Un Jardín Minimalista




Muchas personas disfrutan de los espacios simples, limpios, de líneas puras y poco mantenimiento, sin distracciones a la vista, donde además, compartir una reunión o una cena informal con amigos y familiares, disfrutar de un té o café ; o bien encontrarse con su ser interior a través de la meditación.

No necesitás de mucho espacio para relajarte en un jardín minimalista, ya que son adecuados para lugares pequeños.

El jardín minimalista, al igual que el propio estilo, pone especial énfasis, en las líneas simples y formas puras, acá lo más importante es el espacio, por lo que a la hora de diseñar este tipo de jardín siempre se debe tener presente conceptos como geometría, pureza, armonía, tranquilidad y suavidad.

Los materiales a utilizar son pocos, piedra, concreto y madera, a partir de ellos podés crear esa hermosa obra.

jardínminimalista6

Podés incorporar alguna escultura para dar acento a tu jardín, puede tener una forma abstracta o geométrica, por ejemplo una esfera de piedra de buen tamaño, ubicada en un lugar que alcance la vista de todos.

jardínminimalista2

El agua es uno de los protagonistas de este tipo de jardín, intentá con una fuente o un espejo de agua, recordemos que el sonido de ésta, o simplemente observarla en reposo, nos genera paz.

Jardínminimalista1.4

Crea espacios donde poder sentarse o reposar; bancas, o por ejemplo, una jardinera que cumpla doble función, donde podás colocar algunas plantas y a la vez tenga una extensión que funcione de asiento. No lo cargués con cojines repletos de colores, la neutralidad es una característica más del estilo minimalista.

jardínminialista1.14

Si está dentro de tus posibilidades y las del espacio, crea desniveles o gradas, con esto lograrás que el lugar se vea más amplio.

jardínminimalista7

En cuanto a los colores, te los darán los mismos materiales, antes mencionados, y el verdor de las plantas, además, podés introducir el blanco, éste reflejará la luz al máximo, y ayudará a dar mayor amplitud, y pulcritud.
Introducí zacate en pequeñas zonas para delimitar espacios.

jardínminimalista1.7

El uso de plantas es mínimo, pero sí cumplen un papel muy importante, porque son quienes dan vida al ambiente y funcionan como puntos focales.

Pensá en plantas de lento crecimiento, para mantener el equilibrio, las podés plantar en el mismo suelo o en macetas.

Las plantas ideales para este tipo de jardín son:

• Bambú
• Arbustos de poco crecimiento
• Sábila
• Sansiviera o Lengua de Suegra
• Papiro
• Juncos
• Zacate azul
• Cáctus
• Hiedra o algún tipo de planta trepadora
• Incluye un par de plantas aromáticas, el olor es muy importante
• Y para dar un toque de color, una hermosa bromelia.

El bambú, la hiedra o planta trepadora, si las colocás junto a una pared o cerca, te ayudaran a lograr que el espacio no se cierre.

jardínminimalista1.9

Los arbustos y el bambú permiten ser podados de manera tal que logrés reducir su tamaño y dar formas más geométricas.

jardínminimalista1.10

No olvidés introducir luz al jardín, recordá que este espacio será ideal también para las reuniones nocturnas.

jardínminimalista1.13

Si creés que este es tu estilo y tipo de jardín no lo dudés más, un jardín en el hogar siempre traerá energías positivas.

Un jardín lleno de romanticismo y nostalgia

Hoy te traemos ideas para que logrés de forma muy sencilla y económica,un jardín vintage en tu hogar.

Es ideal para aquellas personas amantes del romanticismo, la lectura, para quienes suelen pasar tiempo fuera de su hogar disfrutando del canto de las aves, amantes de lo antiguo, pero con aires nuevos.

El estilo vintage está inspirado en los años 40, 50,60 y 70’s, e incorpora piezas antiguas que han sido intervenidas para darles un uso actual.

Decorar un jardín con este estilo es mucho más sencillo y económico que muchos otros, ya que las piezas que se usaran, como mencionábamos anteriormente, son antiguas, además fáciles de conseguir, posiblemente no tengamos que comprar nada ya que en nuestra propia casa las podemos encontrar, en la de nuestros padres o abuelos.

