Lográ un bello Jardín Zen según la Estética Japonesa.





Por Paisajista y Diseñador de Jardines Estilo Japonés Alberto Carballo Bonini.

El concepto de  belleza varía entre diferentes épocas y las  distintas culturas, en el caso de la cultura japonesa lo que es considerado estéticamente bello dista mucho de los cánones occidentales, tanto que resulta desconcertante en muchos casos para los ojos del jardinero occidental cuando hablamos de jardines y paisajes.

En occidente estamos más acostumbrados a considerar deseable el concepto de belleza griega, donde las líneas simétricas, las formas refinadas, las proporciones áureas buscan alcanzar la perfección de la obra.

En cambio si lo que querés es lograr un auténtico jardín del estilo japonés debés buscar la belleza de lo inacabado o lo que es lo mismo el wabi sabi, “la belleza de la imperfección”, un concepto bastante abstracto y difícil de explicar con palabras, incluso para el japonés promedio, pero el wabi sabi japonés extrae de la naturaleza sus tres ideas básicas:

  • Nada es perfecto
  • Nada es permanente
  • Nada está completo

Wabi sabi es un sentimiento que evoca melancolía, armonía y equilibrio derivado de lo imperfecto de la decadencia y el paso del tiempo en los elementos.

Propiamente hablando del jardín zen se valora más si las cercas de bambú reflejan el deterioro por el paso del tiempo, se evita barnizarlas y darles brillo (algo que acostumbramos mucho los occidentales), las piedras cubiertas de musgo, los árboles doblados por el viento y helechos que cubren las piletas de agua, son parte de la escena que ayuda a generar esta sensación bucólica.

Reducida a su esencia más íntima, el Wabi Sabi es el arte japonés de la búsqueda de la belleza en la imperfección.

El concepto es ambiguo incluso por definición, la palabra wabi se refiere en un principio  a vivir en soledad en la naturaleza, lejos de la sociedad, por otro lado Sabi se traduce como frío, flaco o marchito, pero ya juntos hace referencia a la belleza de lo imperfecto o inacabado o defectuoso. Luego con el tiempo la palabra adquirió un significado más positivo.

Rápidamente los maestros de la ceremonia del té en Japón adoptaron una práctica del ritual del té más austero alejado de la pomposidad y brillo de la cultura china, siendo el sentimiento wabi sabi encontrado en lo sencillo de las tazas y utensilios del té y el aspecto muy natural del jardín que rodea la casa de té. ( Roji niwa)

El concepto  de la visión estética del wabi sabi  ganó adeptos en todo el mundo y se ha visto reflejado en diferentes escenarios desde los jardines japoneses, muebles, alfarería, Ikebana, ceremonia del té, poesía japonesa, arquitectura y diseño de interiores.

El wabi sabi combina la atención de la composición del minimalismo, con la calidez de los objetos provenientes de la naturaleza, por eso olvídate de utilizar plantas plásticas, barnizar la madera, pintar las linternas y limpiar prolijamente las hojas caídas de tu jardín, busca más bien una estética rústica y apegado al paso del tiempo en los objetos.

Recuerdo  una anécdota cuando por accidente quebré un  pequeño borde del sombrero de una linterna japonesa causándole un grieta al transportarla al jardín de un cliente y nuestro operario la intentó girar  hacia la pared para ocultar esa pequeña imperfección para que pasara inadvertida, en ese momento recordé que en la imperfección está en esa belleza singular que  permite aceptar pacífica y serenamente el ciclo natural y decadencia de la vida, donde  más bien  hay que celebrar la imperfección mostrándola,  volví a girar la pieza con esa pequeña fisura, el wabi sabi estoy seguro nos lo agradeció!

 

Deja un comentario