La sala de estar

A la hora de decorar la sala de estar, recordá que lo más importante es que quienes habitan la casa y sus invitados se sientan a gusto.

Podés escoger un objeto, natural o artificial (una flor, un cuadro, un jarrón, etc.), algo con lo que te sintás identificado(a) y a partir de ahí empezar a crear tu propia sala, de ese objeto tomarás colores, texturas, diseños, lo más importante es que tu parte creativa empiece a explorar. No olvidés el estilo que querés transmitir en ella.

En cuanto a los colores, es importante saber que lo mejor es tener tres tonos, el principal, el secundario y el de acentuación, el cual se debe repetir al menos tres veces. Lo ideal es combinar colores fríos y cálidos. Por ejemplo blanco, gris y rojo, el blanco cumplirá la función de principal, esto quiere decir que estará en mayor parte por ejemplo las paredes, el gris será el secundario, como en los muebles y el rojo el de acentuación, una sola pared, un jarrón, un cuadro, o bien una alfombra, ahí es donde deberás ser más creativo(a).

No te olvidés de los detalles que hacen que la estancia sea un lugar acogedor o por el contrario frío y no invite a quedarse en él.

Manos a la obra!

 

 

 

 

 

 

Remodelando la Cocina

Luego de un tiempo es hora de renovar ese espacio tan necesario de la casa, donde si bien no pasamos todo el día, si pasamos una buena parte de él, además es un espacio donde nuestra creatividad culinaria debe florecer todos los días y esto sucederá si nos ayudamos con una buena apariencia de ese lugar, la cocina.

Acá te daremos unos tips para que logres una remodelación acertada en la zona de tu cocina.

Define prioridades: Antes de que decidas la distribución es importante que definas tus prioridades. Para empezar hay que recordar que este es un espacio de trabajo. Puedes hacer una lista en la que anotes lo que te gusta y lo que no de tu actual cocina, definir que electrodomésticos necesitas, si requiere de alacena, etc.

Renueva las instalaciones: Aprovecha los trabajos para renovar la instalación eléctrica y sustituir las viejas cañerías de agua. Es importante prever el número de enchufes que necesitas y calcula una toma de tierra, como mínimo, para el horno, refrigerador y la placa de cocción.

Elige la mejor distribución: La distribución va de la mano con los metros disponibles y por la forma de la planta. Lo más importante para conseguir trabajar con la máxima comodidad es que las tres zonas que integran la cocina-cocción, lavado y almacenaje-dibujen un triángulo imaginario. Es la manera de evitar desplazamientos innecesarios.

Isla central: Esta distribución es muy práctica pero necesita mucho espacio, por lo que se debe analizar muy bien, alrededor de la isla debe haber una zona de paso de, como mínimo, 90 cm. Una de las ventajas de la isla es que puede albergar diferentes áreas: cocción, lavado, trabajo, y uno de sus inconvenientes es que la instalación eléctrica y la fontanería se empotran en el suelo.

Península: Si la cocina es alargada y te interesa separar diferentes zonas, por ejemplo, el office de la zona de trabajo, puedes pensar en instalar una península. La península te permite ganar superficie de trabajo en la cocina y, además, crear un espacio diferencia al resto de la encimera y dependiendo de cómo equipemos la península su funcionalidad se puede multiplicar.

Armarios: Calcula cuántos armarios necesitas, mira los que tienes ahora y piensa en cuantos más necesitarás para guardar todos los enseres de cocina y despensa. Recuerda que los armarios te ayudaran a que la cocina se vea ordenada y limpia. A nivel orientativo, se calcula que una familia de cuatro miembros necesita cinco metros lineales de armarios (entre altos y bajos), igual se debe valorar cada caso por separado.

Valora la medida de los armarios: Para sacar el máximo partido al espacio, debes conocer las medidas de los módulos existentes en el mercado. Para tener una idea, los bajos tienen una profundidad de unos 60cm, aunque algunos miden entre 15 y 20 cm más, y un ancho de entre 20 y 120 cm. Los armarios altos miden 35 y 37 cm de profundidad y entre 35 y 110 cm de alto.

Muebles: Por las condiciones ambientales que se dan en la cocina, es importante que el mobiliario resista bien el calor y la humedad. Si te decides por la madera, asegúrate de que está bien protegida con barnices y, si puedes, opta por una tropical, mucho más resistente; los laminados son los más económicos, y los lacados son algo más delicados.

Suelo: Una de las cualidades que hay que exigirle al piso de la cocina es que sea resistente. El gres, con su infinidad de acabados, texturas y medidas, es uno de los más recomendables. El barro, mármol y mosaico son más porosos y vulnerables. También se puede optar por la madera, aunque lo mejor es el parquet sintético, bello y sufrido.

Encimera: La encimera debe ser de un material muy resistente y fácil de mantener para soportar el contacto con los utensilios calientes y con las salpicaduras. El mármol y el granito son los más utilizados, aunque cada vez ganan más peso los sintéticos, por su fácil instalación y bajo presupuesto. También pueden ser de acero, laminado o de madera tratada.

