Estilo vintage

¿Qué es vintage?

Este término se utiliza para referirse a objetos o accesorios de calidad que presentan cierta edad, que han sobrevivido al menos 20 años, sin embargo aún no pueden catalogarse como antigüedades. Por lo que es importante no equivocarnos y tratar lo retro como vintage, recordemos que retro es aquello nuevo inspirado en lo clásico.

Ahora podemos tocar el tema del estilo vintage aplicado a la decoración.

La decoración vintage se destaca por su romanticismo, elegancia y clasicismo. Es un estilo si se quiere, de reciclaje, ya que se podrá con él, reutilizar aquellos muebles de nuestros abuelos que habíamos olvidado, no es necesario gastar mucho dinero, porque con un poco de creatividad, podrás recuperar esas piezas y dejarlas como recién compradas.

Características

El color principal es el blanco,  blanco hueso,  también llamado blanco antiguo; y en los accesorios se pueden utilizar colores pastel, o, vivos si así lo querés, pero con cautela.

El estampado es de las principales características de este estilo, tanto en los textiles como en los cojines, edredones, cortinas, alfombras, tapizados para sillas, sillones, sofás, etc.

Los materiales principales son: la madera, el mimbre y el hierro forjado. La tela cumple un papel protagónico dentro de este estilo, en colores lisos o estampados.

Para las paredes, no puede faltar el papel estampado, pero, si no es de tu gusto, las podés pintar con tonos pastel o simplemente en blanco. Vestirlas con los marcos de cuadros o espejos quedará muy bien y esto le dará detalle a las mismas.

En cuanto a la iluminación tendrás muchas opciones, ésta es muy importante, y llamativa en el estilo vintage. Podés usar, por ejemplo, para el dormitorio las de lágrimas de cristal, también las tipo araña, darán a esos espacios mucho romance.

Las lámparas de mesa no pueden faltar, con la sombra de forma redondeada,   los materiales para dar esta forma deben ser pergamino, cristal o textiles, y para la base, el material indispensable debe ser el metal.

Lámparas de pie, al menos una debe estar presente, siempre en la misma línea que las de mesa, el pie ovalado y la campana tipo foco.

Las flores y las plantas no pueden faltar, darán mucha vida y un aire mucho más familiar y acogedor.

Y para concluir con ese espacio vintage, no olvidés colocar elementos decorativos, los podés encontrar en compra y ventas, ventas de garaje, tiendas de antigüedades o mejor aún en casa de tus abuelos o padres, esto le dará mayor valor sentimental. El asunto es que la decoración vintage siempre te va a ahorrar dinero.

Por ejemplo, colocá cuadros antiguos, toca disco tipo gramófono, vajillas de porcelana antiguas, reloj de péndulo, o cucú, teléfono de rueda, en fin todo aquello que te remonte a tiempos de romance. Y a la vez ten cuidado de no recargar, escoge algunos de ellos y ubícalos en lugares estratégicos y con cuidado, para que cada uno se pueda apreciar.

Manos a la obra!

Deja un comentario