Hipster…El estilo Alternativo y Antimoda de la Decoración.





Por Diseñadora de Interiores Ana Markessinis.

Muchas veces un movimiento social, o las pautas sociales que definen una estética o un grupo, se convierten en un estilo en la forma de vestir, y en este caso en la decoración.

Esto ha pasado con la cultura Hipster.

Definamos este término, que se asocia con lo alternativo, y comenzó con la música independiente.

Aunque se relaciona con la juventud de la última década, nació con el Jazz moderno en los años 40, y el gusto por esta música de los jóvenes de raza blanca, que adoptaron el modo de vida de los músicos de color de esa época, que se hacían llamar “Hip”, de ahí, se deriva el término “Hipster”

Se usa para describir la tendencia hacia lo «alternativo» o lo «antimoda», una subcultura o moda urbana enraizada en las clases medias y altas, compuesta por gente joven moviéndose de sus barrios al centro de la ciudad.

Les gusta el Skateboarding u otros deportes urbanos, visten con indumentaria sacada de las ventas de saldos y ropa usada, la comida orgánica, el consumo de la cerveza local, la escucha de la radio pública y otras elecciones de consumo no habituales. Con un gran sentido irónico de la moda.

Suelen frecuentar cafés culturales, bares pequeños o restaurantes acogedores y sus áreas de trabajo son las creativas, humanas o tecnológicas.

Se puede decir que existen pautas para tener una decoración Hipster. Teniendo en cuenta su origen, podemos entender su decoración como inconformista, vintage, orgánica y ecológica:

– La principal clave o pauta de esta decoración, es la perfecta mezcla de lo nuevo con lo viejo. Un equilibrio entre el pasado y el presente, con un toque ecologista, que pone de moda el diseño de muebles personales hechos con pallets y cajones. También se caracteriza por el uso de muebles modernos de firmas low-cost .

Se preocupan mucho del medio ambiente, de la naturaleza, y de intentar dejar un mundo mejor. Por eso antes de comprar, se intenta reciclar o utilizar objetos cotidianos para la decoración del hogar.

Los objetos comprados, en su mayoría serán piezas de anticuario, que le dará ese toque vintage, pero es importante que tu casa no parezca una tienda de segunda mano, por lo que deberás conseguir el equilibrio entre lo viejo y lo nuevo.

– La imagen general es desenfadada, sin pautas rígidas establecidas. Uso de texturas diferentes como ladrillos de cara vista, hormigón, estucado, todo sirve para darle personalidad a las paredes. Los elementos estructurales como: las vigas y las columnas originales de las vivienda, permanecerán vistas, embelleciendo así los espacios.

– Las telas son naturales sin tintes o productos químicos, por lo tanto la arpillera y el lino, son los reyes en sofás y butacas. Aunque los terciopelos tipo años 70, les encantan y van muy bien con los sofás vintage. Dando una imagen de modernidad.

– La gama cromática, normalmente tiende a colores neutros como son los beige, marrones, blancos y grises.

-Objetos icónicos.

– La bicicleta: Como vehículo diario se transforma en un objeto indispensable para la decoración.

– Tocadiscos antiguos en primer plano, como símbolo de lo alternativo que es escuchar discos de acetato.

–Las neveras Smeg de colores, como objeto icónico de la cocina.

– Los libros de segunda mano, no pueden faltar en tus estanterías.

Algunos títulos deben estar bien visibles, no importa si se han leído o no, lo importante es que estén en la casa y se reconozcan tanto las obras como sus autores.

Algunos ejemplos: Stuff White People Like, de Christian Lander. The Catcher in the Rye, de JD Salinger.

Algo, de Charles Bukowski. La contracultura en México, de José Agustín.

– Flamencos. Este curioso elemento decorativo, vino como una tendencia pasajera de verano, hasta instalarse en las casas con una perpetuidad. Muy utilizado en cojines, alfombras y estampados textiles. Su color rosa dará la nota de color.

-Piñas. Un “must have” para cualquier Hipster que se precie. Si te gusta este estilo cultural y decorativo, no puede faltar en tu casa, una piña. Puede ser natural, de cerámica, pintada sobre un lienzo, de bronce, en un estampado. Esto dará a tu casa un toque natural y divertido.

– Laminas con ironía en las paredes y el famoso bigote tan reconocido de este movimiento.

“Reflejás tupersonalidad en los espacios que habitás.”

Sin duda alguna, quién elija esta tendencia decorativa, tiene mucha personalidad.

Ana Markessinis.

 

 

 

Deja un comentario