Color en el comedor

El comedor, se encuentra dentro del área social del hogar, y como hemos mencionado en un artículo anterior, ésta es una zona donde compartimos diariamente con nuestra familia, de ahí la importancia de que ésta se encuentre con una decoración y colores adecuados, que inviten a permanecer en él, a que los alimentos que se preparen sean aún más apetitosos, y a que la tertulia sea mucho más agradable.

Tomá en cuenta las siguientes consideraciones antes de aplicar el color:

• Si tu comedor comparte espacio con alguna otra zona de la casa, como la cocina o sala.

• Observá el espacio donde se encuentra tu comedor, es una zona grande ó pequeña.

• La iluminación con la que contás es indispensable a la hora de aplicar los colores. Mucha ó poca.

• El tipo y color de mobiliario, además de los accesorios, no se pueden dejar pasar por alto.

Podés visitar los siguientes enlaces para conocer un poco más sobre el color:

El color en la decoración

Qué es cromoterapia

Los colores recomendados para esta zona, son los cálidos: naranja, amarillo, rojo, puros y en sus diferentes tonalidades. También tonos verdes, todos éstos tienen la característica de transmitir alegría y dinamismo, además de favorecer la luminosidad. Según la psicología del color, éstos, ayudan a estimular el apetito, así que tus comensales disfrutaran aún más de lo que preparés.

Pero recordemos, que no sólo lo que te digamos cuenta, lo primero es tu sentir, si no te atraen mucho estos colores podrás aplicar otros tonos más fríos, pero con precaución, para que esta estancia no sea rechazada por los demás.

Cuando hablamos de color, no necesariamente nos referimos a aplicarlo en todas las paredes, es importante no crear ambientes monótonos, pintá una pared con el tono vibrante y el resto de uno  más claro ó neutro.

Podés, también, dejar todas las paredes en tonos neutros y dar color con accesorios. Lograrás un aire más formal en tu comedor.

Por otra parte si tu comedor comparte espacio con la sala ó cocina, debés integrar el color a toda la zona, de diferentes maneras, optá también por accesorios y elementos decorativos (cuadros, jarrones, flores, alfombra, las sillas, etc.). En este caso también podés crear divisiones entre una zona y otra, aplicando los mismos colores pero en diferentes tonos ó, nuevamente, con colores neutros. Logrando siempre un lugar acogedor y cálido.

Conseguí una zona vital donde tu “yo interior,” y el del resto de tu familia y amigos, logre vibrar, gracias a la energía positiva que ésta transmita.

Equilibrio en tus espacios vitales 2

Idea #2 Ecos Visuales

Crea ecos visuales a través de la repetición:

  • Una idea muy simple, práctica y con la que lograrás que tu espacio encuentre total armonía para tu “yo interior”, es colocar un par de lámparas idénticas a los extremos de una mesa.
  • También lo podés lograr con un par de floreros, o cualquier otro objeto decorativo.
  • Explorá otras opciones para colocarlos, además de una mesa, podría ser a los extremos de la habitación.
  • No olvidés que la combinación de colores siempre será muy importante, así que hay que tener cuidado a la hora de escogerlos.

Equilibrio en tus espacios vitales 1

Para que tu “yo interior” se encuentre en total armonía con lo que le rodea, debe existir equilibrio, sucede exactamente lo mismo con la decoración de tu hogar u oficina.

Idea #1

Ecos Visuales

Crea ecos visuales a través de la repetición:

• Una forma muy simple de hacerlo es, colocando cojines del mismo color, o colores complementarios, de tamaño y figura iguales en los muebles de la sala de estar.

 

Iluminando la cocina

Una de las zonas más importante del hogar, es sin duda la cocina. Es por esto, que la iluminación en ella debe estudiarse con especial cuidado.

En la cocina no sólo preparamos los alimentos, es acá donde también tomamos alguna merienda, el almuerzo ó la cena, nos sentamos a conversar, tomamos un té, un café, acompañamos al ó la chef del día, trabajamos, en fin, se ha convertido en un espacio totalmente familiar.

Lo primero será visualizar el espacio y reconocer cada zona y su funcionalidad, área de cocción, de preparación, zona de utensilios, etc. De esta manera lograremos definir qué tipo de iluminación se requiere.

• La base de una buena  iluminación en una cocina, será la combinación entre la luz natural y artificial, así que si contás con la primera, sacále el máximo provecho a través de una distribución que no tape su circulación.

• Es importante que contés con una luz general y una puntual para cada actividad, evitando de esta manera, zonas oscuras.

• La iluminación general la lograrás con una lámpara de techo, por ejemplo downlights, consumen un 80% menos que las halógenas, son más potentes, duran más y no producen calor. Existen en el mercado con diferentes formas, te recomendamos circulares, son más fácil de instalar y siempre quedan alineados.

• Es importante que iluminés cada zona por separado, asociando un interruptor a cada área, para mayor ahorro y comodidad.

• La encimera es la zona mayormente usada, acá generalmente se encuentra la cocina y el fregadero, y normalmente sobre ella contamos con los muebles aéreos, colocá las lámparas en la parte inferior de ellos, así lograrás una luz totalmente limpia, ya que la superficie será iluminada sin sombras.

Según tu gusto, podés optar por pequeños halógenos, entre 10 y 20 W, ó tubos de luz incandescente. Ó bien iluminación LED, los hay en spot ó carril, con este último lográs iluminar el largo de la encimera de manera uniforme.

• Si contás con una península en tu cocina, podés elegir entre lámparas de techo, focos halógenos ó apliques dirigibles, recordemos que ésta puede cumplir varias funciones.

