El jardín moderno japonés…Cómo decorar uno en casa





Por  Diseñador de Jardines Estilo Japonés Alberto Carballo Bonini

Si te dijera que pensés en un jardín zen ¿qué imagen te vendría primero a tu mente? Es probable que lo primero  que visualizaste fue un austero paisaje seco con rocas y arena. En otras palabras cuando pensamos en los jardines japoneses estilo zen nos viene a la mente los típicos espacios de agrupaciones de rocas escarpadas, rodeadas de un campo de grava blanca en el cual se han dibujado patrones simulando ondas de agua, un jardín heredado de la época medieval japonesa en donde la simplicidad de su forma y el empleo de pocos elementos son el principal ingrediente que invitan a la meditación, al mismo tiempo funcionan como espacios arquitectónicos que son una expresión física de las ideas sobre el vacío del budismo zen.

Si bien es cierto los jardines secos estilo zen , conocidos  en Japón como Karesansui (sin agua) son el estereotipo  hoy en día del jardín minimalista, no todos los jardines japoneses son jardines zen, en realidad este es uno de los 4 diferentes estilos clásicos de jardín que son parte de la arquitectura y el paisaje en Japón. El jardín tsukiyama o jardín de paseo, el jardín roji niwa o jardín de la casa de té y por último el jardín tsuboniwa (jardín de aposento) completan el abanico de posibilidades para elegir un jardín japonés para tu casa.

 

 ¿Por qué elegir el tsuboniwa para mi casa?

El jardín tsuboniwa es el que por sus reducidas dimensiones es perfecto para las casas  modernas de hoy en día en donde el espacio es un lujo. Así que si tienes un pequeño patio interior, un jardín de luz o incluso un  minúsculo  lugar sin vida debajo de una escalera, este estilo de jardín japonés es el que  considero deberías utilizar.

Actualmente la gran mayoría de personas no pueden disponer de amplios espacios para el jardín, de esta forma los paisajistas de Japón pensaron en sintetizarlo en un nicho reducido con los principales iconos del jardín japonés, resultando en un pequeño jardín que puede adaptarse a numerosos ambientes como los son los jardines modernos ya sea en espacios internos, balcones, fachadas, patios de luz, terrazas, etc. De esta forma, conciliando de forma simple elementos como bambú, piedras, algunas pocas plantas, linterna y un tsukubai (fuente de agua) podrás tener tu jardín japonés con un acabado estético digno de los mejores jardines de Japón.

Una ventaja de este estilo es que el diseño se ajusta al espacio existente por lo que incluso pequeñas áreas de terreno se pueden transformar en bellos paisajes. De hecho, en la ciudad es el jardín por excelencia, ya que puede realizarse de forma sencilla en un entorno natural  o en un entorno urbano, apartamentos, condominios, edificios y oficinas.

¿Qué simbolismo hay detrás de los  tsuboniwa?

Tsuboniwa puede ser traducido como jardín pequeño entre paredes o jardín de reducidas dimensiones 3.31m2 (dos tatamis en Japón), dependiendo cómo se escriba su kanji 壷 hace alusión a una jarra o pote, lo que en otras palabras indica un espacio con paredes sin techo en donde podemos poner pocas cosas. De ahí que en el diseño de estos jardines se esperaría no saturarlos de elementos decorativos ni de gran variedad de plantas para no sobrecargarlos. Tampoco esperaríamos “entrar en un jarrón” por lo que son jardines idealmente de contemplación.

También se conoce una tercer versión que hace alusión a puntos de energía Ki como los hay en acupuntura y acupresión que al ser manipulados mejoran así la salud de las personas curando diferentes dolencias, los cuales  ¿adivina como se llaman? Sí, exacto también  se llaman tsubo en japonés, por lo que podemos suponer entonces que estos pequeños jardines tsuboniwa tienen la facultad especial de transmitir la energía dentro de las casas y mejorar tu calidad de vida.

¿Cómo decorarlo?

