Decorando una recepción

La cara de toda empresa es su fachada, pero su alma se encuentra en la recepción, no es suficiente con la buena atención que nos dé un(a) amable recepcionista, el ambiente que en ella se cree hará que los clientes se sientan como en casa ó deseen alejarse pronto. Es acá donde el cliente tiene el primer contacto con la compañía. Además es donde deberán esperar un tiempo para ser atendidos.

Si te has animado a separar  tu oficina ó consultorio de tu casa, es hora de que pensés también la recepción, no es necesario que ésta sea muy grande, pero sí cómoda.

Acá te traemos algunas ideas para que logrés un espacio cálido y acogedor, que reciba a tus clientes.

• El mobiliario debe ser práctico, funcional y cómodo.

• La iluminación es un elemento muy importante en esta zona, aprovechá la luz natural con la que contés, los lugares oscuros no invitan a pasar ni a permanecer en ellos.

• En los lugares donde no exista la posibilidad de iluminación natural, utilizá la artificial, lo indicado es la luz blanca como la de los fluorescentes ó halógenos.

• Utilizá en las paredes colores claros y que transmitan tranquilidad, pero que a la vez aporten calidez, podés colocar elementos con tonos más fuertes para crear un ambiente alegre.

• Colocá cuadros ó fotografías, que reflejen tu personalidad y que a la vez llamen la atención del cliente, donde se sienta como en la suya propia.

• Una mesa con revistas ó libros con texto que atraiga a tus clientes, así el tiempo que deban esperar no será aburrido.

• Si tus clientes son niños, no olvidés una pequeña zona de juegos, una mesa con lápices para colorear y hojas en blanco, ó libros con agradables imágenes, la pasarán de maravilla y desearán regresar a visitarte.

• Colocá alguna planta en una esquina ó varias en diferentes sectores, recordá que éstas siempre darán vida y frescura al espacio.

Todo lo anterior se complementará con un excelente trato de vos y tu personal a tus clientes, así, podés tener plena seguridad que ellos regresarán.

Recordá que lo que transmitís con tu “yo interior” será recibido por los demás.

Deja un comentario