Un Jardín Comestible

Estamos viviendo un momento en el que se está creando más conciencia, entre nosotros mismos, acerca de la alimentación, no se trata sólo de comer “light”, los alimentos que encontramos en el mercado cada vez son menos saludables, son transgénicos y repletos de químicos e insecticidas.

Hace algunos meses mi familia y yo nos dimos a la tarea de crear en nuestra casa, con la ayuda de un buen amigo y conocedor en el tema, Mario Chacón,  nuestra huerta orgánica, él la llama Jardín Comestible, no solo nuestra billetera se ha visto beneficiada, gracias a que ahora lo que debemos comprar fuera, es lo mínimo, sino que nuestra salud, la cual es la principal, está de maravilla. Saber que mi hijo está creciendo como crecí yo o usted, rodeado de frutas, vegetales y verduras sanas, que eran sembradas por nuestros abuelos, producidas en nuestra tierra, sin químicos, ni insecticidas, es mi mayor satisfacción.

Por todo lo anterior queremos compartir con ustedes nuestros conocimientos para que al igual que lo hemos hecho nosotros lo hagan ustedes en sus hogares, y se vean beneficiados con la madre naturaleza.

No es necesario tener un gran espacio para disfrutar de un jardín comestible, podés hacerlo hasta en macetas y tenerlas en el corredor, porque además es decorativo.

No hay una medida estándar, ni un mínimo, pero con 3 mts. cuadrados y una elección de productos bien pensada será suficiente, esto si contás con espacio exterior.

Lo primero es preparar la tierra para que tus productos sean orgánicos, se debe alimentar ésta primero, de esta manera la planta se nutrirá de ella, así se logrará un ambiente limpio y natural para los productos que luego vas a cosechar. Aprovechando al máximo los sabores y colores intensos y reales de los mismos, por ende mayor aprovechamiento de vitaminas y minerales que solo la madre naturaleza nos puede dar. Además el contacto que vayamos a tener con la tierra nos traerá múltiples beneficios psicológicos y físicos.

• Te recomendamos que coloqués con regularidad materia orgánica a la tierra, para prepararla antes de plantar, (desechos de cocina, hojas de árboles, zacate que cortás el fin de semana), podés conseguir gallinaza, en fin crear un buen abono orgánico que se mezcle con la tierra antes de ser planta.

• Hacé una lista de los productos que más se consumen en tu casa, y revisá si se dan correctamente en tu zona, la tierra de nuestro país es muy generosa y fértil, es muy poco lo que no podemos sembrar y al final nada se pierde con intentar. Adicioná a esa lista otros productos que normalmente no consuman, ya verás que cuando los veas crecer en tu jardín se te van a antojar.

• Podés conseguir las plantas en semillas, o bien existen viveros que nos las ofrecen en almacigo, no importa si son hidropónicas, al pasarlas a la tierra ellas absorberán todos los nutrientes y crecerán como plantas orgánicas. Otras las podrás sacar vos mism@ de la mismas hortalizas que consumís diariamente con solo ponerlas en agua, ellas sacaran raíz, y estarán listas para ser trasplantadas a tu jardín.

• No olvidés las hierbas aromáticas y comestibles, romero, tomillo, hierba buena, lavanda, anís, eneldo, estragón, en fin, cuantas desees sembrar.
Los jardines comestibles no requieren de cuidados extremos, existen lugares además donde podés conseguir productos totalmente naturales o bien los podés hacer en casa, éstos para evitar plagas; pero es totalmente natural que vivan en él algunos insectos, que no son dañinos para la producción y con tu propia mano simplemente los podés sacar.

Animáte a realizar este proyecto, verás como disfruta la familia entera, a los niños les encanta y estimula, ya que adquieren sin queja alguna, una alimentación totalmente saludable.

Para finalizar, tener un jardín comestible, embellece tu espacio, aporta salud, felicidad y economía.

Te dejamos el siguiente enlace para más información:

http://elagricultoreterno.com/finca-la-pavilla/

Estilo Urbano (City)

Traer la ciudad al hogar, hay quienes disfrutan del ritmo citadino, de los grandes edificios, de las icónicas estatuas, de los tonos grises, del metal, del pasar de los carros, pero a la vez, de espacios amplios, limpios, libres, con líneas simples, despreocupados, jóvenes, todo esto encierra el estilo Urbano, también conocido como estilo City.