Superficie de trabajo: En la planificación de la cocina, asegúrate de que contarás con suficiente espacio para trabajar y manipular los alimentos con holgura. Como orientación ten en cuenta estas medidas: junto al fregadero deben quedar entre 40 y 60 cm, el mismo espacio que reservarás al lado del horno. Calcula 40cm de encimera libre a los lados de la placa.

Paredes: Las paredes de una cocina deben estar bien protegidas, ya que continuamente están expuestas a salpicaduras, vapor, cambios de temperatura. Por eso hay que revestirlas con un material resistente y fácil de limpiar. Si eliges un material más delicado, protege la pared de la zona de cocción con una plancha de acero o de material sintético.

Puertas y ventanas: Si la carpintería es antigua, aprovecha la reforma para renovarla. Sustituye las ventanas por otras de madera, aluminio o PVC. Las de aluminio son las más económicas, aunque las que menos aíslan. Puedes escoger entre diferentes tipos de apertura (correderas, ventila, guillotina). Las correderas, sin ángulo de apertura, optimizan el espacio.

Ubicación: Uno de los aspectos que hay que pensar es dónde ubicar los electrodomésticos. La cocina es quizá la protagonista. Si la zona de la cocina es pequeña, instala una plantilla de dos fuegos. Coloca el lavavajillas junto al fregadero, el refrigerador cerca del área de cocción, y el horno y el microondas es mejor en columna o torre.

Puntos de luz: En la cocina es imprescindible contar con buena iluminación. Lo ideal es que disponga de una luz general, puedes optar por focos repartidos o por un único punto de luz; para el office elige una luz cálida, ya sea una lámpara suspendida o unos apliques.

Iluminación del área de trabajo: En la zona de trabajo hay que cuidar la iluminación, ya que es muy importante que no existan sombras que puedan entorpecer el trabajo diario. Si instalas armarios altos puedes incorporar focos empotrados que iluminen la encimera. Si no, opta por apliques de pared. Como la luz indirecta, las vitrinas con luz son perfectas.

Luz natural: Si cuentas con un punto de entrada de luz natural en la cocina, ventana, salida a una terraza, tragaluz, aprovéchalo al máximo. Planea una distribución que no entorpezca la libre circulación de la luz, por ejemplo con predominio de muebles bajos, elige revestimientos claros que potencian la luminosidad y coloca cortinas vaporosas.

Office cálido: En cocinas amplias es habitual incorporar un office equipado con una amplia mesa. Ubícalo en una zona que disfrute de la luz natural y diferéncialo con un revestimiento o un pavimento más cálido, ya que esta zona no está tan expuesta al desgaste. Otra opción es utilizar la zona de la isla o la península para instalar una barra volada.

Cocinas pequeñas: Si la cocina cuenta con poco espacio, quizá te interese recurrir a los electrodomésticos compactos y polivalentes. Entre los primeros, puedes encontrar hornos y lavavajillas de 45cm de ancho. Los polivalentes son aparatos que reúnen dos electrodomésticos en uno, como los hornos-microondas.

Fuente Revista Cocinas y Baños

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La iluminación en la decoración

La iluminación cumple un papel muy importante en la decoración de interiores, está ha dejado de ser solo algo funcional y se ha convertido además en algo estético, creando una atmósfera agradable a nuestro espacio y ayudando a acentuar lo que decoremos.

La iluminación logra transformar el espacio, para conseguirlo debemos saber qué tipo y cantidad de luz debemos colocar en las diferentes habitaciones. Si sabemos elegir correctamente las lámparas y artefactos y darles la distribución correcta, podemos obtener la atmósfera deseada para ese espacio tan importante.

Iluminación Natural

Es aquella que proviene del sol, y sin duda sumamente importante, ya que dependemos de ella durante las horas del día. En los últimos tiempos se ha tomado conciencia de lo necesario que es el ahorro energético no solo por dinero sino por nuestra propia vida, la entrada de este tipo de luz a nuestros espacios depende de las aberturas transparentes que posea cada lugar, ventanas, puertas y tragaluces, además de la ubicación geográfica en la que se encuentren.

Las características de la luz natural son: luminosidad, intensidad, reflexión y tonalidad.

La cantidad de luminosidad varía de acuerdo con el tamaño del lugar por donde ingresa, podemos regularla con cortinas, persianas, mamparas, etc. De igual forma la intensidad puede ser graduada mediante el mismo sistema anterior.

La reflexión dependerá de los objetos o tipos de pinturas que tendremos en el interior del espacio ya que en ellos se reflejara la luz.

Y la tonalidad depende de la hora del día, por la mañana tendremos luz blanca y por la tarde la luz será roja.

Teniendo conocimiento en este tema será más simple lograr ambientes más agradables.

Iluminación Artificial

Contar con la iluminación artificial es indispensable cuando la luz del sol se va. Ésta es tan importante como la natural a la hora de decorar, hay que tomar en cuenta siempre como se ve un objeto con la luz natural y cómo se verá durante la noche. Para que una decoración maravillosa durante la luz del día continué siendo maravillosa durante la noche es importante reconocer los efectos que causan cada tipo de luz artificial.

Iluminación incandescente: nos da una luz cálida, amarilla (halógenos, foco o bombillo redondo, velas). Suele ser usada en sitios donde no se necesite forzar la vista para cumplir alguna tarea.