• Y bien,  si en lugar de una península, tenés la oportunidad de una isla, te recomendamos las lámparas suspendidas, en muchos casos es acá donde se encuentra la zona de cocción, y además si son amplias sirven de sitio para comer cumpliendo el papel de desayunador. Tomá en cuenta la función de ésta.

• En muchos hogares se incorpora una mesa, este espacio podrá ser iluminado de manera más cálida, logrando un rincón acogedor. Colocá una lámpara suspendida que encaje con el centro de la mesa. Este conjunto, mesa, sillas y lámpara formarán un elemento decorativo en la cocina.

• Iluminá los estantes, armarios y gaveteros.

• Utilizá en tu mobiliario materiales que reflejen la luz, por ejemplo: cristal, acero, lacados, colores claros, el blanco, la luz rebota en ellos y se multiplica. Se cauteloso para que no produzcan deslumbramientos y no ocurra un accidente.

Con estas ideas podrás lograr una cocina bien iluminada, ahora ve a escoger las luminarias que estén acorde al estilo decorativo que has elegido para ese espacio y a tu personalidad.

Lográ una cocina que comparta tu “yo interior”.

Decorando una recepción

La cara de toda empresa es su fachada, pero su alma se encuentra en la recepción, no es suficiente con la buena atención que nos dé un(a) amable recepcionista, el ambiente que en ella se cree hará que los clientes se sientan como en casa ó deseen alejarse pronto. Es acá donde el cliente tiene el primer contacto con la compañía. Además es donde deberán esperar un tiempo para ser atendidos.

Si te has animado a separar  tu oficina ó consultorio de tu casa, es hora de que pensés también la recepción, no es necesario que ésta sea muy grande, pero sí cómoda.

Acá te traemos algunas ideas para que logrés un espacio cálido y acogedor, que reciba a tus clientes.

• El mobiliario debe ser práctico, funcional y cómodo.

• La iluminación es un elemento muy importante en esta zona, aprovechá la luz natural con la que contés, los lugares oscuros no invitan a pasar ni a permanecer en ellos.

• En los lugares donde no exista la posibilidad de iluminación natural, utilizá la artificial, lo indicado es la luz blanca como la de los fluorescentes ó halógenos.

• Utilizá en las paredes colores claros y que transmitan tranquilidad, pero que a la vez aporten calidez, podés colocar elementos con tonos más fuertes para crear un ambiente alegre.

• Colocá cuadros ó fotografías, que reflejen tu personalidad y que a la vez llamen la atención del cliente, donde se sienta como en la suya propia.

• Una mesa con revistas ó libros con texto que atraiga a tus clientes, así el tiempo que deban esperar no será aburrido.

• Si tus clientes son niños, no olvidés una pequeña zona de juegos, una mesa con lápices para colorear y hojas en blanco, ó libros con agradables imágenes, la pasarán de maravilla y desearán regresar a visitarte.

• Colocá alguna planta en una esquina ó varias en diferentes sectores, recordá que éstas siempre darán vida y frescura al espacio.

Todo lo anterior se complementará con un excelente trato de vos y tu personal a tus clientes, así, podés tener plena seguridad que ellos regresarán.

Recordá que lo que transmitís con tu “yo interior” será recibido por los demás.

La habitación juvenil

“Si existe en la humanidad una esperanza de salvación y ayuda, ésta no podrá venir más que del Niño, porque en él, se construye el Hombre”. María Montessori

Ha llegado la etapa en que los niños empiezan a crecer con más rapidez y se convierten en adolescentes, ahora sus gustos son otros, a las niñas ya no les gusta el rosa y los niños ya no quieren más celeste, es hora de redecorar su dormitorio…

Lo primero a tomar en cuenta antes de empezar, es saber claramente qué es lo que al nuevo joven le gusta, cuáles son ahora sus preferencias, su estilo, colores, etc.

Podemos guiarnos por las colchas o cubrecamas para dar color a las paredes, de igual manera para colocar cortinas o persianas en las ventanas.

Es importante recordar que ahora, esta habitación será utilizada para actividades totalmente diferentes a las que realizaba cuando niño(a), ahora en el espacio donde solían estar los juguetes quizás tendrá prioridad, la computadora, su cama servirá además de sofá para reunirse con sus amigos(a) a escuchar música o simplemente conversar, hay que pensar en muebles simples que brinden el espacio para estas reuniones con sus compañeros, para el estudio y por supuesto para el descanso.

Los puff, o simplemente cojines en el suelo sobre una alfombra, por ejemplo, serán de gran ayuda como mobiliario, además de dar un aspecto simple y relajado a la habitación.

Estanterías simples en madera, van muy bien en color maple, o cualquier color sólido, donde pueda colocar sus libros, discos y que le permitan mantener en orden su dormitorio.

Hay infinidad de mobiliario para las habitaciones de los chicos, lo importante es ser creativo, y se puede reutilizar lo que se tenía en la habitación infantil.

Es importante pensar, si el espacio lo permite, en una zona de estudio, la mesa o escritorio no es necesario que sea de gran tamaño, hay gran variedad de ellos. Por otro lado se debe tener en cuenta una zona de relajamiento, por lo que será importante no recargar su habitación, al contrario se debe dejar espacio para la comodidad.

Al elegir el color de las paredes, se debe tomar en cuenta que no sean tonos que vayan a oscurecer la estancia, para lograr más bien un ambiente relajado.

Lo más importante es que la habitación sea a gusto del adolescente, proporcionándole funcionalidad y comodidad.

Será divertido tanto para los padres como para el joven trabajar juntos en este importante proyecto, además que ayudará a crear lazos afectivos más fuertes.

¡Suerte! y manos a la obra