Para decorarlo debés elegir materiales naturales como piedra, madera, bambú, rocas y grava, evitando colores brillantes o artificiales en materiales y plantas ,  decantándote por formas naturales, intentando recrear un paisaje natural idealizado, como si las paredes de tu casa hubieran sido levantadas encerrando un “pequeño  bosque  natural “ ya existente en la propiedad, quedando  la casa  integrada en el jardín, un ambiente donde la mano del hombre pase inadvertida, en otras palabras una condensación de un paisaje natural  sin ser un escenario agreste si nos mas bien idealizado, respetando tanto las formas como colores de la naturaleza.

¿Qué NO debés hacer?

 Debés evitar lo que la naturaleza no haría, por ejemplo colocar una piedra que en la naturaleza se encuentra en posición horizontal y  colocarla  en tu jardín verticalmente o en agrupaciones simétricas, también situar dos o más plantas sembradas sobre el mismo eje es un error típico. Evitar  líneas simétricas y números pares en los elementos ya que esto no permite mantener la ilusión de un paisaje natural, evitando de igual forma ubicar accesorios como centro del jardín, por ejemplo utilizar un árbol y algunos pocos helechos, estratégicamente bien ubicados dentro de la composición, una pileta o linterna deberá bastar para humanizar el espacio y resaltar un  solo punto focal. El diseño debería ser mantenido lo más simple posible. La idea es traer aire a la casa y poder conectarte con la belleza de la  naturaleza a través del jardín y de sus formas, por otro lado el “adorno” fácil que consiste en saturar de accesorios todo el espacio no ayuda en nada. La simplicidad es la mejor opción.

¿Qué tipo de plantas utilizar?

El tipo de plantas se deben elegir principalmente por su color , se le deberá dar preferencia al color verde oscuro para dar un efecto de verde monocromático a todo el conjunto, buscando que ninguna planta sobre salga sobre la otra, esto es muy importante ya que buscamos armonía, el jardín tsuboniwa es un jardín verde, más que un jardín colorido, pero se puede elegir alguna planta con flor o con color sólo para dar acento al conjuntose debería evitar utilizar en tu  jardín zen especies  como por ejemplo lengua de suegra, cactus, vetiver, margaritas,rosas, bromelias, suculentas, crotones, etc. Así como cualquier otra planta vistosa o exótica y nunca utilizar árboles frutales en tu diseño.

Un consejo  incluso de los diseñadores japoneses es el utilizar plantas locales  no necesariamente japonesas, ya que esto no hará su jardín más zen,  pero sí seleccionarlas por las condiciones de luz y humedad donde se encontrarán. Especies que se verán muy bien en un diseño de jardín zen son plantas y arbustos verdes como las azaleas, los pinos, el bambú, helechos, camelia, murraya exótica, iris, boj, aralias, ardisia crenata, cheflera verde,  todas son relativamente fáciles de conseguir en el mercado nacional.

Las diferencias entre los jardines japoneses estilo zen y los jardines occidentales son tan vastas como las diferencias entre dos culturas. Quizás la diferencia más importante es que el jardín japonés tiene la intención de ser un microcosmos idealizado de la naturaleza, mientras que los jardines occidentales (jardín mediterráneo, jardín francés) tienden a tener un propósito utilitario y denotar la mano del hombre en el diseño (el control de hombre sobre la naturaleza)  por el contrario en el jardín japonés esto se evita o se disimula (respeto por la naturaleza y sus formas) también los jardines japoneses tienden a decantarse por formas asimétricas en su composición buscando ese aspecto más natural.

En un jardín japonés hay un simbolismo detrás de cada elemento y composición, así como reglas en su diseño. El jardín tsuboniwa  japonés es una  concepción idealizada de la naturaleza y es la mejor forma de brindar un aire de armonía y sutil  elegancia a tu hogar, sin duda un rincón  destinado para la relajación y el disfrute visual, contiene todos los elementos del jardín de paseo (piedra, agua, arbustos) aunque a pequeña escala.

En conclusión hay que decir que los tsuboniwa  no dejarán de sorprender al espectador, que ve en su composición natural y sus pequeñas dimensiones un medio de conexión a escala con la naturaleza.