Iluminación de descarga: nos da una luz fría, blanca (fluorescentes). Este tipo de iluminación nos favorece en áreas de trabajo, como la cocina, el escritorio, en el baño, en el área de los espejos donde se suele maquillar ó barbear.

Cada una de ellas cumple con una función y es importante saber cuáles son los lugares que las requieren y no colocarlas donde más nos parezca.

Iluminando un espacio interno

Existen tres tipos de iluminación y debemos guiarnos por ellas para que el uso práctico y estético de nuestro espacio habitacional o laboral sea el indicado.

Iluminación ambiental: es aquella que da luz de manera general, es colocada en el cielo raso, en el centro de la habitación, es requerida en lugares que requieran de suficiente luz, como el baño, pasillos, cocina, dormitorios, etc.

Iluminación puntual: es aquella luz que está dirigida a un objeto específico y no afecta a la ambiental, como a espejos, cuadros, mesa, etc.

Iluminación decorativa: cumple con un papel meramente estético antes de funcional, sirve de complemento en la decoración del hogar u oficina.

Recordemos que la iluminación debe formar parte de un todo a la hora de pensar en la decoración o el diseño del espacio, que no se exceda ni se empobrezca la cantidad de luz, el color de las paredes, muebles, objetos como cuadros ó adornos deben ser considerados también para que la iluminación tanto natural como artificial pueda cumplir con el propósito que tanto deseamos.

 

 

 

El dormitorio principal

A la hora de decorar un dormitorio, lo que se desea es crear un ambiente relajante en el cual logremos conciliar el sueño, y nos invite a estar en él; debemos pensar en un todo, el color de las paredes, la cama, el colchón, la iluminación, si somos uno o dos, en fin, todo aquello que creamos sea necesario en esta habitación.

Acá te traigo varias ideas para que ese espacio que es tan íntimo se convierta en tu santuario.

• Distribución: la cama es la pieza clave en todo dormitorio, recuerda que esta debe tener presencia en la habitación pero no sobrepases su medida, está debe estar acorde con las dimensiones del dormitorio, es importante dejar espacio a los lados para las mesas de noche, 40 cm como mínimo. Es importante que el respaldar de la cama no quede detrás ni frente a las ventanas, esto con el fin de que la luz no te moleste.

• Color de las paredes: los colores más recomendables en un dormitorio son los tonos cálidos, claros y suaves, aquellos que nos transmitan sentimientos de relajación y descanso, el beige, el salmón, crema, palo rosa; también resultan bien los turquesas, grises, verde agua. Lo importante es que el color o colores que se apliquen sean los indicados para tu personalidad o la de ambos, en este punto es importante estudiar un poco más sobre los efectos de los colores (psicología del color).

• Pisos: la madera o los pisos laminados son los más recomendables para un dormitorio, además podés colocar una hermosa alfombra, esta ayudará a dar confort y a complementar la sensación de calidez que se busca en el dormitorio.

• La cama: es, como mencionamos anteriormente, la pieza principal del dormitorio, por eso es importante escoger para ella el mejor colchón, con un soporte confortable y duradero, al igual que la almohada, no comprés solo por precio sino por calidad.

• El respaldar: se pueden usar altos y rectos, sin sobrepasar el 1.30cm, o bien inclinándose más a lo clásico, un respaldar de pocos centímetros también es hermoso, los hay en cuero, tela, madera. Hay varias opciones con las cuales usando tu creatividad te quedará muy bien, por ejemplo podés optar por el respaldar integrado a un mueble modular con las mesas de noche, o uno multifuncional que además te sirva para colocar el libro que estás leyendo. Por otro lado, si el presupuesto es corto o simplemente no te gusta este tipo de respaldar, existe la alternativa de decorar la parte trasera de tu cama con vinilos decorativos o adhesivos de otro material o bien si tienes la habilidad, podés crear tus propios diseños con un esténcil, pincel y pintura, esto le dará a la habitación un aire mucho más original.

• Mesas de noche: normalmente vienen con la cama, son muy útiles aunque no indispensables, el objetivo principal es la iluminación secundaria y bien para colocar algún libro o el control de TV, lo ideal es que sean a la medida y que sean un todo con la cama, podés encontrar variedad de ellas, escoge las que mejor se adapten a tu cama.

• Vestidor: un elemento indispensable, tener un espacio para guardar la ropa sin que esta sea visible, es necesario. Lo ideal es que estén integrados a la pared, y si tienen un tabique en la parte superior te será muy útil para guardar ciertos objetos que se usan sólo en alguna época del año. Si tienes espacio te recomendamos un walk in closet, el cual podrás ubicar entre el dormitorio y el baño, te dará mucha más privacidad.

• El tocador: si tienes el espacio y quieres dar un toque femenino, no dudes dejar un lugar para el tocador. Recuerda elegir el mueble adecuado con el estilo (mesa, silla, espejo).

• Las ventanas: al vestir las ventanas podrás jugar con texturas, colores y diseños, debes tomar en cuenta que han de estar acorde a la ropa de cama para que sea un conjunto armónico.
Las puedes conseguir en linos, algodones o hilo, éstas serán mucho más livianas y frescas, para dar un ambiente mucho más informal, por otra parte si hay suficiente espacio se puede optar por cortinas un poco más pesadas o bien, dobles cortinas, por ejemplo visillo y cortina con tela más tupida, acá encontraras un estilo más elegante y formal.

