Los Elementos en el Jardín Zen…





Por Diseñador de Jardines Estilo Japonés Alberto Carballo Bonini

¿Querés conocer el simbolismo en el jardín zen?  Una forma de entender los beneficios que puede traer a tus espacios este tipo de paisajismo…

Primera parte

Existe una máxima que dice que todo elemento dentro del jardín japonés estilo zen tiene un simbolismo y una función, así que si lo que buscas es dotar de sentido y disfrutar más de tu jardín zen debes procurar conocer más a fondo el significado detrás de cada planta, roca o escultura.

“La imaginación es parte de la diversión en el jardín japonés.”  Aseguraba un japonés  muy  apasionado en este tema que conocí, y por obvias razones ellos reconocen que el saber de antemano estos significados hará  que el disfrute de contemplar un jardín sea mayor.

En el jardín zen siempre vas a encontrar 3 elementos indispensables en la composición que son: las rocas, los árboles y el agua, esta última puede estar representada física o simbólicamente.

Las rocas representan islas rodeadas de un mar o incluso montañas rodeadas de la niebla, y su función es escultórica, tal como si fueran estatuas en un jardín e incluso para los japoneses antiguos las piedras contenían el espiritus de los Dioses. Recordemos que Japón es un conjunto de islas(archipiélago) de ahí la importancia geográfica de las rocas en la composición del jardín.

La grava de color blanco, generalmente,  a la cual se le ha peinado diferentes patrones en forma de anillos representa las ondas del mar o simulan las ondas del agua generadas por la  caída de una gota en un estanque.  La función de la grava color blanco era marcar lugares sagrados para ellos, normalmente lo hacían en los bosques.

Otra cosa que llama mucho la atención cuando ves  un jardín zen es el espacio “vacío”.  Los jardines secos se originaron en el periodo Muromachi (13363-1573) y son una expresión física de las ideas sobre el vacío de la filosofía del budismo zen;  éste es un elemento clave en el diseño de los jardines estilo zen.  Sin  el vacío no  existe o no se puede tener algo.  Los espacios vacíos en el diseño del jardín zen tienen la función estética de dar equilibrio a la composición.

 Los números impares en las rocas,  árboles y demás elementos es una de las principales reglas de diseño, y viene de la antigua creencia de la buena suerte de utilizar estos números 1,3,5,7, principalmente, razón por lo cual, no es raro ver agrupaciones de rocas con estas cantidades dentro del jardín zen, con el fin de generar asimetría en la composición. Hay que evitar números pares, para evitar el “infortunio” que puede venir a tu casa, al utilizar por ejemplo una agrupación de 4 piedras, ya que la palabra 4(四) en japonés pronunciado  (shi),   se pronuncia igual que la palabra muerte  (死) en el mismo idioma, algo en definitiva a tener en cuenta ¿no crees?

No te perdás mi próximo artículo, en donde te contaré más sobre la simbología, para que lo tomés en cuenta a la hora de realizar uno en tu hogar, oficina o comercio, porque éstos siempre serán una muy buena idea en cualquier espacio.

Alberto Carballo Bonini

Aromas para tu hogar





Por Diseñadora de Interiores Lily Montero

El aroma, como te contaba en un artículo anterior, va de la mano de la decoración, un espacio en total equilibrio decorativo y con aroma agradable es salud para vos y para quienes ingresen a él.

Por esto es importante que las esencias que utilicés en tus espacios sean acordes a la función o sensación que deseas generar.

Acá te comparto algunas ideas aromáticas que podés incorporar a las zonas de tu hogar:

Romero: Es un maravilloso estimulante. Combate el estrés y la ansiedad, además mejora la capacidad de concentración y memoria, por lo que es un gran aliado en las zonas de trabajo y estudio.

Limón: El aroma a cítricos purifica el aire y transmite alegría. Ayuda a combatir la depresión, combate el cansancio y la apatía, además facilita la concentración. Es ideal para áreas sociales (cocina, comedor, terraza), además áreas de trabajo y estudio.

Lavanda: Tiene propiedades calmantes por lo que favorece el sueño. Además de ser un repelente natural contra algunos insectos. Recomendado para áreas privadas (dormitorios, baños, zonas de descanso)

Verbena: Es una planta con aroma a cítrico por lo que potencia la creatividad y capacidad de trabajo, lo que la hace ideal en zonas de trabajo. Además tiene propiedades antidepresivas, ayudando a revitalizar el ánimo.

