Hipster…El estilo Alternativo y Antimoda de la Decoración.





Por Diseñadora de Interiores Ana Markessinis.

Muchas veces un movimiento social, o las pautas sociales que definen una estética o un grupo, se convierten en un estilo en la forma de vestir, y en este caso en la decoración.

Esto ha pasado con la cultura Hipster.

Definamos este término, que se asocia con lo alternativo, y comenzó con la música independiente.

Aunque se relaciona con la juventud de la última década, nació con el Jazz moderno en los años 40, y el gusto por esta música de los jóvenes de raza blanca, que adoptaron el modo de vida de los músicos de color de esa época, que se hacían llamar “Hip”, de ahí, se deriva el término “Hipster”

Se usa para describir la tendencia hacia lo «alternativo» o lo «antimoda», una subcultura o moda urbana enraizada en las clases medias y altas, compuesta por gente joven moviéndose de sus barrios al centro de la ciudad.

Les gusta el Skateboarding u otros deportes urbanos, visten con indumentaria sacada de las ventas de saldos y ropa usada, la comida orgánica, el consumo de la cerveza local, la escucha de la radio pública y otras elecciones de consumo no habituales. Con un gran sentido irónico de la moda.

Suelen frecuentar cafés culturales, bares pequeños o restaurantes acogedores y sus áreas de trabajo son las creativas, humanas o tecnológicas.

Se puede decir que existen pautas para tener una decoración Hipster. Teniendo en cuenta su origen, podemos entender su decoración como inconformista, vintage, orgánica y ecológica:

– La principal clave o pauta de esta decoración, es la perfecta mezcla de lo nuevo con lo viejo. Un equilibrio entre el pasado y el presente, con un toque ecologista, que pone de moda el diseño de muebles personales hechos con pallets y cajones. También se caracteriza por el uso de muebles modernos de firmas low-cost .

Se preocupan mucho del medio ambiente, de la naturaleza, y de intentar dejar un mundo mejor. Por eso antes de comprar, se intenta reciclar o utilizar objetos cotidianos para la decoración del hogar.

Los objetos comprados, en su mayoría serán piezas de anticuario, que le dará ese toque vintage, pero es importante que tu casa no parezca una tienda de segunda mano, por lo que deberás conseguir el equilibrio entre lo viejo y lo nuevo.

– La imagen general es desenfadada, sin pautas rígidas establecidas. Uso de texturas diferentes como ladrillos de cara vista, hormigón, estucado, todo sirve para darle personalidad a las paredes. Los elementos estructurales como: las vigas y las columnas originales de las vivienda, permanecerán vistas, embelleciendo así los espacios.

– Las telas son naturales sin tintes o productos químicos, por lo tanto la arpillera y el lino, son los reyes en sofás y butacas. Aunque los terciopelos tipo años 70, les encantan y van muy bien con los sofás vintage. Dando una imagen de modernidad.

– La gama cromática, normalmente tiende a colores neutros como son los beige, marrones, blancos y grises.

-Objetos icónicos.

– La bicicleta: Como vehículo diario se transforma en un objeto indispensable para la decoración.

– Tocadiscos antiguos en primer plano, como símbolo de lo alternativo que es escuchar discos de acetato.

–Las neveras Smeg de colores, como objeto icónico de la cocina.

– Los libros de segunda mano, no pueden faltar en tus estanterías.

Algunos títulos deben estar bien visibles, no importa si se han leído o no, lo importante es que estén en la casa y se reconozcan tanto las obras como sus autores.

Algunos ejemplos: Stuff White People Like, de Christian Lander. The Catcher in the Rye, de JD Salinger.

Algo, de Charles Bukowski. La contracultura en México, de José Agustín.

– Flamencos. Este curioso elemento decorativo, vino como una tendencia pasajera de verano, hasta instalarse en las casas con una perpetuidad. Muy utilizado en cojines, alfombras y estampados textiles. Su color rosa dará la nota de color.

-Piñas. Un “must have” para cualquier Hipster que se precie. Si te gusta este estilo cultural y decorativo, no puede faltar en tu casa, una piña. Puede ser natural, de cerámica, pintada sobre un lienzo, de bronce, en un estampado. Esto dará a tu casa un toque natural y divertido.

– Laminas con ironía en las paredes y el famoso bigote tan reconocido de este movimiento.

“Reflejás tupersonalidad en los espacios que habitás.”

Sin duda alguna, quién elija esta tendencia decorativa, tiene mucha personalidad.

Ana Markessinis.

 

 

 

Open Concept y los espacios diáfanos. ¡Fuera tabiques!