• La ropa de cama: igual debe ir muy a tu gusto, de ella dependerá muchas veces el descanso que logres en tu dormitorio, las sábanas 100% algodón son las más recomendadas.

• Iluminación: un tema básico y que nunca se debe pasar por alto. Para planificar la iluminación artificial del dormitorio hay que plantearse tres tipos básicos.

1. Iluminación general: un punto de luz en el techo es perfecto para iluminar con rapidez la habitación.

2. Iluminación indirecta: te ayudaran a crear una atmósfera más íntima, para esto se puede usar en las mesas de noche luces indirectas, tales como lámparas con pantalla o de retroalimentación con fluorescentes cálidos.

3. Iluminación auxiliar: esta es aquella que se utiliza sólo en ciertos lugares, como por ejemplo la que se coloca en cada mesa de noche y con ella no interrumpes el sueño del otro, es una luz muy tenue.

Por otra parte está la luz extra, esta es la que puedes colocar dentro de los armarios, halógenos para destacar algún cuadro, o de señalización en el suelo, por ejemplo el camino al baño.

• Detalles confortables: todo aquello que te resulte grato para tu habitación, le brinde belleza y te invite al descanso debe ser colocado ahí, sin duda alguna los consentidos número uno son los cojines, son los grandes aliados, sobre la cama, o la alfombra brindaran calidez. Una butaca descalzadora o una cama con dosel, además de ser muy útil aportará un aire acogedor al dormitorio.

• El baño en el dormitorio: no es indispensable pero sí muy práctico, si cuentas con espacio, no dudes en tenerlo. Los hay separado totalmente por una pared ó puerta, pero también se puede independizar con un murete a media altura, un panel de cristal, un acceso sin puerta o un mueble bajo, también puede servir un cabecero alto o simplemente un armario.

• Un buen aislamiento: por sobre cualquiera de los puntos anteriores debemos situar este, que no por ser el último es el menos importante, al contrario, sabemos que el color, la iluminación, el colchón, la almohada, influyen en el descanso, pero tener un dormitorio donde existe mucho ruido como el tráfico de la calle o el simple ruido de los vecinos puede causar trastornos en el sueño o interrumpirlo completamente. Existen aislantes de ruido que serán muy útiles en los diferentes casos, sólo debe tomarse el tiempo para elegir el mejor y lograr que ese dormitorio no sólo sea hermoso sino confortable.

 

 

 

 

 

Estilo Zen

Si te inclinas por la paz, la relajación, la espiritualidad, sin duda este es tu estilo.

Por eso es importante saber que el Zen es más que un estilo decorativo, es una forma de vida, una disciplina espiritual.

Las verdaderas raíces místicas y filosóficas del Zen se encuentran en la vida y enseñanzas de Buda, e incluso podríamos ir mas atrás hasta las tradiciones espirituales del Hinduismo recogidas en Los Vedas.

El Zen alcanza su expresión definitiva en Japón a mediados del siglo XIII, influyendo en la mentalidad y las costumbres de la cultura tradicional japonesa, donde todavía se sigue practicando y enseñando en las diversas escuelas y monasterios Zen.

El Zen llega a occidente en las últimas décadas del siglo XX, influenciando con su filosofía y práctica en diversos ámbitos, entre ellos la arquitectura y la decoración.

La filosofía o base espiritual del Zen se centra en la iluminación y búsqueda de armonía y paz interior a través de acciones simples y cotidianas proporcionando en todo momento un sustento para la vida diaria.

El arte de la pintura o la caligrafía, la meditación, los rituales, las artes marciales, la ceremonia de servir el té o el arreglo de flores, son algunas de las actividades que van definiendo el Zen e influenciando con su simplicidad en la vida cotidiana.

Cada una de estas actividades tiene como objetivo la iluminación. Todas exploran distintas características de la experiencia Zen y pueden ser usadas para entrenar la mente y llevarla en contacto con la realidad última.

Estos mismos conceptos son los que inspiran al Zen en nuestra cultura, acercando su estilo de vida a las construcciones, objetos y formas de vida contemporáneas.

Características del Estilo Zen

Busca alcanzar la armonía y la tranquilidad deseada por todo ser humano. Se puede decir que en Occidente su filosofía se adapta al diseño de interiores y jardines.

A la hora de decorar pensando en este estilo se requiere de recursos mínimos, espacios ordenados, colores claros y líneas simples.

La ornamentación excesiva no va con este estilo, al contrario, utiliza pocos objetos, materiales naturales y aromas, este último lo podemos obtener a través de velas e inciensos.

Con una decoración Zen se logran espacios de paz y armonía, brindando reflexión y descanso.

Colores

Predomina el uso del color blanco y el uso de los neutros (ocres, grises y beige). Se utilizan otros colores como el rojo por ejemplo, únicamente para acentuar, como en un objeto o detalle puntual.

Materiales

Los materiales más utilizados son los que encontramos en estado natural, como la madera y la piedra, para los baños y cocinas se prefiere la piedra antes que la cerámica.