Jazmín: Su delicioso aroma ayuda a levantar el ánimo, relajar y calmar la mente. Por lo que es ideal en dormitorios y zonas de descanso. Además se le atribuyen propiedades afrodisíacas.

Menta: Es un potente estimulante y vigorizante. Su aroma refrescante ayuda a respirar mejor, además favorece la memoria y la concentración. Reduce la ansiedad y combate la depresión. Recomendado en zonas de trabajo y estudio, además de áreas sociales.

Artemisa: Posee propiedades analgésicas y antiinflamatorias. El olor que desprende aleja la negatividad y facilita la relajación en momentos de estrés. Ideal en zonas dedicadas a la meditación y en dormitorios. También en áreas de trabajo y estudio en donde se trabaja bajo presión.

Pachuli: Ayuda a levantar el ánimo ya que estimula la producción de endorfina, dopamina y serotonina o las llamadas “Hormonas de la Felicidad”. El lugar en donde lo coloqués es opcional ya que dependerá del estado de ánimo de las personas.

Ahora, ¡dale aroma a tu hogar y salud a tu vida!

Lily Montero

Prácticas ideas para lograr un hogar perfecto este 2019





Por Arquitecta y Diseñadora de Interiores Sandra Avilés

Muchas veces no logramos que los espacios se vean tan bien como lo deseamos, y en algunas ocasiones sucede porque simplemente no tenemos el conocimiento necesario para complementar las ideas que visualizamos y concretar la decoración ideal. 

Te comparto algunos consejos para que logrés espacios personalizados, equilibrados, y repletos de energía:

Una buena Planificación:

Antes de decorar cualquier ambiente de una casa,  hay que tomar en cuenta desde las entradas de luz, los metros cuadrados de cada espacio y tus necesidades.

Una  buena planificación es el secreto del éxito.

 

Luminosidad:

Potenciar las entradas de luz natural y su circulación por todos los rincones de la casa.

Tomá en cuenta que esto tiene la  capacidad de modificar desde el color, hasta la sensación de amplitud y calidez de las estancias.

 

Pensá en el futuro:

Valorar las necesidades presentes, es vital, pero también pensar en las futuras al planificar desde la distribución hasta la elección de ciertos muebles. Lo más práctico es que el mobiliario  sea fácil de mover y versátil.

 

Utilizar colores Neutros:

Nunca pasan de moda los colores neutros que tienen la capacidad de reflejar y multiplicar la luz, rebajar la presencia de las piezas más voluminosas y crear ambientes acogedores.

 

Prescinde de tanto espacio dividido:

Menos es más. Descompartimentá el espacio, porque es mejor tener menos espacio pero generoso, que muchas áreas pequeñas. Además, evitá espacios intermedios como pasillos o recibidores. Es mucho más recomendable dividir con muebles o ventanales.

 

Distribuye hacia el exterior:

Orientar la decoración hacia las fuentes de luz, como los ventanales.  Así, en el salón la sala de estar  frente a un  ventanal y en el dormitorio, ubicar la cama en el paralelo a la misma.  Colocar los objetos o muebles  más voluminosos a las paredes.

 

Unidad Decorativa:

Si lo que se busca es armonía, no proyectés las estancias individualmente. Elegí un estilo, revestimientos y una paleta base, y decora toda la casa acorde con ellos introduciendo algunos matices. En algunos estilos la presencia de la madera, las fibras naturales y las piezas de mobiliario en gris, crean una sensación de conjunto.

 

El color de las paredes:

A la hora de elegirlo, no te dejés llevar solo por las modas. Blancos, beige o piedras son decisiones seguras, ya que tiene un carácter atemporal y son fáciles de combinar. No pasaran nunca de moda y dan la sensación de calidez y amplitud.

Muebles en proporción:

Elige los muebles de formas y tamaños proporcionales al espacio. Tan contraproducente es un sofá muy grande en un espacio pequeño como uno reducido en un ambiente amplio.

 

Potencia la circulación:

Asegúrate de que la ubicación de los muebles no dificulte la circulación ni el acceso a puertas ni al contenido de otros espacios. Entre el sofá y la mesa  de centro, por ejemplo, deja unos 40 cm. Y respeta las zonas de paso, dejando un espacio cómodo entre sillón y mesa.

Cuida las puertas:

Marcan las transiciones y tienen mucha presencia dentro de la casa.

Las  de Madera y acristaladas, son decorativas por si solas, por lo que debes cuidarlas.

Laqueadas, es una alternativa más actual y de moda.

En un próximo artículo te estaré dando más ideas y consejos para que logrés la decoración ideal en los espacios de tu hogar.

Sandra Avilés