Los materiales que debemos buscar son especialmente madera y metal desgastados, contrastarán muy bien con el jardín.

Buscá bancas de madera, sillas de mimbre, o metal, alguna mesa, no tiene que ser muy grande, podés colocar alguna escalera y en sus peldaños macetas pequeñas con plantas y flores, alguna jaula para pájaros, lucen hermosas, con o sin flores dentro, tal vez y con suerte aparezca alguna bicicleta vieja, con canasta, colocá una maceta con flores en ella, regaderas de metal, algún carretillo,canastas de mimbre. Recipientes de aluminio, con alguna planta sembrada, los pintás un poco y traerán vida al espacio. No recargués mucho el jardín, tomá en cuenta el tamaño y de acuerdo a eso la cantidad de elementos.

Colocá la mesa y sillas o banca bajo alguna sombra, con esto podrás disfrutar aún más de tu jardín. Y si tenés la posibilidad o contás con una pérgola será aún mejor.

Qué tipo de plantas sembrar?  Decidíte mayormente por aquellas que regalen flores siempre, las margaritas, yerberas, lavanda, manzanilla, rosas, violetas, flores simples, de apariencia suave e informal. No utilicés plantas robustas.

Ubicálas en espacios claves y combinando colores, podés colgar las canastas o jaulas, y colocá en ellas alguna planta que caiga, como al hiedra ó geranios, lucirán muy bien en tu jardín.

Esperamos que con estas ideas consigás ese espacio con el que tanto has soñado, disfrutálo.

Un Jardín Comestible

Estamos viviendo un momento en el que se está creando más conciencia, entre nosotros mismos, acerca de la alimentación, no se trata sólo de comer “light”, los alimentos que encontramos en el mercado cada vez son menos saludables, son transgénicos y repletos de químicos e insecticidas.

Hace algunos meses mi familia y yo nos dimos a la tarea de crear en nuestra casa, con la ayuda de un buen amigo y conocedor en el tema, Mario Chacón,  nuestra huerta orgánica, él la llama Jardín Comestible, no solo nuestra billetera se ha visto beneficiada, gracias a que ahora lo que debemos comprar fuera, es lo mínimo, sino que nuestra salud, la cual es la principal, está de maravilla. Saber que mi hijo está creciendo como crecí yo o usted, rodeado de frutas, vegetales y verduras sanas, que eran sembradas por nuestros abuelos, producidas en nuestra tierra, sin químicos, ni insecticidas, es mi mayor satisfacción.

Por todo lo anterior queremos compartir con ustedes nuestros conocimientos para que al igual que lo hemos hecho nosotros lo hagan ustedes en sus hogares, y se vean beneficiados con la madre naturaleza.

No es necesario tener un gran espacio para disfrutar de un jardín comestible, podés hacerlo hasta en macetas y tenerlas en el corredor, porque además es decorativo.

No hay una medida estándar, ni un mínimo, pero con 3 mts. cuadrados y una elección de productos bien pensada será suficiente, esto si contás con espacio exterior.

Lo primero es preparar la tierra para que tus productos sean orgánicos, se debe alimentar ésta primero, de esta manera la planta se nutrirá de ella, así se logrará un ambiente limpio y natural para los productos que luego vas a cosechar. Aprovechando al máximo los sabores y colores intensos y reales de los mismos, por ende mayor aprovechamiento de vitaminas y minerales que solo la madre naturaleza nos puede dar. Además el contacto que vayamos a tener con la tierra nos traerá múltiples beneficios psicológicos y físicos.

• Te recomendamos que coloqués con regularidad materia orgánica a la tierra, para prepararla antes de plantar, (desechos de cocina, hojas de árboles, zacate que cortás el fin de semana), podés conseguir gallinaza, en fin crear un buen abono orgánico que se mezcle con la tierra antes de ser planta.

• Hacé una lista de los productos que más se consumen en tu casa, y revisá si se dan correctamente en tu zona, la tierra de nuestro país es muy generosa y fértil, es muy poco lo que no podemos sembrar y al final nada se pierde con intentar. Adicioná a esa lista otros productos que normalmente no consuman, ya verás que cuando los veas crecer en tu jardín se te van a antojar.

