La habitación juvenil

“Si existe en la humanidad una esperanza de salvación y ayuda, ésta no podrá venir más que del Niño, porque en él, se construye el Hombre”. María Montessori

Ha llegado la etapa en que los niños empiezan a crecer con más rapidez y se convierten en adolescentes, ahora sus gustos son otros, a las niñas ya no les gusta el rosa y los niños ya no quieren más celeste, es hora de redecorar su dormitorio…

Lo primero a tomar en cuenta antes de empezar, es saber claramente qué es lo que al nuevo joven le gusta, cuáles son ahora sus preferencias, su estilo, colores, etc.

Podemos guiarnos por las colchas o cubrecamas para dar color a las paredes, de igual manera para colocar cortinas o persianas en las ventanas.

Es importante recordar que ahora, esta habitación será utilizada para actividades totalmente diferentes a las que realizaba cuando niño(a), ahora en el espacio donde solían estar los juguetes quizás tendrá prioridad, la computadora, su cama servirá además de sofá para reunirse con sus amigos(a) a escuchar música o simplemente conversar, hay que pensar en muebles simples que brinden el espacio para estas reuniones con sus compañeros, para el estudio y por supuesto para el descanso.

Los puff, o simplemente cojines en el suelo sobre una alfombra, por ejemplo, serán de gran ayuda como mobiliario, además de dar un aspecto simple y relajado a la habitación.

Estanterías simples en madera, van muy bien en color maple, o cualquier color sólido, donde pueda colocar sus libros, discos y que le permitan mantener en orden su dormitorio.

Hay infinidad de mobiliario para las habitaciones de los chicos, lo importante es ser creativo, y se puede reutilizar lo que se tenía en la habitación infantil.

Es importante pensar, si el espacio lo permite, en una zona de estudio, la mesa o escritorio no es necesario que sea de gran tamaño, hay gran variedad de ellos. Por otro lado se debe tener en cuenta una zona de relajamiento, por lo que será importante no recargar su habitación, al contrario se debe dejar espacio para la comodidad.

Al elegir el color de las paredes, se debe tomar en cuenta que no sean tonos que vayan a oscurecer la estancia, para lograr más bien un ambiente relajado.

Lo más importante es que la habitación sea a gusto del adolescente, proporcionándole funcionalidad y comodidad.

Será divertido tanto para los padres como para el joven trabajar juntos en este importante proyecto, además que ayudará a crear lazos afectivos más fuertes.

¡Suerte! y manos a la obra

Un dormitorio masculino

Cuando pensamos en decoración, normalmente creemos que “es cosa de mujeres”, pero no es así, los hombres también se interesan por tener espacios hermosos y que tengan impreso su sello personal, es por esto que me he dado a la tarea de escribir para ellos y de esta manera darles ideas para que logren su entorno soñado.

Los colores y estilos también han sido creados para ustedes, no hay porque reprimir ese gusto por lo bonito y presentable, no tienen porqué llenarse de colores neutros, las pinceladas de color traerán calidez a sus espacios.

El dormitorio masculino debe ser práctico y contener muebles con doble propósito, habrá quienes se inclinen por un estilo muy sobrio y elegante como el minimalista, por un estilo más despreocupado como el industrial ó el loft, ó bien una habitación repleta de paz y tranquilidad, ideal para la meditación, con un estilo zen.

Para conocer tu estilo podés ingresar a la sección de categorías en Estilos e investigar un poco más sobre ellos.

Esta vez te daré recomendaciones para habitaciones con estilo minimalista.

En un espacio minimalista lograrás más por menos, pintá las paredes en tonos neutros, especialmente blanco o gris, con los tonos blancos lograrás mayor luminosidad y maximizar los metros de tu habitación. Incorporá madera, con ésto lograrás calidez.


 

Una cama amplia, simple, de líneas rectas, y sobria será la ideal.

 

Para la ropa de cama podés inclinarte por colores neutros, los marrones, grises, negros, van muy bien, podés aportar color con diferentes cojines sobre la cama, naranja, rojo, azul eléctrico, dorado, verde, eso dependerá de tu gusto y sentir.

Colocá una hermosa alfombra que abarque parte de la cama, ésta aportará calidez.

Ubicá un espacio para colocar un sitio de trabajo o lectura, quizá un escritorio o simplemente una cómoda silla, con una pequeña mesa doble función, donde poder colocar una computadora, un libro, una taza de café.

En las paredes, cuadros modernos, fotos en canva o con marcos simples, blancos. Alguna repisa para libros o lucir alguna colección de objetos que tengás guardada.

Las ventanas, cubrílas con cortinas lisas en un color neutro acorde a la ropa de cama, lucen muy bien las persianas lisas black out, enrollables o romanas.

