Habitaciones Montessori…Belleza y Orden





Por Diseñadora de Interiores Ana Markessinis

«Qué la habitación infantil sea el mundo que nosotros les ofrecemos para que acaben siendo lo que ellos deseen ser, desde el lugar que más felices podemos hacerles, desde nuestro amor.» Ana Markessinis

 

María Montessori, nace en 1870.

Educadora, pedagoga, científica, psiquiatra, filósofa, antropóloga, bióloga, psicóloga, feminista y humanista.

Hoy en día, nadie duda de la gran revolución que esta mujer llevó a cabo en el mundo infantil. Defensora del juego como principal actividad del niño durante sus primeros años de vida. Su base educacional se gestaba en el triángulo Educación/Ambiente/ Amor.

Pero lo que no podría ni imaginar la Señora Montessori, que en pleno año 2018, toda su filosofía se seguiría aplicando en las aulas infantiles de las escuelas que continúan trabajando en la línea que ella inició, y que la decoración de las habitaciones infantiles más vanguardistas, seguirían teniéndola como referente filosófico para formar, organizar y distribuir este espacio tan mágico donde nuestros niños habitan, juegan y descansan.

María, era una gran defensora de la autonomía del niño, “AYUDAME A HACERLO SOLO.”

Y así comienza a desarrollarse la premisa con la que los decoradores arrancamos con la elección del mobiliario infantil. Todo tiene que estar a la altura del niño. Todo lo puede alcanzar por sí solo, su ropa, sus juguetes, sus libros, sus manualidades. Así comienza ese mundo tan personal que le aportará en un futuro mucha seguridad en su personalidad.

Este tipo de habitaciones, se caracterizan por los pocos accesorios dentro de ellas, cosas que el niño no necesita, no estarán ahí. Hay un gran contacto con el suelo, ya que su mundo comienza dándole la posibilidad de gatear e ir descubriendo su cuerpo, y todos los elementos que configuran su mundo. Es muy importante poner la cuna/cama a ras del suelo. Poder subir y bajar de ella independientemente de sus papás. Una opción sería tener un buen colchón en el suelo, los almohadones alrededor de la cama y junto a las paredes dan mayor calidez a la misma. También existe la posibilidad de crear una cama a modo futton para que la madera aísle el colchón del suelo. Este espacio debe de tener una alfombra de un gran tamaño y calidez, ya que en ella se generarán todos los juegos de este pequeño ser.

Todo se genera en la belleza y el orden. Si el closet está a la altura del niño, éste aprenderá a sacar su ropa y con el tiempo también será capaz de ponerla en su lugar, así a través del juego aprenderá a desordenar y a ordenar. Ellos irán decidiendo con el tiempo y propio criterio la ropa que se pondrán, y aunque en esta parte las madres nos podemos horrorizar hay que respetar su crecimiento y la elección de sus gustos, ya que esto les proveerá de herramientas para su independencia de adultos.

Otro elemento de gran importancia es un espejo con una pequeña barra a la altura del niño para que se pueda incorporar y reflejarse. Aprendemos de auto observarnos y descubrirnos. Olvidémonos de ver ese espejo siempre sucio, y compartamos sus risas cuando comienzan a descubrir sus facciones personales.

Y si el mundo de los sueños es importante el de los juegos mucho más. En la habitación podemos crear un pequeño mundo a través de telas y hacerles su pequeña casita, donde habitan sus juguetes, sus libros e incluso donde puedan tomar una siesta.

Hoy en día existen proveedores que diseñan lo que se llama Tipis, a modo cabaña de indios divertidísimas para configurar un pequeño submundo y así puedan disfrutar de una zona más íntima y personal.

No debés olvidar el espacio donde se desarrolla su creatividad. Si hay una gran mesa con banquitos pequeños, con diversos materiales para pintar y papel, les estarás dando un gran espacio para su creatividad, podrás sentarte con ellos y disfrutar de pintar a su lado, logrando lazos más cercanos y afectivos. También existe la posibilidad de hacer en alguna parte de la pared una extensión pintada con pintura de pizarra, así los niños disfrutarán expresando su arte y aprenderán que hay espacios definidos para hacerlo.

 La elección de la pintura para las paredes es un elemento muy importante. Podés partir de paredes claras donde pueden ser intervenidas con alguna pintura realista de animales, de plantas o mediante la aplicación de vinilos, siempre, según mi criterio una pintura naif o minimalista, o romper este concepto y buscar colores que hagan de la habitación un espacio divertido que es lo que realmente los niños son, pura expresión de color.

Y finalmente hay que hablar de la iluminación. Idealmente tendría que haber mucha luz natural pero como siempre esto depende de la arquitectura propia de la casa, se puede reforzar con pequeñas iluminarías que acompañen estos pequeños submundos que se generan en la habitación. Todas las lámparas deben de ser personalizadas. Existe la principal, llamada iluminación general, ubicada en el techo, luego vamos encontrando una tenue cerca de la cama, las colgantes a modo de estrellas o bolitas pueden ser muy divertidas para poner dentro de la casita y en la zona de juegos y pinturas, podés apoyar la iluminación con lámparas de pared que sean más potentes y direccionables.

Estas son unas pinceladas de ideas con las que podés empezar decorar la habitación Montessori. Hoy se encuentran en el mercado gran variedad de mobiliario infantil, pero si papá o mamá quisiese soñar con hacerle algo muy específico, hay talentosos ebanistas que pueden realizar sus sueños.

Crea un espacio hecho con amor.

Ana Markessinis

Deja un comentario