En los pisos, la madera clara se antepone a la oscura, se prefiere bambú o haya.

Muebles

Los muebles deben seguir la máxima simplicidad en sus líneas. Muebles bajos, de líneas rectas que invitan al orden, en su mayoría conservan el color de la madera natural. Los muebles con curvas y muchos adornos no combinan con este estilo.

Iluminación

La luz siempre debe ser indirecta, con luminarias escondidas, logrando un ambiente suave y sutil, propicio para la meditación y el descanso.

Objetos

La elección de estos debe ser cuidadosa. Son pocos los adornos que se permiten en este estilo, a la hora de escogerlos podemos inclinarnos por objetos de cristal o madera. En las paredes, aunque se prefieren limpias se puede colgar un cuadro que este acorde con el resto de la decoración.

El color en la decoración

Sin duda el color es uno de los principales elementos a la hora de decorar. Si deseamos lograr un clima, o simplemente modificar visualmente el espacio, el color tiene un papel decisivo en el resultado de la decoración.

Hay que tomar en cuenta las sensaciones que generan los colores, los cálidos, como los amarillos y rojos por ejemplo son estimulantes y dan sensación de cercanía, mientras que los fríos, como verdes, violetas y azules son relajantes y crean la sensación de distanciamiento.

colorescalidosy frios

Los colores cálidos y oscuros, ayudan a disminuir visualmente el espacio en habitaciones grandes, mientras que los colores fríos y tonos claros, permiten agrandar el lugar.

Se sabe que los colores producen reacciones y estados en las personas que los miran. Del mismo modo produce variaciones visuales en el ambiente, haciéndolo parecer con características diferentes a las reales.

Para comprender más sobre el tema podemos referirnos al lenguaje del color, o bien, psicología del color, y para ésto, conocer un poco más sobre colores cálidos y fríos.

Los colores cálidos (amarillos y rojos), tienen un efecto estimulante y dan la impresión de que avanzan, que se adelantan de la superficie que los contiene. Esto provoca sensación de cercanía. Son colores vitales, alegres y activos. En un esquema de líneas predominantemente horizontales, los colores cálidos sirven para aumentar, aparentemente, el tamaño de los muebles y elevar los techos.

habitacioncolorcalido1

Los colores fríos (azules, verdes y violetas), producen una acción relajante, y un efecto de retroceso, alejamiento, generando sensación de distanciamiento. Producen una impresión de reposo y calma, y utilizados solos pueden dar efecto de poca intimidad, de tristeza o depresión. Un pasillo estrecho, por ejemplo, adquiere aspecto de mayor anchura si está pintado con un color frío.

habitacioncolorfrio

El fundamento de esta división radica simplemente en la sensación y experiencia humana más que en una razón de tipo científica.

Los colores cálidos en matices claros: cremas y rosas, sugieren delicadeza, feminidad, amabilidad, hospitalidad y regocijo, y en los matices oscuros con predominio de rojo, vitalidad, poder, riqueza y estabilidad.

La distinción entre colores cálidos y colores fríos es bastante corriente. Los términos “cálidos” y “fríos” apenas se refieren a los tintes puros, parecería que el rojo es un color cálido y el azul es frío. Los dos términos parecen adquirir su significado cuando se refieren a la desviación de un color dado en la dirección de otro color. Un amarillo o un rojo azulado, tienden a ser fríos. Por el contrario, un amarillo o azul rojizo parecen cálidos. El que determina el efecto no es el color principal, sino el color que se desvía ligeramente de él.

Un azul rojizo parece cálido, mientras que un rojo azulado, parece frío. La mezcla de dos colores equilibrados no manifestaría claramente el efecto.

El verde, mezcla de amarillo y azul, se aproximaría más al frío, mientras que las combinaciones del rojo con el azul para dar el púrpura, y con el amarillo, para dar el anaranjado, tenderían a la neutralidad o a la ambigüedad. Parece que el equilibrio entre dos colores que integran una mezcla es sumamente inestable. Puede hacerse fácilmente que uno de ellos predomina sobre el otro. El observador puede ver en un naranja (anaranjado), un rojo modificado por un amarillo o un amarillo modificado por un rojo. En la primera versión el color resultara frío, en la segunda, cálido. El fenómeno de la asimilación y el contraste, hará que uno de los colores adquiera relieve a expensas del otro. De este modo la inestabilidad de la mezcla se reduce grandemente y por lo tanto su “temperatura” puede definirse con más seguridad. No es tanto el tinte dominante el que produce la cualidad expresiva, como sus aflicciones. Tal vez los tintes básicos constituyen valores bastante neutros, que se distinguen más bien por su carácter de singularidad y de reciprocidad que por su expresión específica.

Y sólo cuando el color produce una atención dinámica al inclinarse hacia el otro color, revela sus características expresivas.

Colores Cálidos.

