La Oficina en Casa

Por Diseñadora de Interiores Lily  Montero

Estamos viviendo tiempos de cambios que sin duda se implementaran a largo plazo, si bien es cierto el teletrabajo se ha venido poniendo en práctica desde tiempo atrás, la situación actual lo ha instaurado a mayor velocidad, y las personas se están adaptando rápidamente al trabajo desde casa.

Éste no solo es un cambio en el estilo de vida, sino también en los espacios del hogar, así como tal, tiene sus pros y contras, desde el tema de horarios hasta el evitar desplazamientos, presas, llegadas tardías, pero dependiendo de donde instales tu zona de trabajo éste se convertirá en una idea agradable o en un dolor de cabeza, además de si logras realizar un trabajo realmente productivo o por el contrario te vas a estancar.

Por esa razón es importante que adaptes un espacio de tu hogar especialmente para desarrollar tus labores cotidianas, donde, además, cumplas con un horario, y al finalizar tu jornada regreses a tu hogar, aun estando en él todo el día.

Hoy te traigo una serie de ideas para que logres un espacio adecuado, agradable y funcional, en el que te sientas a gusto para pasar tu tiempo de trabajo.

Para crear una zona de trabajo no es necesario grandes espacios, ni una habitación completa, tampoco una gran inversión, basta creatividad e imaginación para lograrlo.

  • Diseña un espacio agradable: vas a pasar mínimo 8 horas en él trabajando, es importante crear una atmósfera agradable que te ayude a concentrarte. Elige tu estilo favorito, colores que te transmitan tranquilidad y dinamismo. Busca un rinconcito de tu hogar que te permita trabajar en calma, siempre tenemos espacios subutilizados en el hogar, ese quizás es el que está esperando tu mesa de trabajo.
  • Elige un lugar con luz natural: Si es posible la zona de trabajo debe ser luminosa, la luz natural te ayudará a trabajar mejor, es beneficiosa para la vista, además te ayudará a ahorrar energía y crear dinamismo.

  • Entrada de luz: Es ideal que tu escritorio se ubique a un lado de la entrada de luz, esto ayudará a que no fuerces la vista; como complemento a la iluminación natural ubica una lámpara de escritorio, preferiblemente con luz led, al lado opuesto de la entrada de luz natural, para que logres iluminación de ambas partes.
  • Implementa tu estilo: Vas a pasar largas horas en este espacio por lo que es importante que estés a gusto en él, tus preferencias y tu personalidad se deben ver reflejadas, para que tu creatividad fluya sin problemas y tu trabajo sea eficiente, utiliza colores que te inspiren, objetos decorativos de tu agrado, coloca plantas,  siempre animarán el espacio.
  • Colores: lo ideal es que utilices colores claros, no solo ayudan a que logres mayor concentración, sino, ayudarán a ampliar la iluminación, por ende visualmente el espacio se apreciará más amplio.

  • Orden: Muy importante, si no tienes en orden tu espacio, tu trabajo tampoco lo estará, y serás menos eficiente.  Deja a mano sólo las cosas necesarias de uso diario, incluye en este espacio mesas con gavetas, estantería, archivadores, elementos que te ayuden a mantener el orden, guardado y clasificado.

  • Comodidad: Sabemos que los espacios de muchos hogares son un poco reducidos y cumplen con las funciones justas y necesarias, pero el hecho que tengas que instalar tu zona de trabajo en un rincón de la sala, el comedor, el dormitorio o la zona bajo las gradas, no significa que no puede ser cómodo y agradable, siempre se puede lograr, y si cuentas con el privilegio de dedicar un espacio mucho más amplio, incluso una habitación completa a esta zona, mejor aún, ya que podrás instalar un sofá, una butaca o un rincón de lectura o meditación para que te puedas desconectar algunos minutos en momento de mucho estrés.

  • Plantas: las plantas son fuente de vida, así que colocar algunas o una en tu zona de trabajo será un complemento ideal para avivar y darle salud a este espacio. Las plantas dan, además, color al espacio, decoran y transmiten buenas energías.
  • Mobiliario indicado: el punto, quizás más importante es éste, ya que de él dependerá la comodidad al trabajar, la mesa o escritorio debe ser cómodo, y dependiendo de la zona que escogiste para trabajar, deberá estar acorde al resto del mobiliario que se encuentre a su alrededor, una idea muy ingeniosa, y ya se logra ver en el mercado, es el mobiliario que se puede convertir haciendo que desaparezca visualmente cuando no está en uso.

  • Tu presentación: por último y no menos importante, recuerda que trabajar en casa no significa que podrás hacer lo que quieras, deberás cumplir con un horario y organizarte igual que lo haces en tu trabajo, existen estudios que confirman que cuando una persona trabaja desde casa y no cuida su apariencia personal, no se baña, trabaja en pijamas, no pone límites de visitas, recibe llamadas fuera de las relacionadas con el trabajo, es mucho menos productiva, contrario a las que se organizan con un horario, toma el baño temprano y se viste de manera adecuada en su tiempo laboral, su trabajo es mucho más productivo y eficiente, además se evita estados de depresión en la que caen muchas personas al no salir tanto de casa.

Ahora, ¡manos a la obra y a crear ese espacio de trabajo a tu estilo, cómodo y más eficiente!

Estamos para servirte y asesorarte, no dudes en contactarnos.

Lily Montero

Diseñadora del Espacio Interno

Dale a tus espacios color Esperanza…

Por Decoradora de Interiores Jacqueline Hernández.

Hace unos días tuve la oportunidad de llevar vida y color a un nuevo espacio a través de un proyecto que me encantó realizar.  Les cuento que nuestra clienta, que está enamorada del color verde, y ya lo había implementado en una pared de acento de la sala, por lo que de ahí nació la idea y empecé a darle forma y definir un concepto. Trabajando con el color verde y aprovechando al máximo parte del mobiliario con el que ella contaba, como los sillones y un hermoso piano, la idea era reducir costos y  lograr darle  al espacio un sinfín de sensaciones y opciones decorativas, pero ante todo, representó la opción perfecta para dar un toque fresco y vivo a la decoración de la sala y el recibidor.

El color verde está asociado a la  esperanza, a la positividad, a la alegría, a la paz y a la armonía, combinado correctamente con materiales y texturas naturales y con otros colores neutros, aporta un extra de frescura. Me enamoré de los contrastes y cambios atrevidos que obtuvimos, al optar por incorporar el color verde que tenía ya una pared, definitivamente resultó una opción de mar de enérgica. Los detalles decorativos jugaron un papel fundamental en esta decoración, el papel tapiz exótico con su grandes hojas verdes y fondo beige, nos dio una armonía espectacular, no podía faltar los elementos naturales, por eso colocamos en la pared del fondo del recibidor una lámina en madera de teca y el piso laminado para lograr un espacio más acogedor, se incorporó textil alusivo y escogido exclusivamente al concepto de la decoración, por último no dejamos de lado los accesorios como lámparas de color negro y adornos que nos aportaron brillo y elegancia. Definitivamente  ya no hablamos de tendencias de los 90, el color verde vino para quedarse.

Recuerda, no le tengas miedo al color, siempre se puede modificar. Pasamos mucho tiempo pensando en el color de la pintura para nuestro hogar, pero la realidad es que puedes cambiarlos muy fácilmente y lograr de manera práctica y económica cambios sorprendentes en la decoración de tus espacios.

Jacqueline Hernández

Decoración de Interiores