• Podés conseguir las plantas en semillas, o bien existen viveros que nos las ofrecen en almacigo, no importa si son hidropónicas, al pasarlas a la tierra ellas absorberán todos los nutrientes y crecerán como plantas orgánicas. Otras las podrás sacar vos mism@ de la mismas hortalizas que consumís diariamente con solo ponerlas en agua, ellas sacaran raíz, y estarán listas para ser trasplantadas a tu jardín.

• No olvidés las hierbas aromáticas y comestibles, romero, tomillo, hierba buena, lavanda, anís, eneldo, estragón, en fin, cuantas desees sembrar.
Los jardines comestibles no requieren de cuidados extremos, existen lugares además donde podés conseguir productos totalmente naturales o bien los podés hacer en casa, éstos para evitar plagas; pero es totalmente natural que vivan en él algunos insectos, que no son dañinos para la producción y con tu propia mano simplemente los podés sacar.

Animáte a realizar este proyecto, verás como disfruta la familia entera, a los niños les encanta y estimula, ya que adquieren sin queja alguna, una alimentación totalmente saludable.

Para finalizar, tener un jardín comestible, embellece tu espacio, aporta salud, felicidad y economía.

Te dejamos el siguiente enlace para más información:

http://elagricultoreterno.com/finca-la-pavilla/

Jardines Pequeños

Es posible que contés con poco espacio en tu hogar y pensés que jamás logrés tener un hermoso jardín, pues es hora que este pensamiento sea eliminado de tu mente, porque es totalmente posible disfrutar de un bello y pequeño jardín.

El tamaño no importa, los jardines son fuente de vida, siempre nos generaran beneficios a la salud, son lugares para meditar, respirar, descansar, yo les llamo “lugares de salud mental”, ellos nos generan todo esto desde el momento que empezamos a diseñarlos, cuando nuestras manos tocan la tierra, inmediatamente tenemos contacto con lo que nos da vida, ver cómo, lo que hemos sembrado, crece, florece y nos da frutos.

Lo primero será estudiar el espacio, con qué contás, y que tipo de plantas son las correctas, al igual que algún adorno, sin llegar a cargar el espacio. Qué es lo que más te relaja, un jardín repleto de color, gracias a las flores ó más verdor con plantas ornamentales. Éstas han de ser de poco crecimiento. Podés incluir acá algunas hierbas aromáticas y que sean de doble función, por ejemplo el romero, tomillo, orégano, lavanda, además de ser comestibles, dan agradable aroma a la zona y repelen a los insectos.

Para empezar, distribuye el espacio, es más fácil si lo dibujás en una hoja, ese será tu boceto, podés hacerlo cuantas veces lo necesités hasta encontrar la distribución correcta. Tratá de incluir acá alguna curva, círculo o semicírculo, te ayudará a crear un ambiente visualmente más amplio, caso contrario si utilizás solo líneas rectas.

Pensá en el estilo con el que te sintás más a gusto y este acorde a tu personalidad. Podés buscar acá mismo en el directorio de Estilos, estudiálos y escogé el tuyo. Nosotros te recomendamos para un espacio pequeño el Zen o el Contemporáneo, ya que ambos son de líneas simples, no requieren de mucho adorno y transmiten paz.

Incluír una pequeña fuente con agua es una gran idea, el sonido del agua es generador de bienestar, paz, tranquilidad y relajación.

Evitá arbustos densos y rectilíneos, ya que reducen el espacio.

En lugar de zacate utilizá grava ó piedra cuarta, esto te ayudará a ahorrar y lograr diferentes ambientes sin recargar. Colocar piedra bola en alguna zona también es una buena idea, y van muy bien con el concepto Zen ó Contemporáneo.

Si contás con una pared o cerca al final de tu jardín, podés sembrar algún tipo de enredadera, o arbusto frondoso, lograrás un efecto visual de profundidad y amplitud, además de generar frescura.

También podés en esa misma pared hacer un jardín vertical, lucen fenomenales y son de fácil mantenimiento.