Rojo: Es el color más vital, lo podemos asociar a la acción más intensa y excitante. Si lo usamos puro puede resultar un tanto violento, por eso debe ser usado con moderación, en detalles o pequeñas áreas; ésto, en toda la gama de rojos. Por lo contrario el rojo rebajado con blanco, en tonos más pasteles, puede producir confort y calidez.

habitacionrojo1

Amarillo: El amarillo evoca fuerza y voluntad. Es excitante y tiene su lugar más adecuado en las habitaciones con poca luz. Además, es perfecto para zonas de alimentación ya que estimula el apetito, y en áreas sociales, porque promueve la socialización.

habitacionamarillo1

Naranja: El naranja puro es, también, un color asociado con la vitalidad, pues comprende mezcla de rojo y amarillo. Tan excitante como el rojo, también debe usarse con moderación y respeto, evitando los grandes espacios. Siempre es mucho mejor utilizar combinaciones de naranja menos fuertes: salmón, papaya, etc.

habitacionnaranja1

Colores Fríos.

Azul: Es el color más frío de todos. Expresa calma, quietud y reposo. Por su calidad de sedante es útil para zonas de trabajo y habitaciones. Mezclado con verde o violeta, reduce su austeridad y frialdad. En habitaciones muy iluminadas no es conveniente utilizarlo, pues absorbe luz y por lo tanto resta luminosidad.

habitacionazul2

Verde: El color esperanza. Por ser un color mezcla entre azul y amarillo, dos colores de características opuestas, podríamos decir que es un color equilibrado, que expresa quietud, vegetación, frescura. El verde puro es un color neutro, que puede hacerse más frío aumentando la cantidad de azul o más cálido aumentando la participación de amarillo. Los más estimulantes, por supuesto, son los verdes-amarillos. En esapcios amplios es mejor utilizarlo en tonos pastel, y puro, sólo para detalles.

habitacionverde1

Violeta: El violeta es un color que produce tristeza. Es el color religioso, místico por excelencia. Es un color indiferente y distante, capaz de evocar la idea de misterio. Por ser el de una onda de longitud más corta, expresa silencio y profundidad. Aumentando su proporción de rojo se hace más vital y activo. Aumentando el azul, acentúa su frialdad y distanciamiento. Los matices lila y lavanda son de un marcado perfil femenino.

habitacionmorado

La Teoría del Color

Para entender teóricamente las aplicaciones del color, necesitamos conocer algunos conceptos:

Colores Primarios:

Son los colores naturalmente originales, que no se pueden obtener por mezcla de ningún otro, y con los cuales podemos obtener, junto con el blanco y el negro cualquier otro color.

coloresprimarios2

Colores Secundarios:

Los colores secundarios son los que se obtienen por la mezcla de los primarios entre sí. Estos son violeta (rojo + azul), naranja (rojo + amarillo) y verde (azul + amarillo).

coloressecundarios1

Colores Intermedios y terciarios:

Los colores intermedios son los que se obtienen mezclando los colores primarios con los secundarios. Mezclando dos colores secundarios se obtienen los terciarios. Y mezclando dos terciarios obtenemos a un color cuaternario.

Colores Puros:

Se llaman colores puros los que no llevan mezcla de blanco, negro o gris.

color puro1

Matiz:

Si a los colores puros se los mezcla con otros colores se producen los matices. Matiz es el resultado de mezclar un color con otro, de modo que uno de ellos sea el dominante.

Saturación:

La saturación es la intensidad del color (ej. más pálido o más intenso).

Valor o intensidad:

Indica el grado de luminosidad de un color con relación al blanco o al negro.

La Utilización del Color en la Decoración

En la práctica, el color puede ser usado siguiendo dos conceptos: armonía y contraste.

Existe armonía cuando la integración de todos los colores (matices, valores, etc.) producen una unidad grata a la vista, equilibrada y serena.

habitacionarmonía

Existe contraste cuando la unión de varios colores produce una especie de choque que crea una unidad cromática más vital y dinámica. Claro que aquí hay que tener cuidado: una oposición demasiada violenta entre dos o más colores puede producir desarmonía (unidad cromática desagradable para el ojo humano).

contarstehabitacion1

En general, el uso ideal del color es aquel que integra, en un mismo ambiente, armonía y contraste. Para ello la norma dominante se basa en aplicar un color matizado, con grises, suave, ocupando la mayor parte del trabajo, aplicando después en zonas menores, otros tonos afines armonizando. Y finalmente pequeñas notas de colores puros contrastados.

conjuntoarmoníacontraste1

Combinaciones

Existen cinco formas clásicas de combinar colores:

Combinaciones Monocromáticas

Consiste en utilizar un solo color y sus matices (ej. verde claro, verde intermedio y verde oscuro). Esta “monotonía” se puede atenuar:

• Aplicando distintos tipos de texturas que sean las que provoquen contraste

combinacionmonocromatica1
• Utilizando matices de color muy distanciados (ej. gris claro, gris oscuro).

monocromíagris1

Combinaciones por Analogía

Consiste en reunir colores que incluyan todos un mismo color como base (ej. amarillo, amarillo-verdoso y amarillo-anaranjado).

Esta combinación está dada por colores que en el círculo cromático son adyacentes, o sea que están uno al lado del otro. Por ejemplo, un color primario y los dos que están a su lado.

analogíacolor1

Combinaciones de Complementarios

El complementario es aquel color que trazando, en el círculo cromático, un diámetro desde cualquier color, es tocado por ese diámetro (ej. verde y rojo). Los complementarios de los primarios, por ejemplo, son los secundarios.