Lo más importante es que te animés a imprimir tu sello personal, ese que saque tu “yo interior”.

Lily Montero

La habitación infantil

Las necesidades de los niños son específicas y concretas, diferentes a las de los adultos, por esto es necesario que su habitación responda a ellas para garantizar un adecuado desarrollo.

Es importante, sin olvidar el aspecto estético, la elección del mobiliario y la distribución del cuarto. Y recordemos que todos los niños son diferentes, por lo que se ha de procurar que la habitación se adapte a la personalidad individual del niño. Por otro lado, no podemos olvidar el carácter multifuncional de los cuartos infantiles, ya que un mismo espacio se destina al descanso, el estudio y el juego. Por ende la necesidad de extremar la seguridad al máximo y la conveniencia de ir adaptando el equipamiento al crecimiento del niño.

El recién nacido

Podríamos decir que el moisés es el primer elemento en el que debemos pensar para los primeros meses de vida, es fundamental para su cuido e higiene. Normalmente se sitúa en la misma habitación de los padres, dada la constante atención que requiere el recién nacido. El moisés puede llegar a utilizarse incluso hasta los 6 meses, esto dependerá del niño.

Al finalizar esta etapa se ha de sustituir el moisés por una cuna, donde dormirá aproximadamente hasta los tres años y la cual se puede colocar en la habitación del niño.

Aunque los criterios estéticos y decorativos son importantes a la hora de su elección no podemos obviar los aspectos funcionales y, sobre todo, los concernientes a la seguridad del bebé como por ejemplo:

• La cuna debe ser antivuelco
• La separación entre los barrotes debe estar entre los 4,5cm y los 7,5cm.
• Colocar protectores alrededor de los barrotes para evitar golpes. Este debe estar perfectamente adaptado al mueble y no deben quedar partes sueltas. No se debe sustituir por almohadas.
• Asegúrese de que la pintura de la cuna no esté hecha a base de plomo u otros químicos peligrosos
• El colchón debe caber justamente entre los lados de la cuna, no deben existir grandes espacios entre la base de la cuna y el colchón.
• Una vez que el niño pueda mantenerse de pie, el colchón debe mantenerse en su posición más baja que permita regular el mueble.
• La decoración debe ser lo menos invasiva posible.
• No deben de haber móviles o juguetes con cuerdas o lazos que sean más largos de 18 centímetros colgando sobre la cuna. Hay que quitar todos los móviles una vez que el niño pueda sentarse o mantenerse en pie, porque los utilizará para intentar salir de su cuna.

Es importante además equipar la habitación del bebé con una bañera con cambiador, a una altura tal que no obligue a los papás a doblarse demasiado y que permita sujetar al niño con firmeza. Debemos incluir cajoneras, estantes y contenedores donde guardar sus cosas. Contar con un sillón o silla cómoda en la habitación puede resultar muy útil a la hora de tomar al niño en brazos y para la toma nocturna.

La habitación adecuada

Para niños y adolescentes su habitación se convierte en un espacio privado que, a diferencia del resto de la vivienda, ha de ajustarse a determinadas necesidades para contribuir a su desarrollo. Es recomendable elegir un cuarto alejado de la zona más ruidosa de la casa, aislada del bullicio de la calle y cercano a los padres, puesto que durante los primeros meses tendrán que acudir a él en numerosas ocasiones. Debe ser fácil de ventilar (evitando las corrientes de aire) y contar con buena iluminación a lo largo del día.

Hasta que el niño cumpla los dos años la distribución del mobiliario no es un gran problema, ya que con unas piezas mínimas quedan cubiertas sus exigencias.

A partir de esa edad y para aprovechar al máximo el espacio lo mejor es colocar los elementos principales (cama, armario, escritorio, etc.) en torno al perímetro de la estancia y dejar la zona central para el juego.

El orden en el dormitorio

Es importante mantener el orden y la habitación recogida, esto favorecerá en la capacidad de concentración y atención del niño. Al inicio bastará con una cómoda para guardar la ropa del o la niño(a), dado el reducido tamaño de sus prendas, pero conforme crezca, es más evidente la necesidad de un armario. En este caso será bueno invertir en una estructura de calidad que garantice que pueda ser usada durante toda la infancia y adolescencia.

Para mantener los juguetes en orden, es recomendable los estantes con una altura máxima de un metro, así como baúles que puedan usarse al mismo tiempo de asiento.

De la cuna a la cama

El paso de la cuna a la cama (entre los dos y tres años) supone la primera gran transformación de la habitación infantil. Algunas veces se puede minimizar los gastos comprando en primer momento un modelo de cuna que pueda convertirse en esa primera cama. Pero si no es así, se recomienda que la cama sea de reducidas dimensiones, de manera que quede más superficie para el juego. El colchón y somier deben adaptarse a los cambios de peso y altura del niño.