Para decorar con este estilo lo primero es pensar en traer el exterior, la ciudad, a ese espacio, alrededor de ésta se debe crear el concepto, desarrollándolo a través de la creatividad y el arte. Incorporando colores, diseños, materiales y elementos simbólicos. Siempre dentro de una línea minimalista.

Materiales como el hormigón, acero y cristal, son considerados los más importantes a incorporar en este estilo, así que hay que tomarlos muy en cuenta.

Los colores a utilizar son muy puros, negro, blanco, gris, contrastando con el rojo, naranja, amarillo para dar acento. Por ejemplo, los primeros, los podés aplicar en las paredes y para contrarrestar el efecto frío, colocás muebles modernos y accesorios en los otros colores.

Si contás con alguna pared en ladrillo expuesto, ella te ayudará a recrear el ambiente en la ciudad ó bien podés colocar un panel imitación ladrillo, quedará muy bien.

Por otra parte la iluminación en este estilo es muy importante, si pensamos en la ciudad, podremos visualizar cuanta luz hay, tanto natural, por el día, como artificial, por la noche, así que sacále el mayor provecho a las ventanas, tragaluces y cualquier entrada de luz con la que contés. La iluminación ayudará a dar vida y calidez al ambiente. Utilizá la luz blanca donde debás colocar iluminación artificial, buscá para esto lámparas de diseño urbano, por ejemplo de pie y en acero. Normalmente las ventanas se dejan descubiertas para mayor aprovechamiento de la luz natural, pero podés colocarles alguna persiana arrollable, de tela traslúcida o bien black out y mantenerlas abiertas durante el día.

Entre los elementos decorativos que podés incluir están:

• Grafiti en una pared, sería un elemento muy artístico y propio de toda ciudad.

• Imágenes de edificios de las ciudades más icónicas o bien del que más te guste en tu ciudad.

• Vinilos, existen en el mercado con la silueta ó sombra de ciudades.

• Letreros con nombres de calles, ciudades ó señalización de tránsito.

• Mobiliario moderno, de formas simples y líneas rectas y geométricas.

Si éste, es tu estilo, animaté a incorporarlo a tu espacio y hacé alarde de todos tus dotes de artista, no necesitás mucho más que tu creatividad.

Un dormitorio masculino

Cuando pensamos en decoración, normalmente creemos que “es cosa de mujeres”, pero no es así, los hombres también se interesan por tener espacios hermosos y que tengan impreso su sello personal, es por esto que me he dado a la tarea de escribir para ellos y de esta manera darles ideas para que logren su entorno soñado.

Los colores y estilos también han sido creados para ustedes, no hay porque reprimir ese gusto por lo bonito y presentable, no tienen porqué llenarse de colores neutros, las pinceladas de color traerán calidez a sus espacios.

El dormitorio masculino debe ser práctico y contener muebles con doble propósito, habrá quienes se inclinen por un estilo muy sobrio y elegante como el minimalista, por un estilo más despreocupado como el industrial ó el loft, ó bien una habitación repleta de paz y tranquilidad, ideal para la meditación, con un estilo zen.

Para conocer tu estilo podés ingresar a la sección de categorías en Estilos e investigar un poco más sobre ellos.

Esta vez te daré recomendaciones para habitaciones con estilo minimalista.

En un espacio minimalista lograrás más por menos, pintá las paredes en tonos neutros, especialmente blanco o gris, con los tonos blancos lograrás mayor luminosidad y maximizar los metros de tu habitación. Incorporá madera, con ésto lograrás calidez.


 

Una cama amplia, simple, de líneas rectas, y sobria será la ideal.

 

Para la ropa de cama podés inclinarte por colores neutros, los marrones, grises, negros, van muy bien, podés aportar color con diferentes cojines sobre la cama, naranja, rojo, azul eléctrico, dorado, verde, eso dependerá de tu gusto y sentir.

Colocá una hermosa alfombra que abarque parte de la cama, ésta aportará calidez.

Ubicá un espacio para colocar un sitio de trabajo o lectura, quizá un escritorio o simplemente una cómoda silla, con una pequeña mesa doble función, donde poder colocar una computadora, un libro, una taza de café.

En las paredes, cuadros modernos, fotos en canva o con marcos simples, blancos. Alguna repisa para libros o lucir alguna colección de objetos que tengás guardada.

Las ventanas, cubrílas con cortinas lisas en un color neutro acorde a la ropa de cama, lucen muy bien las persianas lisas black out, enrollables o romanas.