Las combinaciones de colores complementarios producen el mayor grado de contraste sin caer en la desarmonía. En decoraciones aburridas o poco vitales, podemos animarlas con detalles en colores complementarios.

colorescomplementarios1

Combinaciones por Complementos Divididos

Esta combinación se consigue utilizando un color y los adyacentes de su complementario.

Combinacion-complementarios-divididos

Combinaciones por Tríos Armónicos

Tomando como punto de partida cualquier color, podemos trazar un triángulo equilátero en el círculo cromático, que nos dará, en sus vértices, los otros dos colores restantes que forman el trío armónico. Por lo tanto, el trío armónico está formado por los tres colores que quedan en los vértices si trazamos un triángulo equilátero en el círculo cromático.

De esta manera los primarios forman un trío armónico entre sí, igual que los secundarios. Por tratarse de una combinación demasiado violenta (colores que “chocan” entre sí), se utilizan relativamente poco y con mucho cuidado.

triosarmónicos1

Con estos datos podrás vos mism@ componer la idea. Si no conocemos los mínimos detalles teóricos, conceptos y estrategias básicas, la decoración podría convertirse en un caos. No se puede improvisar si se desea obtener resultados claros.

La oficina en casa

En la actualidad muchos profesionales están buscando la comodidad de trabajar desde casa, al igual que diferentes empresas están dando este privilegio a sus empleados, ya que por un lado los costos económicos se ven reducidos, el poder estar cerca del ambiente familiar es de gran ayuda para el empleado o bien el profesional independiente.

Por tal razón te daremos algunos consejos prácticos para planificar una zona de trabajo en casa sencillo y funcional.

Una oficina para cada actividad

Pensar en el mobiliario de una oficina no es un tema trivial. Bien se trabaje desde la casa u oficina, es sumamente importante pensar en el equipamiento, pues éste debe ofrecer una buena adecuación y adaptabilidad a las tareas que se desarrollan en él. No es lo mismo un mobiliario pensado para un escritor, que para un arquitecto, ya que sus necesidades son totalmente diferentes. Sin embargo, existen una serie de elementos que deberían resultar comunes a cualquier oficina o estudio.

Las sillas de trabajo, junto a la mesa, son los elementos con mayor impacto ergonómico sobre el trabajo de oficina. Sus características constructivas y dimensiones influyen sobre la postura adoptada mientras se trabaja y también sobre otros aspectos como la movilidad del entorno, la facilidad para cambiar de postura y la adaptación a diferentes actividades.

Iluminación y mobiliario

La iluminación como en cualquier otra zona del hogar, es esencial en el lugar de trabajo, debe reunir los siguientes requisitos para su funcionamiento óptimo:

Luz General: una excelente elección es emplear luces fluorescentes. Los focos de halógenos también son eficientes en cuanto a costo y muestran bien los colores.

Iluminación de la pared posterior al monitor o equipo informático: esto es importante para reducir el esfuerzo visual. La luz tiene que estar a la misma altura que el monitor. Para evitar los reflejos, es recomendable colocar el monitor lejos de las ventanas u otras fuentes de luz.

Lámpara de escritorio: una lámpara con abrazo ajustable y un foco de tres intensidades puede resultar muy práctico, ya que permite apuntar la luz hacia donde se necesite y ajustar el nivel de iluminación para que se adecue a la tarea. Se recomienda que los focos de la luz sean tres veces más potentes de lo normal. Es bueno optar por versiones de bajo consumo.

El lugar ideal para instalar la oficina

Es posible que se nos dificulte encontrar el espacio ideal para esta zona, por diferentes razones, una es que la mayoría de las casas construidas en la actualidad son de escasos metros y con pocas habitaciones, sin pensar en el área de estudio, pero esto no debe ser un impedimento para su realización.

Un vestidor grande o un dormitorio extra son excelentes opciones para la instalación de una oficina, que no vaya a recibir visitantes de manera habitual. O bien en la esquina de una habitación familiar, siempre y cuando no moleste el trabajar en un espacio reducido, se puede pensar en colocar un escritorio que se pueda cerrar una vez finalizada la jornada laboral con el fin de optimizar el espacio.

Muchas personas usan por ejemplo la cocina o la sala de estar para encontrar un espacio donde desplegar la oficina móvil.

Equipamiento multifuncional

Tener un equipo de oficina adecuado es esencial, por lo que una computadora y una impresora son piezas claves. Es necesario disponer de suficientes enchufes eléctricos, como las líneas telefónicas dedicadas, son fundamentales para crear la oficina en el hogar.

Dado que muchas casas cuentan con un espacio limitado, se debe pensar en aparatos multifuncionales que prestan servicios de impresión, escaneo, fax y fotocopiadora, todo en uno.

Cuanto más agradable y cómodo resulta el lugar de trabajo mayor motivación para trabajar y disfrutar de la casa.

Elección del mobiliario adecuado

Los muebles que llenen nuestra oficina tienen que ser cómodos, de usos múltiples y móviles para convertirla en un sitio confortable para trabajar. Para ello, hay que estudiar las dimensiones del espacio que se quiere transformar en nuestra zona de trabajo. Elegir muebles que se adapten a dicha zona. No se debe olvidar asignar un lugar determinado para el almacenaje de cosas. Una excelente opción es comprar muebles que puedan cumplir una doble función, como sería espacio de almacenamiento y superficie de trabajo.