La zona de juegos

Es importante que sea una zona para divertirse y soñar, el juego es una herramienta para el desarrollo intelectual y físico del niño, por lo que se le ha de conceder la importancia que merece y no caer en el error de considerarlo un asunto trivial que no requiere de un espacio propio.

Éste se ha de ir adaptando según la edad, ya que conforme crece el niño su manera de jugar e intereses también varían. Hasta los dos años se necesita de un área acotada y segura que puede situarse sobre el suelo, y que vendrá delimitada por una alfombra.

Más adelante, será conveniente incorporar alguna mesa y algunas sillas, acá podrá realizar diversos trabajos. Otra práctica opción es pintar la parte inferior de las paredes o alguna zona específica con pintura de pizarra sobre la que los niños podrán dibujar libremente.

Zona para el estudio

A partir de los 7 años el niño va a necesitar una zona de estudio, cuyo ambiente ha de favorecer la tranquilidad y la concentración. La pareja de elementos claves en esta área es la compuesta por la silla y la mesa. Si es posible, las dimensiones de esta última deben estar en torno a los .60 cm de profundidad y los .100cm de largo. Frente a las mesas exentas y en caso de no contarse con demasiado espacio, cabe la posibilidad de recurrir a alternativas como las estanterías voladas o los tableros abatibles. En cualquiera de los casos, el lugar idóneo para su emplazamiento es junto a la ventana, pues, de esta forma, el niño dispondrá de luz natural a la hora de realizar sus tareas. De no existir una ventana, lo recomendable es elegir una lámpara articulada y situarla en el lado contrario a la mano con la que escribe el niño ó la niña, esto para evitar sombras.

La silla, debe elegirse con especial cuidado, puesto que, en gran medida, dependerá de ella que la espalda del niño se desarrolle correctamente ó que sufra algún tipo de problema. Para evitar el riesgo, lo conveniente es una silla ergonómica ajustada a su medida, vale más la salud.

Habitaciones seguras y saludables

Para prevenir posibles contratiempos, es necesario tomar en cuenta una serie de precauciones a la hora de diseñar una habitación infantil.

En cuanto a los materiales, se deben elegir los naturales, higiénicos y fáciles de limpiar. Se deben evitar los barnices y pinturas tóxicas, los elementos textiles (cobijas, alfombras, cortinas, ropa de cama, etc.) deben estar confeccionados de fibras naturales, que no desprenden electricidad estática.

Los enchufes se deben cubrir con tapas y protectores, los cuales deben ser de gran tamaño para evitar atragantamientos. En el caso de ventanas abiertas es importante utilizar tela metálica o barandillas que eviten que los niños caigan al vacío. Las esquinas de las camas y demás muebles provistos en la habitación deben ser redondeadas. También es recomendable fijar los muebles de gran tamaño a la pared para evitar que vuelquen en caso de que el niño intente trepar por ellos.

Nuestros niños son nuestro tesoro, nunca está de más invertir en su crecimiento y bienestar, siempre será una inversión, jamás un gasto.

 

El dormitorio principal

A la hora de decorar un dormitorio, lo que se desea es crear un ambiente relajante en el cual logremos conciliar el sueño, y nos invite a estar en él; debemos pensar en un todo, el color de las paredes, la cama, el colchón, la iluminación, si somos uno o dos, en fin, todo aquello que creamos sea necesario en esta habitación.

Acá te traigo varias ideas para que ese espacio que es tan íntimo se convierta en tu santuario.

• Distribución: la cama es la pieza clave en todo dormitorio, recuerda que esta debe tener presencia en la habitación pero no sobrepases su medida, está debe estar acorde con las dimensiones del dormitorio, es importante dejar espacio a los lados para las mesas de noche, 40 cm como mínimo. Es importante que el respaldar de la cama no quede detrás ni frente a las ventanas, esto con el fin de que la luz no te moleste.

• Color de las paredes: los colores más recomendables en un dormitorio son los tonos cálidos, claros y suaves, aquellos que nos transmitan sentimientos de relajación y descanso, el beige, el salmón, crema, palo rosa; también resultan bien los turquesas, grises, verde agua. Lo importante es que el color o colores que se apliquen sean los indicados para tu personalidad o la de ambos, en este punto es importante estudiar un poco más sobre los efectos de los colores (psicología del color).

• Pisos: la madera o los pisos laminados son los más recomendables para un dormitorio, además podés colocar una hermosa alfombra, esta ayudará a dar confort y a complementar la sensación de calidez que se busca en el dormitorio.

• La cama: es, como mencionamos anteriormente, la pieza principal del dormitorio, por eso es importante escoger para ella el mejor colchón, con un soporte confortable y duradero, al igual que la almohada, no comprés solo por precio sino por calidad.