Ahora bien, tiempo de escoger las plantas, debés contemplar el tamaño, la cantidad de luz y sombra que necesitan y de la que dispone tu jardín, el crecimiento de sus raíces, la humedad que requieren, podés hacer estas consultas en el vivero donde las comprés.

Evitá las plantas de crecimiento rápido, arbustos altos y el exceso de colores, es mejor elegir al menos de dos a tres colores puntuales, eso creará equilibrio, por ende armonía.
Te recomendamos utilizar madera, ésta aportará calidez al espacio, y podés con la misma incluir algún mueble para disfrutar del jardín, claro sin exceso, y lo ideal es que sean de líneas simples.

En cuanto a los adornos, algún jarrón en barro, una estatua de piedra, una bola de piedra, gris o blanca, caerán muy bien a la decoración del mismo.
El color blanco te ayudará para dar luminosidad y amplitud al espacio, aprovechá este color e inclúyelo en el espacio.
Y por qué no, agregar luz a ese hermoso espacio, para disfrutarlo por la noche. Podés utilizar leds, además de ahorro energético, los podés encontrar en luz blanca, amarilla y de colores, escogé el que esté más acorde a tu personalidad. Si iluminás de abajo hacia arriba tu jardín, lograrás un bellísimo efecto.

Utilizá fertilizantes y repelentes orgánicos, los podés preparar en casa, como la mezcla de cebolla y ajo, o el maravilloso vinagre, así te garantizás aún más tu salud y bienestar.

Ahora que tenés las ideas, manos a la obra, recordá que con esto no solo lograrás un jardín sino traerás más vida, meditación, paz y salud a tu hogar, a través de un rinconcito hecho de plantas.

Un Jardín Zen en tu hogar

“El zen es espiritualidad en la vida cotidiana…para meditar no necesitás sentarte en la posición de loto; vive en estado de meditación.” Siria Grandet

Si la meditación, la paz, la relajación, encontrarte en tu centro, es lo que buscás, entonces este es tu tipo de jardín.

El jardín Zen tiene su origen en Oriente, específicamente en Japón, es muy diferente a lo que conocemos nosotros por jardín, acá, si hablamos de jardín estaremos hablando de plantas, zacate, flores, frutos; el jardín Zen por el contrario, consiste en un espacio de arena poco profunda, es un espacio simple y con pocos elementos, básicamente está conformado por arena, grava y piedras. En ocasiones se les consigue con algo de hierba y musgo ó bonsáis. Y, consigo lleva un gran objetivo, favorecer la meditación y serenidad del ser humano.

El jardín Zen es minimalista y está basado en la simbología, no son para pasear por ellos, sólo cuando se hace el trabajo de rastrillo. La arena rastrillada representa el mar y en torno a las rocas grandes se rastrilla en forma de anillos, haciendo referencia a las ondulaciones del agua.

La observación de ellos nos da serenidad. No es necesario contar con espacios muy grandes para poder tenerlos en nuestro hogar, ni con un alto presupuesto, es por esto que hoy se los estamos proponiendo, estamos viviendo tiempos de mucha violencia, delincuencia, desigualdad, por lo que no está de más adoptar este tipo de tradiciones de una cultura milenaria y sabia, y retomar una vida mucho más espiritual.

Para crear tu jardín debes seguir los siguientes pasos:

• Elegí el tamaño que tendrá tu jardín, si querés tenerlo fuera de casa o dentro, puede ser desde la mitad de tu patio, hasta uno pequeño en una caja de .60X.40cm. para colocarlo en una mesa dentro de tu casa.

• Debe existir una base que contenga la arena, por ende, le debés agregar laterales para que la misma no se salga, la idea es crear un recipiente tipo caja pero no muy ancha en los laterales, ya que la base de arena no debe ser mucha, como mínimo debe cubrir 5cm.

• Una vez clavados, atornillados ó pegados estos laterales a la base, podés barnizar o pintar la caja.

• Para detener la maleza, en el caso de que tu jardín Zen se encuentre en el patio, colocá un plástico en el fondo de la caja. Ya que estos jardines siempre deben estar limpios.

• Tiempo de llenar la caja con arena, se debe esparcir la arena lo más uniforme y firme posible.