La silla debe ser cómoda, el respaldo y asiento deben ser ajustables en altura e inclinación, de modo que los pies toquen el suelo con facilidad. El asiento tendrá una amplitud suficiente. Las de base de ruedas ofrecen una mayor movilidad. Un cojín curvado en el asiento y un buen soporte lumbar contribuyen a aliviar la presión en los muslos y la espalda. Los brazos ajustables hacen más cómodo el trabajo frente a la computadora.

Si bien es cierto que la función de las oficinas está cambiando, no hay que olvidar que el papel de las mismas, como espacio físico sigue siendo relevante por su función de centro de interacción y comunicación entre personas.

Fuente: Revista CasaViva

 

Ideas para colocar cuadros

A la hora de colgar una obra de arte en la pared lo que cuenta en primer lugar es la naturalidad y el gusto. Es bueno saber que aunque hay libertad para colocarlos existen diferentes consejos que ayudarán a guiar para que la idea que se tiene en mente sea genial y no termine en fracaso.

• Los cuadros grandes deben ubicarse en el centro de un espacio vacío, para que resalte y su tamaño no tenga un efecto recargado en la totalidad del salón donde se encuentre.

• Los cuadros medianos es recomendable que la altura de la base no esté a menos de 1,5 metros del suelo, ya que de lo contrario perdería luminosidad y presencia, además que podría lucir desproporcionado en relación con el conjunto del espacio.

• Si lo que se tiene es una pared de gran tamaño y se desea colocar varios cuadros, es importante saber distribuirlos para que no luzcan amontonados y en desorden, tener cuidado que sus dimensiones se alternen, que sus marcos sean similares, es importante buscar homogeneidad, y si se tiene un cuadro de mayor dimensión, colocarlo en el centro y el resto a su alrededor.

• Los cuadros y fotografías no son buena combinación.

• Si se posee un cuadro de un retrato o de valor especial, se debe buscar un lugar aislado del resto en un sitio igual de importante, donde él sea el centro de atención.

• La iluminación es de gran importancia a la hora de admirar una obra, lo ideal es una luz puntual con un foco colocado lateralmente en lo alto. No son recomendables las luces fluorescentes ni las de neón ya que producen modificaciones en la percepción de las tonalidades.

Estilo Chill Out

Chill Out, es el estilo ideal para encontrarnos en medio de la relajación y el descanso, lo podemos adaptar perfectamente a nuestra casa, nuestro hogar debe ser visto y sentido como un santuario, un refugio, donde llegamos y nos encontramos lejos de la rutina, el ruido y el estrés del día a día.

En el estilo chill out el color que coloquemos en las paredes será el predominante para el resto de la habitación, los tonos claros son los más utilizados y los tonos azules, ya que este por excelencia transmite tranquilidad y quietud, ideal para la relajación. Los tonos grises también pueden ser empleados siempre en su gama más clara.

Los accesorios decorativos como cortinas, alfombras y muebles, es recomendable que sean de color blanco o crema, ya que con esto se producirá un efecto de pureza, frescura y tranquilidad.
El mobiliario debe ser cómodo y de líneas simples, se utilizan muy cercano al suelo, tanto mesas, sillas y sofás, ya que con esto se logra un ambiente de relajación. Las alfombras son un elemento sumamente importante ya que con ellas lograremos un ambiente cálido y confortable.

En cuanto a elementos decorativos como adornos, cuadros, fotos, se aconseja que sea poco, y que se refieran a un ambiente de paz, ya que sobrecargar la zona va a crear un desequilibrio en el ambiente y lo que pretendemos es transmitir tranquilidad. Las velas y el incienso serán elementos que no deben faltar en esta decoración.

La iluminación debe ser suave, se recomienda que se coloque alrededor de la sala, evitando luces directas que vayan a interrumpir el momento de relajación e intimidad que buscamos.

Algo importante y a tomar en cuenta es la música, un espacio chill out sin música no estaría completo y por supuesto el tipo de música debe ser acorde al estilo.

Ahora a disfrutar de ese espacio de relajación!!!

Estilo Rústico

El estilo rústico es sencillo, cálido y confortable, creando un ambiente informal, en el cual el aprovechamiento del espacio es primordial. Usa materiales naturales y mucha madera, buscando siempre un entorno de contacto con la naturaleza.

Los muebles a utilizar son fundamentalmente en madera y fibras naturales, también en hierro forjado, con cojines en telas de algodón estampadas, las paredes son toscas al igual que el piso, se utilizan también las piedras en las paredes y chimeneas.

La iluminación es muy importante, debe ser abundante y natural, esto ayudará a que los salones luzcan más espaciosos, la iluminación artificial de igual manera cumple una función muy importante, siempre utilizando luz amarilla que ayuda a dar calidez al espacio.

La decoración es sencilla, plantas, flores, velas, lo que se quiere es que los ambientes luzcan muy naturales, adornos en cerámica, hierro forjado, etc.

Los colores cálidos y fuertes son los más utilizados, además de los blancos, esto también va a depender de la tendencia: estilo mediterráneo, colonial, country, mexicano, oriental, etc.