Lo más importante es que te animés a imprimir tu sello personal, ese que saque tu “yo interior”.

Lily Montero

Jardines Pequeños

Es posible que contés con poco espacio en tu hogar y pensés que jamás logrés tener un hermoso jardín, pues es hora que este pensamiento sea eliminado de tu mente, porque es totalmente posible disfrutar de un bello y pequeño jardín.

El tamaño no importa, los jardines son fuente de vida, siempre nos generaran beneficios a la salud, son lugares para meditar, respirar, descansar, yo les llamo “lugares de salud mental”, ellos nos generan todo esto desde el momento que empezamos a diseñarlos, cuando nuestras manos tocan la tierra, inmediatamente tenemos contacto con lo que nos da vida, ver cómo, lo que hemos sembrado, crece, florece y nos da frutos.

Lo primero será estudiar el espacio, con qué contás, y que tipo de plantas son las correctas, al igual que algún adorno, sin llegar a cargar el espacio. Qué es lo que más te relaja, un jardín repleto de color, gracias a las flores ó más verdor con plantas ornamentales. Éstas han de ser de poco crecimiento. Podés incluir acá algunas hierbas aromáticas y que sean de doble función, por ejemplo el romero, tomillo, orégano, lavanda, además de ser comestibles, dan agradable aroma a la zona y repelen a los insectos.

Para empezar, distribuye el espacio, es más fácil si lo dibujás en una hoja, ese será tu boceto, podés hacerlo cuantas veces lo necesités hasta encontrar la distribución correcta. Tratá de incluir acá alguna curva, círculo o semicírculo, te ayudará a crear un ambiente visualmente más amplio, caso contrario si utilizás solo líneas rectas.

Pensá en el estilo con el que te sintás más a gusto y este acorde a tu personalidad. Podés buscar acá mismo en el directorio de Estilos, estudiálos y escogé el tuyo. Nosotros te recomendamos para un espacio pequeño el Zen o el Contemporáneo, ya que ambos son de líneas simples, no requieren de mucho adorno y transmiten paz.

Incluír una pequeña fuente con agua es una gran idea, el sonido del agua es generador de bienestar, paz, tranquilidad y relajación.

Evitá arbustos densos y rectilíneos, ya que reducen el espacio.

En lugar de zacate utilizá grava ó piedra cuarta, esto te ayudará a ahorrar y lograr diferentes ambientes sin recargar. Colocar piedra bola en alguna zona también es una buena idea, y van muy bien con el concepto Zen ó Contemporáneo.

Si contás con una pared o cerca al final de tu jardín, podés sembrar algún tipo de enredadera, o arbusto frondoso, lograrás un efecto visual de profundidad y amplitud, además de generar frescura.

También podés en esa misma pared hacer un jardín vertical, lucen fenomenales y son de fácil mantenimiento.

Ahora bien, tiempo de escoger las plantas, debés contemplar el tamaño, la cantidad de luz y sombra que necesitan y de la que dispone tu jardín, el crecimiento de sus raíces, la humedad que requieren, podés hacer estas consultas en el vivero donde las comprés.

Evitá las plantas de crecimiento rápido, arbustos altos y el exceso de colores, es mejor elegir al menos de dos a tres colores puntuales, eso creará equilibrio, por ende armonía.
Te recomendamos utilizar madera, ésta aportará calidez al espacio, y podés con la misma incluir algún mueble para disfrutar del jardín, claro sin exceso, y lo ideal es que sean de líneas simples.

En cuanto a los adornos, algún jarrón en barro, una estatua de piedra, una bola de piedra, gris o blanca, caerán muy bien a la decoración del mismo.
El color blanco te ayudará para dar luminosidad y amplitud al espacio, aprovechá este color e inclúyelo en el espacio.
Y por qué no, agregar luz a ese hermoso espacio, para disfrutarlo por la noche. Podés utilizar leds, además de ahorro energético, los podés encontrar en luz blanca, amarilla y de colores, escogé el que esté más acorde a tu personalidad. Si iluminás de abajo hacia arriba tu jardín, lograrás un bellísimo efecto.

Utilizá fertilizantes y repelentes orgánicos, los podés preparar en casa, como la mezcla de cebolla y ajo, o el maravilloso vinagre, así te garantizás aún más tu salud y bienestar.

Ahora que tenés las ideas, manos a la obra, recordá que con esto no solo lograrás un jardín sino traerás más vida, meditación, paz y salud a tu hogar, a través de un rinconcito hecho de plantas.