Estilos que trascienden…LuisXV y LuisXVI





Por Diseñador de Interiores Roberto Fonseca.

Al recorrer tiendas y centros comerciales, además de algunos hogares que ya tienen incorporados en su decoración muebles con estilos marcados, he encontrado algunos errores que son muy comunes a la hora de nombrar las piezas icónicas de épocas pasadas que todavía nos enamoran.

Y es que es importante reconocer que estilo estás utilizando en tus espacios, y  entre cuales es correcto fusionar, para no caer en errores y evitar que los espacios  luzcan en desequilibrio.

Para no abarcar muchos años de historia y precedentes que en este momento no son relevantes, iniciaré con los muebles LUIS XV o ROCOCÓ (Movimiento artístico que nació en Francia entre 1730 y 1770), para esta época de la historia la sociedad se había inclinado por lo sensual, refinado, superficial y sin influencias religiosas; sus líderes, por supuesto, serían los máximos exponentes debido a su poder económico.

Rococó viene de las palabras “rocaille” (piedras naturales y conchas) y “baroque” (barroco), ahora tiene más sentido ver el diseño de los labrados en la madera de los muebles. Este estilo se llena de curvas, diseños entrelazados por medio de conchas de moluscos, a la vista son muy ligeros y suaves, el estilo de las patas que se denominó CABRIOLÉ, es una de las características que no se debe confundir.

 

Estos periodos de tiempo fueron casi fugaces al ver su corta duración y debido a la inestabilidad política y económica que ellos mismos iniciaron.

Después del movimiento anterior se desarrolló el estilo LUIS XVI o NEOCLÁSICO, para esta época hubo una influencia indiscutible debido al descubrimiento de ruinas de las antiguas ciudades de Pompeya en Nápoles, Italia (1738) y Herculano (1748), dos descubrimientos de la belleza urbana de la antigua Roma, encontradas casi intactas al ser cubiertas por ceniza del Vesubio.

Se retoma lo imponente y limpio de la arquitectura descubierta y se traduce a la decoración y diseño de muebles donde predominan las líneas rectas, un gusto por la simetría y sobriedad. Con respeto al diseño de las patas: son rectas, de base cuadrada y representando las columnas de los templos romanos.

El diseño, claro está, evoluciona y hoy podemos encontrar piezas donde se mantiene la línea pero se combina con nuevas tecnologías y textiles, dando como resultado un estilo renovado pero sin perder ese espíritu enérgico y refinado de la historia.

Roberto Fonseca

Deja un comentario