Fusión…Comedor y Cocina





Por Diseñador de Interiores Ricardo Chaves.

En el  Diseño Interno es muy válida la fusión, tanto de estilos, decoración, colores, como de ciertas áreas del hogar.  ¿Cuándo se logra? Cuando nos atrevemos a unir dos o más áreas, o estilos, dando lugar a uno solo.

En este artículo te daré algunas ideas para que logrés una fusión armónica entre el comedor y la cocina, áreas que normalmente están conectadas y muchas veces no son bien aprovechadas:

Decoración unificada

Podés crear una zona de cocina y comedor con similitud decorativa para que visualmente sea un espacio unificado.

Para ello, podés utilizar el mismo suelo para ambos ambientes, en los muebles utilizá los mismos colores y materiales. Combiná, por ejemplo, la madera de los armarios de la cocina con la de la mesa del comedor, o el acero de una lámpara con el de la campana extractora, el color de los textiles o de los propios muebles. Tenés varias combinaciones posibles.

Espacios unidos pero visualmente diferenciados.

En este caso, te propongo que diferencies visualmente ambos espacios a través de pequeños detalles que te ayudarán a lograrlo. Elegí un suelo distinto para la zona de la cocina o colocá una alfombra en el espacio donde se encuentra la mesa del comedor. También podés cambiar de colores y materiales, aunque al ser dos espacios unidos te recomiendo que aunque contrasten tengan cierta coherencia entre sí. Para ello combiná tonalidades de una misma gama o elegí colores complementarios.

Una barra  o desayunador para separar.

Una idea que me gusta mucho a la hora de decorar un espacio abierto entre un salón y cocina es la de colocar un desayunador para separar ambas zonas. Además de resultar muy práctica ya que te permite comer o cenar en ella, la podés utilizar para preparar los alimentos.

Visualmente crea esa diferencia entre ambos ambientes y es un elemento muy funcional en casa.

Muebles de cocina camuflados (o no…)

Si te apetece diseñar un espacio abierto luminoso y amplio podés camuflar de alguna forma los muebles y electrodomésticos de tu cocina. Así quedará todo más integrado con el resto de la estancia. Logralo dándoles  el mismo color que tiene la pared, e incluso tapando los electrodomésticos con muebles de esta tonalidad.

Todo dependerá del estilo que elijas para esta zona de tu vivienda, ya que si optás, por ejemplo, por algo más rústico los muebles lucen muy bien si están totalmente a la vista y contrastan con el resto. Mirá este ejemplo en el que el mueble de cocina está decorada en un color más oscuro. El resultado es igualmente bonito, ¿no te parece?

Detalles decorativos que unifiquen.

Aunque elijás diferenciar ambos espacios a través de los colores y los materiales podés colocar pequeños detalles decorativos que unifiquen y aporten esa coherencia visual de la que te hablaba antes.

Se me ocurre que, por ejemplo, podés colocar algunas plantas o flores en ambas zonas, en el comedor y en la cocina, para darle un toque natural y de color a todo el espacio. Existen plantas que van a quedar maravillosas en ambos lugares.

La iluminación.

A la hora de decorar ambos ambientes ten en cuenta que van a tener  necesidades de iluminación diferentes, por lo que en este caso tendrás que pensar en la cocina y en el salón como estancias separadas en las que habrá que analizar dónde precisarás más luz y de qué tipo. Es posible que en este punto necesités asesoría de un profesional, estamos para servirte.

Ricardo Chaves