Por Diseñadora de Interiores Ana Markessinis

La arquitectura es una disciplina viva al servicio de la sociedad. Por este motivo, los diseños se van modificando a lo largo de los años, al igual que cambian las familias y la manera que tenemos de estar en la casa.

Cada época tiene su concepto y el del siglo XXI está claro, los espacios diáfanos.

Lejos quedaron las viviendas compartimentadas. Hoy el tabique es el enemigo a batir y es por eso que no hay reforma que no se desprenda de ellos en aras de lo que conocemos como Open Concept.

En este tipo de proyecto, el decorador tiene que tener muy claro si los tabiques son distribucionales o son los denominados tabique madre, cuya demolición podría afectar a la estructura de la vivienda, por lo que habría que sustituirlo por una viga de resistencia o un pilar reforzante. A esta actuación se le considera una obra mayor y quizás nuestro trabajo como interiorista debería de estar apoyado por un arquitecto técnico.

Aclarado este punto, ¿quién no recuerda los famosos Lofts que nacieron en las antiguas fábricas reconvertidas en viviendas tan de moda en las calles de NY?

Acá arranca el concepto de esta tendencia, viviendas compuestas por espacios abiertos y multifuncionales.

Pero si admirar esos bellos espacios en tanto metraje era un deleite, lo realmente innovador de nuestro siglo es adaptar este concepto a los apartamentos pequeños en los cuales la mayoría de nosotros habitamos.

Con la eliminación de los tabiques, descubrirás una grata transformación de tu casa.

La luz fluirá, ya que los muros impiden la circulación de la misma. Toda la vivienda parecerá mucho más grande y ningún lugar quedará oscuro. El abrir los espacios, no significa que estos no posean sus propias características. En la visual todo estará unido, pero mediante diferencias en el pavimento, en la pintura, en los materiales, conseguirás dar personalidad a cada estancia.

Espacios versátiles, que se puedan transformar con facilidad. Podés separar los ambientes con puertas corredizas para que estos sean abiertos o cerrados según te convenga. En los espacios que puntualmente querás cerrar como es la cocina, podrás hacerlo con puertas vidriadas o translucidas, que te permitirán ver lo que dentro de la cocina ocurre y que la luz llegue a la misma.

Limpieza visual, orden y claridad. En este tipo de interiorismo hay un fluir de la luz y de los diferentes espacios. Con la eliminación de los tabiques dejarás que la vista disfrute sin interrupciones de habitaciones agradables, amplias y ordenadas. Con un golpe de vista, visualizaras toda la casa, esto te obligará a esforzarte en mantener un mayor orden en ella, apoyándolo con una decoración sobria, poco recargada y sencilla.

Y la amplitud de los espacios, se conseguirá, eliminando los tabiques y las puertas batientes, ganando así en metros cuadrados.

Este estilo abierto, siempre genera un poco de dudas en la búsqueda de las zonas de mayor intimidad como son el dormitorio y el cuarto de baño. Podés cerrarlos visualmente sin recurrir al tabique físico convencional. Las medias paredes, las estanterías, los módulos de Pladur, los grandes biombos, las telas a modo dosel, los paneles japoneses, compuestos por tablillados de madera y papel de arroz o el uso del Paves sobre todo en el cuarto de baño, son recursos que te  ayudarán rápidamente a conseguir esta ambigüedad entre lo privado y lo público.

El vivir en un espacio pequeño no tiene por qué ser un inconveniente, ese es el reto para el Interiorista conseguir que sea cálido, personal y acogedor.

Así que: ¡abrí tu casa, eliminá los muros y permití que la luz sea la fuente transformadora de todo!

Ana Markessinis

 

 

Estilo Boho Chic…Explosión de Color





Por Diseñadora de Interiores Ana Markessinis.

El estilo Boho Chic, es considerado por los interioristas como la última tendencia en decoración. Pero paradójicamente la característica principal de este estilo es que rompe con todos los patrones decorativos establecidos, donde no hay normas estrictas. Su gracia y esencia radica en la posibilidad de combinar diferentes tendencias decorativas con cierta despreocupación.

El Boho Chic, es un estilo libre que como bien expresa su término, combina elementos bohemios con un toque chic o para ser más claros, con elementos muy personales que le dan mayor fuerza y valor a la decoración.

Representa un estilo de vida donde se le da gusto a las cosas simples, donde hay un contacto muy directo con la naturaleza y donde se reusa mobiliario en desuso o piezas antiguas. Además hay una gran pasión por la historia.

Acá las claves que caracterizan a esta nueva tendencia:

El reino de los colores.

