Color en el comedor

El comedor, se encuentra dentro del área social del hogar, y como hemos mencionado en un artículo anterior, ésta es una zona donde compartimos diariamente con nuestra familia, de ahí la importancia de que ésta se encuentre con una decoración y colores adecuados, que inviten a permanecer en él, a que los alimentos que se preparen sean aún más apetitosos, y a que la tertulia sea mucho más agradable.

Tomá en cuenta las siguientes consideraciones antes de aplicar el color:

• Si tu comedor comparte espacio con alguna otra zona de la casa, como la cocina o sala.

• Observá el espacio donde se encuentra tu comedor, es una zona grande ó pequeña.

• La iluminación con la que contás es indispensable a la hora de aplicar los colores. Mucha ó poca.

• El tipo y color de mobiliario, además de los accesorios, no se pueden dejar pasar por alto.

Podés visitar los siguientes enlaces para conocer un poco más sobre el color:

El color en la decoración

Qué es cromoterapia

Los colores recomendados para esta zona, son los cálidos: naranja, amarillo, rojo, puros y en sus diferentes tonalidades. También tonos verdes, todos éstos tienen la característica de transmitir alegría y dinamismo, además de favorecer la luminosidad. Según la psicología del color, éstos, ayudan a estimular el apetito, así que tus comensales disfrutaran aún más de lo que preparés.

Pero recordemos, que no sólo lo que te digamos cuenta, lo primero es tu sentir, si no te atraen mucho estos colores podrás aplicar otros tonos más fríos, pero con precaución, para que esta estancia no sea rechazada por los demás.

Cuando hablamos de color, no necesariamente nos referimos a aplicarlo en todas las paredes, es importante no crear ambientes monótonos, pintá una pared con el tono vibrante y el resto de uno  más claro ó neutro.

Podés, también, dejar todas las paredes en tonos neutros y dar color con accesorios. Lograrás un aire más formal en tu comedor.

Por otra parte si tu comedor comparte espacio con la sala ó cocina, debés integrar el color a toda la zona, de diferentes maneras, optá también por accesorios y elementos decorativos (cuadros, jarrones, flores, alfombra, las sillas, etc.). En este caso también podés crear divisiones entre una zona y otra, aplicando los mismos colores pero en diferentes tonos ó, nuevamente, con colores neutros. Logrando siempre un lugar acogedor y cálido.

Conseguí una zona vital donde tu “yo interior,” y el del resto de tu familia y amigos, logre vibrar, gracias a la energía positiva que ésta transmita.

Deja un comentario