Recordá que estamos para servirte contactános será un gusto acompañarte en este maravilloso proyecto, tu propio Jardín Japonés.

Alberto Carballo Bonini

Iluminación en el Jardín




Por Diseñador de Interiores Roberto Fonseca

Como diseñador y dentro de mi experiencia, la iluminación puede lograr que un espacio cambie completamente, puede variar la manera en cómo se percibe  y cómo se disfruta.

Un espacio bien iluminado puede inspirarte de muchas maneras, tanto interno como externo, puede hacer que se desee permanecer o no en él, puede dar energía para trabajar o bien invitar al descanso, según el efecto que querás crear.

La iluminación de los espacios externos es tan importante como iluminar la sala de estar o  el dormitorio; ¿por qué?, por algo tan simple como es el disfrutar de un espacio al aire libre después de la puesta del sol.  La oscuridad de la noche combinada con la brisa nocturna, y las luminarias adecuadas hacen de un jardín un juego de sombras y texturas que te relajan, te hacen descargar la tensión del día a día conversando con amigos, o simplemente unos minutos en soledad pueden tranquilizar tu espíritu.

jardín1.3

 

Desde hace un tiempo la iluminación de exteriores es tema de estudio y por consecuente hay una gran variedad de opciones, pero tenés que escoger las adecuadas para tu propósito. Por ejemplo, si querés que tu jardín sea para observar o para utilizar. Con esto, me refiero a que podés hacer de tu patio una obra de arte con diferentes conjuntos de arbustos, árboles, flores, estructuras y hasta rocas, podés instalar plataformas y ladrillos para las barbacoas o fiestas; pero entonces ¿cómo mejorar tu experiencia con este espacio externo?, por medio de instalación de luminarias con diferentes propósitos, acá voy a comentarte algunas opciones:

  1. Postes pequeños o estacas para zonas de paso: los caminos que conectan diferentes puntos del jardín son muy importantes, dan seguridad para dar paseos dentro de las áreas verdes, de preferencia esta luz debe ser de baja intensidad y dirigida hacia abajo, nunca hacia los ojos ya que en la noche los ojos son más sensibles a la luz. Entre escoger luz blanca o amarilla dependerá del efecto que quieras crear, la luz blanca será más “formal o fría”, mientras que la luz amarilla dará sensación de relajación y calidez.

    postes1.2

  1. Luminarias para pared: las paredes forman parte indispensable de nuestro diseño ya que marcan los límites del espacio que podemos utilizar, además por medio de volúmenes con acabados en piedra o madera dan ricas texturas y sombras que complementan tu entorno por medio de iluminación que podés manipular a tu gusto.

    paredes

  1. Árboles o arbustos: si tu jardín cuenta con la dicha de tener árboles de medio o pequeño tamaño, una forma de hacerlo protagonista del paisaje nocturno es con una adecuada instalación de focos dirigidos hacia sus copas y troncos, recordá no dirigir la luz hacia los ojos. Se puede instalar arriba en las ramas o desde abajo para acentuar la textura del tronco. También se puede jugar con el color para crear más sensaciones.

    árboles1

  1. Estructuras y recipientes: muchas veces integramos macetas, rocas o elementos de madera y hierro como carretas, cercas u otros elementos a la composición del espacio externo. Te aconsejo que los hagás resaltar formando parte del paisaje nocturno. Las sombras son tan importantes dentro de la composición como los son las mismas luminarias y con muy poco podés hacer grandes cambios.

    accesorios

A la hora de escoger las piezas que realmente se ajustan al diseño y presupuesto hay que recordar que se debe contactar a un profesional ya que antes de ver las luminarias instaladas, siempre está la etapa de construcción, el cableado se debe colocar debajo de la tierra por medio de tuberías o colocarlos de la forma más discreta posible.

Siempre los pequeños detalles son los que generan armonía en el espacio que disfrutás.

Roberto Fonseca

Roberto FonsecaDiseño del Espacio InternoPaisajista