Lo más representativo del Boho Chic, es que es totalmente colorista. El color, en todas sus expresiones, con sus intensidades, alegres, vibrantes, se extienden a lo largo de todos los elementos decorativos. Y a pesar de que tanto color nos pueda resultar muy estridente, si sabemos conjugar toda la decoración, conseguiremos con toda naturalidad llegar a esa atmósfera fresca y única.

Los colores llegan a través de la multitud de cojines que usamos, de diversos tamaños y formas, combinados con puffs que te invitan a relajarte y descansar sobre ellos. Podés crear tus zonas de relax, nuestro Chill Out personal .

Como el color llega a través de los objetos, las paredes a nivel de pintura irán en tonalidades claras y neutras, para que todo resalte y así tenga cada objeto su individualidad y protagonismo.

El reino de las combinaciones en el mobiliario.

Los muebles también son coloristas, quizás en acabados más aguados. Podés repintar muebles antiguos, usando un decapado y posteriormente pintándolos con técnicas que permitan que se vea el paso del tiempo en los mismos. En este estilo todo se vale. Podés disfrutar de ferias donde se venden muebles de segunda mano a precio muy asequible y ubicarlos dentro de tu ambientación. Podés transformar cajas, cestos y baldes en estanterías u objetos varios, y porque no, volver a usar ese mueble maravilloso que pertenecía a la familia, que te recuerda tu niñez y que puede volver a ser un elemento de mucha prioridad en tu vida.

El reino de las texturas.

Los materiales, deben de ser lo más naturales posible, madera, cuero, fibras vegetales, textiles de algodón, lámparas de macramé, terciopelos, brocados, ganchillos, crochet….todo combinado con elegancia y personalidad.

El reino de la naturaleza.

Y si la paleta de colores es amplia la combinación de diferentes textiles lo van a reforzar más. Rayas, flores, estampados africanos, étnicos, hindú, todos coexisten en armonía. Y yo como apasionada que soy de las flores, te invito a usarlas en tapicerías, cojines, alfombras, cuadros y paredes. La flor siempre da luz y frescura a tus decoraciones. Colocá un hermoso centro floral en la vivienda, llená la casa de plantas variadas y ya verás como la vida entra por cada esquina.

El reino de las vivencias.

Y para dar finalmente el último tip a este estilo, no podés olvidar de lo importante que es el arte, las fotos, las esculturas, los libros, tus recuerdos, los objetos traídos de tus viajes, te darán esa atmósfera tan personal y única a tu hogar.

Sé libre, disfutá de romper con las normas y liberáte de los corsés decorativos.

Diviertíte decorando tu vivienda y esa felicidad seguro que se transmitirá en cada rinconcito de la misma.

Ana Markessinis

Fusión de Estilos




Por Diseñador de Interiores Ricardo Chaves

¿Te apasiona más de un estilo decorativo?

En diseño y decoración es válido fusionar estilos y lograr espacios aún más acogedores, una buena idea para que pongás en práctica y logrés que tu hogar luzca hermoso con los estilos que te atraen.

Los estilos Industrial, Nórdico y Vintage son estilos decorativos que están en  tendencia, y además reúnen características en común, por lo que son ideales para fusionarlos. Materiales naturales, líneas rectas, colores neutros o pastel, y detalles geométricos, e incluso accesorios y piezas antiguas, siempre sin salir del minimalismo.

fusion1

La introducción de elementos metálicos y madera rústica en muebles y accesorios, más propios del estilo industrial, como lámparas y accesorios de latón o cobre y muebles poco tratados que mezclan el hierro y la madera. Conjuntos que a la hora de fusionar harán lucir el lugar espectacular y acogedor.

Fusion3

El estilo nórdico proviene del norte de Europa y desprende una naturalidad que muy pocos estilos son capaces de trasmitir. De hecho, el material estrella en este movimiento decorativo es la madera, propia de esas zonas, en tonalidades claras como el pino o el roble claro, evitando la saturación mobiliaria. La madera está presente en todo, no solamente en muebles, suelo, sino también en accesorios.

También predominan los colores claros en paredes, con el objetivo de conseguir un espacio limpio y amplio, en este estilo no solamente se exige sencillez, sino funcionalidad. La claridad de la madera ayudará a conseguir estos objetivos.

Fusion2

Podés implementar piezas antiguas o recuperadas del estilo vintage incorporadas en un estilo nórdico, puntos de color más intensos en estos pequeños elementos. Se utilizan tejidos naturales siempre en tonos claros, aunque no necesariamente lisos. También pueden llevar formas geométricas o estampados naturales. En la iluminación, evita la luz blanca y potencia la luz cálida.