• El respaldar: se pueden usar altos y rectos, sin sobrepasar el 1.30cm, o bien inclinándose más a lo clásico, un respaldar de pocos centímetros también es hermoso, los hay en cuero, tela, madera. Hay varias opciones con las cuales usando tu creatividad te quedará muy bien, por ejemplo podés optar por el respaldar integrado a un mueble modular con las mesas de noche, o uno multifuncional que además te sirva para colocar el libro que estás leyendo. Por otro lado, si el presupuesto es corto o simplemente no te gusta este tipo de respaldar, existe la alternativa de decorar la parte trasera de tu cama con vinilos decorativos o adhesivos de otro material o bien si tienes la habilidad, podés crear tus propios diseños con un esténcil, pincel y pintura, esto le dará a la habitación un aire mucho más original.

• Mesas de noche: normalmente vienen con la cama, son muy útiles aunque no indispensables, el objetivo principal es la iluminación secundaria y bien para colocar algún libro o el control de TV, lo ideal es que sean a la medida y que sean un todo con la cama, podés encontrar variedad de ellas, escoge las que mejor se adapten a tu cama.

• Vestidor: un elemento indispensable, tener un espacio para guardar la ropa sin que esta sea visible, es necesario. Lo ideal es que estén integrados a la pared, y si tienen un tabique en la parte superior te será muy útil para guardar ciertos objetos que se usan sólo en alguna época del año. Si tienes espacio te recomendamos un walk in closet, el cual podrás ubicar entre el dormitorio y el baño, te dará mucha más privacidad.

• El tocador: si tienes el espacio y quieres dar un toque femenino, no dudes dejar un lugar para el tocador. Recuerda elegir el mueble adecuado con el estilo (mesa, silla, espejo).

• Las ventanas: al vestir las ventanas podrás jugar con texturas, colores y diseños, debes tomar en cuenta que han de estar acorde a la ropa de cama para que sea un conjunto armónico.
Las puedes conseguir en linos, algodones o hilo, éstas serán mucho más livianas y frescas, para dar un ambiente mucho más informal, por otra parte si hay suficiente espacio se puede optar por cortinas un poco más pesadas o bien, dobles cortinas, por ejemplo visillo y cortina con tela más tupida, acá encontraras un estilo más elegante y formal.

• La ropa de cama: igual debe ir muy a tu gusto, de ella dependerá muchas veces el descanso que logres en tu dormitorio, las sábanas 100% algodón son las más recomendadas.

• Iluminación: un tema básico y que nunca se debe pasar por alto. Para planificar la iluminación artificial del dormitorio hay que plantearse tres tipos básicos.

1. Iluminación general: un punto de luz en el techo es perfecto para iluminar con rapidez la habitación.

2. Iluminación indirecta: te ayudaran a crear una atmósfera más íntima, para esto se puede usar en las mesas de noche luces indirectas, tales como lámparas con pantalla o de retroalimentación con fluorescentes cálidos.

3. Iluminación auxiliar: esta es aquella que se utiliza sólo en ciertos lugares, como por ejemplo la que se coloca en cada mesa de noche y con ella no interrumpes el sueño del otro, es una luz muy tenue.

Por otra parte está la luz extra, esta es la que puedes colocar dentro de los armarios, halógenos para destacar algún cuadro, o de señalización en el suelo, por ejemplo el camino al baño.

• Detalles confortables: todo aquello que te resulte grato para tu habitación, le brinde belleza y te invite al descanso debe ser colocado ahí, sin duda alguna los consentidos número uno son los cojines, son los grandes aliados, sobre la cama, o la alfombra brindaran calidez. Una butaca descalzadora o una cama con dosel, además de ser muy útil aportará un aire acogedor al dormitorio.

• El baño en el dormitorio: no es indispensable pero sí muy práctico, si cuentas con espacio, no dudes en tenerlo. Los hay separado totalmente por una pared ó puerta, pero también se puede independizar con un murete a media altura, un panel de cristal, un acceso sin puerta o un mueble bajo, también puede servir un cabecero alto o simplemente un armario.

• Un buen aislamiento: por sobre cualquiera de los puntos anteriores debemos situar este, que no por ser el último es el menos importante, al contrario, sabemos que el color, la iluminación, el colchón, la almohada, influyen en el descanso, pero tener un dormitorio donde existe mucho ruido como el tráfico de la calle o el simple ruido de los vecinos puede causar trastornos en el sueño o interrumpirlo completamente. Existen aislantes de ruido que serán muy útiles en los diferentes casos, sólo debe tomarse el tiempo para elegir el mejor y lograr que ese dormitorio no sólo sea hermoso sino confortable.