balance.

Los ángulos y bordes afilados producen un efecto de ansiedad y nerviosismo en las personas, por lo que se debe tener cuidado con los objetos que los tengan, podés equilibrarlos con otras figuras geométricas o detalles decorativos con formas sinuosas y delicadas.

Los colores son vitales a la hora de dar  equilibrio al espacio, por eso hay que ser cuidadosos a la hora de aplicarlos y escogerlos. Recordá utilizar las combinaciones adecuadas de acuerdo al estilo y a lo que lo rodé.

En fin, no hace falta gastar mucho dinero para lograr el equilibrio en la decoración de tu hogar. Con imaginación y algunos objetos lo podrás obtener.

Estilo Wabi Sabi

Wabi Sabi, un estilo de vida. Más que un estilo decorativo ó una tendencia, el Wabi Sabi, nos hace apreciar la vida y las cosas desde un punto de vista diferente, donde nos damos cuenta que “nada es perfecto, nada es permanente y nada está completo”, esta es la filosofía de este estilo de vida japonés.

Aprecia la belleza de lo natural y su proceso, lo simple de las cosas u objetos; es fresco, limpio, ordenado, aprecia la quietud, y la serenidad, por lo que transmitirá mucha paz en cada estancia que se encuentre presente este estilo. Se puede decir que aprecia la belleza de lo rústico y envejecido, ya que este es un proceso natural de cualquier objeto.

Va muy de la mano con el minimalismo, espacios despejados y diáfanos son ideales, muebles de líneas simples y de pronto ásperas, paredes en tonos claros.

Características principales
• Estética asimétrica
• Aspereza en los materiales
• Simpleza
• Intimidad
• Amor por lo natural

Muebles

Escojé muebles de líneas simples, bajos y de tonos neutros. En Japón los muebles son de menor altura que los que usamos en Occidente, el contacto con el suelo es vital. Pero no necesariamente tenés que adaptar tus muebles, podés colocar alguna alfombra con cojines, una mesa muy baja, y así lograrás dar ese ambiente Wabi Sabi a la estancia. Pero sí debés asegurarte que los muebles que colocarás inviten al orden y conserven el color de la madera natural.

Colores

El color principal es el blanco en todos sus tonos, e incluye toda la gama de colores neutros, grises, ocres y beiges, si querés dar algún un color extra lo podés hacer con algún objeto decorativo, pero debe ser mínimo, por ejemplo un tono rojo ó verde.
En relación a los colores a utilizar en el mobiliario, lo ideal será usar maderas claras, pero también podrás introducir algún mueble de madera oscura como elemento único.

Materiales

Deberás elegir aquellos en estado natural o poco industrializado.  La piedra y la madera son los materiales fundamentales, pero podrás incluir cualquier material que la naturaleza te regale, para agregarle a la decoración. En cocina y baños se elije la piedra antes a que a la cerámica y los pisos de madera clara antes que la oscura.

Iluminación

Ésta deberá ser sutil e indirecta, con artefactos escondidos, con esto podrás lograr un ambiente propicio para la meditación y el descanso.

No olvidés, para finalizar con tu proyecto que los espacios deben quedar despejados, para que puedan recibir toda la energía de la naturaleza, al final sentirás como tu espacio te reconectará con todo lo simple que la vida nos regala y por una u otra razón hemos dejado olvidado.

Buenas vibras para vos y tu espacio!!!

 

Estilo vintage

¿Qué es vintage?

Este término se utiliza para referirse a objetos o accesorios de calidad que presentan cierta edad, que han sobrevivido al menos 20 años, sin embargo aún no pueden catalogarse como antigüedades. Por lo que es importante no equivocarnos y tratar lo retro como vintage, recordemos que retro es aquello nuevo inspirado en lo clásico.

Ahora podemos tocar el tema del estilo vintage aplicado a la decoración.

La decoración vintage se destaca por su romanticismo, elegancia y clasicismo. Es un estilo si se quiere, de reciclaje, ya que se podrá con él, reutilizar aquellos muebles de nuestros abuelos que habíamos olvidado, no es necesario gastar mucho dinero, porque con un poco de creatividad, podrás recuperar esas piezas y dejarlas como recién compradas.

Características

El color principal es el blanco,  blanco hueso,  también llamado blanco antiguo; y en los accesorios se pueden utilizar colores pastel, o, vivos si así lo querés, pero con cautela.

El estampado es de las principales características de este estilo, tanto en los textiles como en los cojines, edredones, cortinas, alfombras, tapizados para sillas, sillones, sofás, etc.

Los materiales principales son: la madera, el mimbre y el hierro forjado. La tela cumple un papel protagónico dentro de este estilo, en colores lisos o estampados.

Para las paredes, no puede faltar el papel estampado, pero, si no es de tu gusto, las podés pintar con tonos pastel o simplemente en blanco. Vestirlas con los marcos de cuadros o espejos quedará muy bien y esto le dará detalle a las mismas.

En cuanto a la iluminación tendrás muchas opciones, ésta es muy importante, y llamativa en el estilo vintage. Podés usar, por ejemplo, para el dormitorio las de lágrimas de cristal, también las tipo araña, darán a esos espacios mucho romance.

Las lámparas de mesa no pueden faltar, con la sombra de forma redondeada,   los materiales para dar esta forma deben ser pergamino, cristal o textiles, y para la base, el material indispensable debe ser el metal.

Lámparas de pie, al menos una debe estar presente, siempre en la misma línea que las de mesa, el pie ovalado y la campana tipo foco.

Las flores y las plantas no pueden faltar, darán mucha vida y un aire mucho más familiar y acogedor.

Y para concluir con ese espacio vintage, no olvidés colocar elementos decorativos, los podés encontrar en compra y ventas, ventas de garaje, tiendas de antigüedades o mejor aún en casa de tus abuelos o padres, esto le dará mayor valor sentimental. El asunto es que la decoración vintage siempre te va a ahorrar dinero.

Por ejemplo, colocá cuadros antiguos, toca disco tipo gramófono, vajillas de porcelana antiguas, reloj de péndulo, o cucú, teléfono de rueda, en fin todo aquello que te remonte a tiempos de romance. Y a la vez ten cuidado de no recargar, escoge algunos de ellos y ubícalos en lugares estratégicos y con cuidado, para que cada uno se pueda apreciar.

Manos a la obra!