Este es un estilo que  encanta; la sencillez, la madera, materiales naturales y los toques de color te ayudan a lograr un ambiente elegante, aportará esa calidez que necesitás en cualquier estancia que aspire a convertirse tu hogar.

Fusion4

¡¡Anímate a renovar ese espacio que tenés en mente!!

Ricardo Chaves

Ricardo ChavesDiseñador InterioresDecoradormarca vertical

 

El mejor estilo para tu sala de estar




Te has preguntado, “¿cuál es el estilo ideal para mi pequeña sala de estar?”

Pues bueno, hoy te traemos la respuesta, en una sala pequeña lo que se busca es amplitud visual, y para lograrlo podés optar por varios estilos, que se asemejan unos de otros por ser simples, libres, luminosos, y limpios,  te recomendamos:

El estilo moderno, el contemporáneo, el industrial, el urbano,  el zen, o el nórdico.

 

Estilo Moderno
Estilo Moderno

Estilo moderno

De líneas rectas y simples, un estilo que cumple con el menos es más, colores neutros, donde lidera el blanco, tanto en paredes como en mobiliario, y muy pocos acentos de color, en tonos rojo, naranja, amarillo o verdes.

Utiliza mucho el vidrio y el metal.

Los espacios generalmete se utilizan abiertos, compartiendo diferentes zonas. Logrando amplitud visual.

En cuanto a los accesorios, han de ser pocos, dando libertad a la vista.

 

 

 

 

Estilo Contemporáneo
Estilo Contemporáneo

Estilo contemporáneo

Un estilo de líneas suaves, sencillo y funcional, de ambientes amplios, acogedores e iluminados. Simple pero elegante

Es un estilo vanguardista, por lo que se acopla a las nuevas tendencias decorativas.

Utiliza los tonos neutros como el gris, negro, blanco y marrón. Y entre los materiales más utilizados se encuentran el cuero, el metal y, la madera, la cual aporta calidez.

 

 

 

Estilo Industrial
Estilo Industrial

Estilo Industrial

Un estilo que nunca pasa de moda. Con él lograrás espacios vivos y jóvenes.

Sin complicaciones, donde los espacios son totalmente abiertos, para separar uno de otro podés utilizar un sofá, una planta, un librero…

Sus principales características son los materiales expuestos, tales como paredes de ladrillo, tuberías, vigas, instalación eléctrica, cielo raso, hormigón.

 

 

Estilo Urbano
Estilo Urbano

Estilo Urbano

El estilo que trae la ciudad al hogar. Espacios libres, juveniles y despreocupados, de líneas simples y colores neutros.

Materiales como el hormigón, acero y cristal, son considerados los más importantes a incorporar en este estilo.

Los colores a utilizar son muy puros, negro, blanco, gris, contrastando con el rojo, naranja, amarillo para dar acento. Por ejemplo, los primeros, los podés aplicar en las paredes y para contrarrestar el efecto frío, colocás muebles modernos y accesorios en los otros colores.

 

 

Estilo Zen
Estilo Zen

Estilo Zen

Un estilo que transmite paz, relajación y sobre todo esta repleto de espiritualidad. A la hora de decorar pensando en este estilo se requiere de recursos mínimos, espacios ordenados, colores claros y líneas simples.

Predomina el uso del color blanco y el uso de los neutros (ocres, grises y beige). Se utilizan otros colores como el rojo por ejemplo, únicamente para acentuar, como en un objeto o detalle puntual.

 

 

 

Estilo Nordico
Estilo Nordico

Estilo Nórdico

En este estilo la iluminación es la protagonista, las ventanas son amplias y normalmente no llevan cortinas con el objetivo de permitir entrar toda la luz posible. Y si las lleva, han de ser traslúcidas.

Las paredes casi siempre son pintadas de blanco o en tonos neutro, al igual que la mayoría de los elementos que componen la decoración nórdica.

Se suele incluir algún punto de color para dar acento, principalmente en los muebles, cojines, alfombras o algún cuadro. El azul es uno de los más utilizados ya que evoca los pocos días soleados y de verano. Pero cualquier otro tono es totalmente válido.

En cuanto a la parte textil, los tejidos naturales como lana o lino son los más utilizados y los que mejor se adaptan, colores lisos en tonos pastel o delicados estampados de rayas o flores ayudaran a crear una decoración fascinante.

 

Conocé más de éstos en Estilos

Escogé el que mejor se adapte a tu personalidad o a la de tu familia e introducílo en ese pequeño y agradable espacio.

La pureza es básica en una sala pequeña, por eso, entre más simple y libre de accesorios sea ésta, mayor amplitud visual lograrás.

 

acacia21

Te ofrece los muebles ideales para todos los espacios de tu hogar