La Psicología en el Diseño Interno





Por Diseñador de Interiores Roberto Fonseca.

Este es un artículo con un tipo de información distinta, voy a exponer otra perspectiva del diseño que no se menciona a menudo, pero siempre está presente.

Se habla de cómo los colores afectan nuestras emociones, como las plantas generan relajación en el ambiente o como las texturas de paredes y textiles producen sensaciones. Todo este arte de combinar diferentes elementos, unos concretos y otros más abstractos; se debe al efecto psicológico del espacio que nos hace comportarnos de varias maneras: con otras personas o en privado, cómo utilizamos los muebles, accesorios decorativos, iluminación, en fin, como afecta nuestra conducta, y muy importante, como nos movemos dentro de las áreas del hogar, ya que todos tenemos formas distintas de hacer las mismas cosas.

Te habrás preguntado, ¿por qué en los bares o restaurantes, muchas veces, las sillas son bonitas, pero no tan confortables?, ¿por qué las casas que tienen las cocinas totalmente separadas de los otros espacios generan más trabajo y tienden a ser más privadas?, ¿por qué una biblioteca es tan sobria?

Estos efectos no son al azar, desde hace muchos años se analiza como el ser humano percibe su entorno y como éste lo hace comportarse de una manera determinada; como te comenté en el párrafo anterior: los restaurantes y bares necesitan ser visitados por clientes, que consuman y se retiren para dar espacio a otros clientes y así generar el flujo de caja necesario para mantener el negocio, para estos comercios no es rentable que cuatro personas permanezcan en el restaurante por horas si  no están consumiendo, por lo que utilizan un  mobiliario que apuesta por el color y forma en mayor manera que por comodidad.

La cocina, muchas personas aseguran que es el alma de la casa. Una cocina que tenga un solo acceso y esté delimitada por paredes completas se convertirá en un área de trabajo, al permanecer ahí se enfocará en realizar una tarea determinada de preparación o limpieza, te podés distraer con un televisor o radio,  a menos que la cocina sea muy grande, varias personas no podrán permanecer ahí por mucho tiempo; ¡pero!, si la cocina está integrada al comedor o sala, las conversaciones van y vienen mientras se preparan los alimentos, si tenemos una barra para desayunar en lugar de una pared para separar los espacios, la interacción  con familiares o amigos será mucho más positiva.

Universidades y escuelas de arquitectura han abarcado este tema y todos concuerdan en un punto: el efecto del espacio siempre debe ser en positivo, y generar felicidad.

 La propuesta es que: aunque haya un estándar de distribución de muebles, color e iluminación, siempre se debe organizar el espacio para vos, pensando en lo que te hace feliz. Por ejemplo: una persona introvertida usará el espacio para disfrutarlo en privado con áreas de lectura, descanso, posiblemente colores menos intensos, una persona extrovertida hará espacios para conversar con varios asientos, colores fuertes y espacios para varios invitados.

Un espacio público como una biblioteca tiene un fin determinado, que es el estudio y lectura, no hay nada nuevo con esto, pero entonces vamos a la intención del diseño, debe ser calmada, bien iluminada, sin distractores para permitir concentración y en este caso si debe haber una intención de mobiliario y sectores más confortables ya que se permanece más tiempo sentado estudiando o de pie buscando información.

Como recomendación y ejercicio, te invito a estudiar los espacios de tu hogar, a observar los detalles que pueden hacer que todo cambie, por ejemplo: si hay un área de la casa que no se usa o es poco atractiva, atrevéte a cambiarlo, eliminar lo que no es bello o funcional(W. Morris, Arts & Crafts) y dar nueva energía, si querés hacer que tus invitados se separen menos y conversen más, podés agregar unos cuantos asientos como taburetes o sillas sencillas para que la conversación crezca con más personas en un punto determinado de la casa. Cambiando el color de una pared que reciba luz natural de una ventana por algún tono cálido, harán más confortable el espacio, y si lo querés más sobrio utilizá un tono frío.

Siempre habrá tendencias y modas, pero el espacio es tuyo, para mí, como diseñador, es indispensable que el espacio y la personalidad del cliente se conecten, que el diseño de tu hogar hable por vos.

Roberto Fonseca

Deja un comentario