• Elegí los elementos más a tu gusto, troncos, piedras, con o sin musgo, la idea es que tenga color, formas y texturas interesantes, esto no requiere ningún costo económico, al contrario buscarlos tendrá un beneficio para tu salud. Y recordá, el número de ellos debe ser acorde al tamaño de tu jardín, quizá con tres sea suficiente. Los podrás cambiar cuando lo desees.

• El rastrillo, momento de hacer las líneas, recordá hacer trazos largos y curvos que representen las ondas del agua, estos patrones los podés cambiar todas las veces que lo querás.

Y ahora, a disfrutar de ese nuevo espacio de meditación y paz interior.

Fuente Eroski Consumer

Diseñando el Jardín

Una de las zonas de nuestro hogar, que más tranquilidad y salud mental nos puede generar es el jardín, ya sea comestible, o bien, ornamental, el hecho de estar en contacto con la tierra, y las plantas, sentirlas en nuestras manos, es uno de los mejores ejercicios de los que puede disfrutar el hombre.

Por esto si contás con espacio, pequeño ó grande, frente ó detrás de tu casa, no dudés en trabajarlo, verás cuanta satisfacción vas a obtener luego de ver las plantas crecer, ver sus flores y sus frutos.

Ahora, ¿por dónde empezar?

Primero, que deseamos crear?, Pues bien lo que debemos lograr en primer lugar es un ambiente que genere armonía, debes empezar por definir qué es lo que deseas plantar, qué tipo de jardín deseas, ¿flores?, ¿vegetales?, ¿hierbas?

Y ahora que tenés la idea de que vas a plantar, por qué no pensar en que tu jardín sea orgánico, una idea muy saludable para vos y tu familia. Sal y analiza el lugar que has escogido para este gran proyecto. Debes tomar en cuenta que si el jardín es de hierbas y vegetales, éste necesitará de un lugar que al menos reciba 6 horas diarias de sol y que cuente con un buen sistema de drenaje, para esto deberás tomarte al menos dos días para observar la cantidad de horas de sol que recibe el lugar; si es de plantas y flores no será necesario el dato anterior, ambos podrán ser colocados de manera tal y si el terreno lo permite, se puedan observar desde el interior de la casa y así disfrutar aún más de ellos.

Luego de la observación, y análisis del lugar, y tener seguridad que es el indicado, manos a la obar, es tiempo de cavar, antes deberás limpiar la zona de césped o plantas, el área deberá quedar totalmente limpia. Decide el tamaño y la forma que le darás al jardín, siempre es recomendable que incluyas curvas y no que éste sea totalmente cuadrado.

Podés sanar la tierra con abono orgánico que has preparado con anterioridad, existen diferentes maneras de prepararlo, acá te dejo un enlace que te podrá funcionar, http://comohacerpara.com/preparar-abono-organico_1353h.html. También lo podrás conseguir en viveros ya preparado. Es importante que la tierra esté libre de químicos.

Ahora, a elegir las plantas, ojalá si éstas las encuentras en algún vivero de producción orgánica, o bien de hidroponía, es más fácil de sanarlas. O bien la mejor opción será que comprés las semillas y dejarlas crecer vos mism@.

Esto también será mucho más gratificante, porque las verás crecer como pequeñas bebés.

Si te decidís por comprarlas grandes verificá que no se haya usado ningún químico en el proceso de crecimiento, y revisálas cuidadosamente, que no presenten ningún signo de enfermedad o presencia de insectos. También revisá las raíces.

Al llegar a tu casa lo primero que deben recibir las plantas será agua, humedecer la raíz ayudará a que se adapte mejor al suelo. Colocá la planta en el lugar elegido y cubríla con la tierra sacada. Y riégala inmediatamente.

Cuando tenés todas las plantas sembradas en los espacios elegidos para cada una de ellas, cubrí todo el jardín con una capa orgánica, esto podrá se hojas, pasto o corteza triturada. Esto con el objetivo de que retengan mayor humedad de la tierra.

Por último rotula o etiqueta cada planta, así las reconocerás y podrás además calcular cuando florecerán o darán fruto.

Y ahora, ¡disfrutá de tu gran proyecto!

Fuente: ¡MUJERHogar